noviembre 26, 2021
23.2 C
Havana

Nunca se ha hablado tanto en el mundo de un boxeador cubano en 24 horas

Foto: Marca

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Ya que no lo van a permitir en su país natal, Miami debería organizar un agasajo popular a la figura del boxeador cubano Yordenis Ugás tras la hazaña de este sábado.

De paso el guerrero de Santiago de Cuba también se ha asegurado una plaza en el Salón de la Fama del Deporte Cubano en La Florida con su histórica victoria por decisión unánime sobre uno  de los mejores boxeadores de todos los tiempos, el filipino Manny Pacquiao, un hombre al que llaman La leyenda, con razón, porque en sus 25 años de carrera profesional ha reinado en ocho divisiones.

Pero hay más, mucho más: “Pac-Man” en su extensa trayectoria donde ha ganado títulos mundiales en la década de los 90, 2000, 2010 y 2020, ha derrotado a 22 campeones mundiales.

Nunca antes en la historia del boxeo cubano un púgil de la Isla se había enfrentado a alguien con este expediente, y si encima, baja del ring con un triunfo,  reconfirmando su título de campeón mundial, los ribetes de la trascendencia cobran más realce.

Quizás el antecedente más próximo de cubanos vs. famosos habría que encontrarlo el 9 de febrero de 1974 cuando José “Mantequilla” Nápoles, también santiaguero, y nacionalizado mexicano, enfrentó en París al argentino Carlos Monzón igualmente en el peso welter como la pelea de hace unas horas. Para el sudamericano, a la postre vencedor por abandono, era su novena defensa del título mundial.

Ugás venció a Pacquiao en un auditorio del T-Mobile Arena, de Las Vegas, con 18.000 espectadores, la gran mayoría rugiendo a favor del asiático a tono además con las apuestas en contra del cubano 1-4.

A Ugás se le presentó esta oportunidad como maná del cielo, sólo 11 días antes, al reemplazar de último minuto a Errol Spence Jr., quien sufrió desprendimiento de retina del ojo izquierdo.

Y Pacquiao entonces aprobó a Ugás como oponente pensando que el cubano sería un flan, siguiendo consejos de sus asesores, además. Como por ejemplo Freddie Roach quien vaticinó que el caribeño no duraría más de seis rounds, algo que dejó entrever también Pacquiao cuando se le preguntó el día del pesaje. 

El “menú” escogido por Pacquiao y su entorno tenía otro trasfondo, porque el legado en el boxeo del senador – pugilista no era lo único que estaba en juego, ya que se daba por descontada su victoria.

Era un secreto a voces que Pacquiao aspira al cargo más alto en Filipinas el próximo año, el ser presidente de la República, por lo que necesitaba una impresionante victoria en Las Vegas “para no sólo hacer crecer su enorme leyenda en el deporte, sino también sostener sus ambiciones políticas en casa”, afirmaciones que aparecen en el periódico Inquirer, de Manila.

La inesperada derrota ante el cubano, obligó al ídolo filipino a anunciar que dentro de un mes definirá su futuro en el ring y quizás también en la política.

La política, pero en un sentido más humilde, también ha acompañado al campeón cubano quien dedicó su pelea primero, y su histórico triunfo después, al son del tema Patria  y Vida, al pueblo cubano que protagonizó las manifestaciones antigubernamentales el pasado 11 de julio.

Pacquiao lanzó muchos más golpes (815 por  405) pero Ugás logró una mejor efectividad en conexión (37 % por 16 %) cuyos swinazos de derecha sacudieron casi siempre a la leyenda.

Fue una pelea muy táctica en la que el cubano cumplió al pie de la letra el libreto del guantanamero Ismael Salas, hoy, uno de los mejores entrenadores del mundo, y que en sus momentos de contratado por el INDER, pasó también por Filipinas. 

“Increíble que haya peleado con uno de los mejores púgiles en la historia. Vaya a casa y recupérese campeón. Gracias por ser una inspiración, leyenda. Yo lo respeto” escribió Ugás en su último tuit dedicado a su célebre rival.

La humildad de Ugás, medallista olímpico de bronce en Beijing 2008 con el equipo cubano, le ha ganado centenares de mensajes de felicitación de aficionados filipinos, un detalle que no figura en las estadísticas de los expertos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × tres =

Último minuto