domingo, junio 20, 2021
25.2 C
Havana

Oponentes a Marco Rubio para las elecciones del Senado en 2022

Texto: Mónica Fernández

El 8 de noviembre de 2022 irán a votación 34 puestos del Senado de los Estados Unidos: 21 actualmente ocupados por Republicanos y 13 por Demócratas. Uno de los senadores que estará buscando reelección es Marco Rubio. Y ya hay varios aspirantes para ocupar su asiento en el Senado.

Sin embargo, los prospectos de una campaña contra Rubio no son buenos. Por una parte, POLITICO estima que el Partido Demócrata deberá invertir cerca de 75 millones de dólares en una campaña en su contra. Y por otra, las elecciones en la Florida necesitan al condado más poblado del estado, Miami-Dade, lugar de donde precisamente es Rubio y en el que habita una predominante mayoría cubanoamericana. No obstante, los esfuerzos para desbancarlo comenzaron pronto: el 7 de noviembre de 2020, minutos después de que se supiese que Joe Biden ganó la presidencia estadounidense, vio la luz un nuevo Súper PAC demócrata: Retire Rubio, cuyo único propósito es prevenir que sea reelegido en 2022. El sitio fue ideado por el estratega demócrata Ben Pollara y se sustenta en la idea del descenso de la popularidad de Rubio, quien según una encuesta de marzo de 2021, cuenta con una tasa de aprobación en Florida por debajo del 50%.

De acuerdo con el sitio Ballotpedia, es larga la lista de candidatos a competir por la nominación para las elecciones al Senado, muchos de ellos sin ninguna posibilidad real de ganar. Hasta el momento, hay nueve candidatos demócratas, siete republicanos y seis independientes, pero esta cifra se irá modificando en los próximos meses.

¿QUIENES SON LOS DEMÓCRATAS DE LOS QUE MÁS SE HABLA?

Val Demings: aunque aún no lo ha confirmado a la Comisión Federal de Elecciones, es muy posible que la congresista demócrata de Orlando anuncie pronto su decisión de postularse al Senado. Antes de entrar en la política, Demings tuvo una exitosa carrera en el Departamento de Policía de Orlando durante 27 años, donde llegó a ser la primera mujer negra jefe de policía de la ciudad. Saltó a la fama nacional al ser la única no abogada en el primer comité de impeachment de la Cámara de Representantes contra Donald Trump. Como mujer negra y representante de la ley, se le considera una portavoz del partido demócrata en cuestiones policiales y raciales, lo que contribuyó a catapultarla a la lista del presidente Joe Biden como posible compañera de fórmula en 2020. Demings es considerada la oponente con más posibilidades contra Rubio y a un año de las elecciones, ya este la calificó durante una entrevista a Fox como “socialista”.

Alan Grayson: el excongresista del 8vo distrito de la Florida entre 2009 a 2011 confirmó esta semana su postulación con un tweet donde llama a Rubio “corrupto”. No es su primera vez: en 2016 intentó postularse al Senado, pero perdió las primarias demócratas de 2018 frente a Patrick Murphy, quien a su vez fue derrotado por Marco Rubio. Como señala el portal Florida Politics, su principal atractivo es que se presenta como un candidato liberal, progresista y carismático, con una activa relación con los medios. Grayson es considerado, además, uno de los principales recaudadores de pequeñas donaciones de todo el país, solo superado por el senador Bernie Sanders.

Ken Rusell: el Comisionado de Miami anunció en junio su intención de postularse para el Senado. Inicialmente un hombre de negocios, su carrera política comenzó en 2015, cuando venció a oponentes bien financiados y con mayor reconocimiento para representar al Distrito 2 de Miami. En 2018 intentó desbancar a Ileana Ross-Lehtinen, pero retiró su candidatura antes de las primarias. Como apunta The Miami Herald, Russell tendría que renunciar a su puesto en la Comisión a más tardar en enero de 2023 si califica oficialmente para la carrera del Senado. Ha dicho que se postula para combatir los problemas de cambio climático de Florida, incluyendo la calidad del agua, el aumento del nivel del mar y la restauración de los Everglades.

Joshua Joseph Weil: profesor de matemáticas y ciencias de una escuela secundaria en Orlando, ha iniciado su carrera política postulándose contra Marco Rubio. La razón es que considera al actual senador un obstruccionista que “trabaja para la gente que le paga, que son los grupos de presión, las empresas y los grupos de intereses especiales. Mi campaña no acepta dinero de ninguno de ellos. Sólo aceptamos dinero del pueblo” dijo a The Americano News. Entre sus propuestas está retornar al Medicare for All, eliminar el proyecto de supresión de votantes promulgado por el gobernador DeSantis, y el apoyo a los sindicatos.

Al Fox: este activista de Tampa es el único con una clara agenda relacionada con Cuba. Ha sido un defensor del restablecimiento de las relaciones con Cuba durante las últimas dos décadas como presidente de Alliance for Responsible Cuba Policy Foundation. Aunque aún no se ha postulado oficialmente, ya anunció que está formando un comité exploratorio para la carrera al Senado de 2022. La razón, dijo al Tampa Bay Times, es que conocía personalmente al policía del Capitolio que se suicidó tras el motín del 6 de enero, Howard Liebengood. Fox trabajó durante años en Washington como asistente del personal del Congreso en el Senado y la Cámara de Representantes y como miembro de un grupo de lobby. Aunque es conocido por su trabajo en torno a Cuba, Fox ha dicho que planea centrarse en la inmigración, el cambio climático y el acceso a la salud.

Respecto a la nominación del Partido Republicano, ninguno de los actuales candidatos representa una amenaza para Marco Rubio. Según POLITICO, la única persona de su partido que tiene posibilidades de ganarle, es la hija del expresidente Donald Trump. «Ivanka tiene la marca Trump y a fin de cuentas, sigue siendo el partido de Trump. Marco Rubio pasará a ser definido como la mayor pesadilla de la historia en unas primarias republicanas» ha dicho Rick Wilson, un ex estratega republicano de Florida que dirige el Proyecto Lincoln. Hasta el momento, Ivanka no ha hecho declaraciones de que pretenda postularse y dado que la reelección de Rubio fue apoyada formalmente a principios de este año por Trump, es poco probable que ella aspire al puesto.

De acuerdo con la Comisión Federal de Elecciones, Rubio ya ha recaudado más de 9 millones de dólares para el financiamiento de su campaña, lo cual deja muy por detrás al resto de los candidatos. Durante su campaña anterior, en 2016, logró recaudar 25,3 millones de dólares. De cara a las elecciones de 2022, Marco Rubio ha dejado claro que: «Obviamente, la gente tiene que saber no sólo que he conseguido cosas significativas de forma bipartidista, sino que vamos a comparar eso con quien sea mi oponente, que dudo que vaya a tener algo parecido a un historial de logros como el mío».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cuatro =

Último minuto