noviembre 26, 2021
23.2 C
Havana

¿De dónde viene la frase que inmortalizó el pullover de Isidoro en “Vivir del cuento”?

Foto: Instagram

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Este lunes, el episodio “Titiriteros” de Vivir del Cuento no dejó indiferente a nadie. En redes sociales llueven las interpretaciones y lecturas de un capítulo que sorprendió por su humor inteligente y hasta por, al parecer, burlar la rancia censura de la institucionalidad de la televisión cubana.

De hecho, la propuesta también fue un guiño burlón a este fenómeno.

Diálogos y actuaciones aparte, un aspecto que despertó pasiones fue el mensaje del personaje Isidoro, interpretado por el joven actor Marlon Pijuan.

El sobrino de Ruperto portaba un pullover en el que se leía: “No voy a esperar que las cosas cambien… yo ya cambié”, y la frase ha causado un revuelo notable, sobre todo entendida como un posible mantra para cubanos dentro y fuera de la isla.

Pero… ¿sabes cuál es el origen de esta idea? No, no es exclusiva de Vivir del Cuento, de hecho, data de más de diez años atrás.

Esta frase es parte de la película “Amor Crónico”, una especie de vodevil tropical que recoge el regreso de la artista cubanoamericana CuCu Diamantes a su país natal con una serie de conciertos por toda la isla.  

El filme fue dirigido por Jorge Perugorría, quien también fungió como el guionista de la propuesta que documenta la histórica gira que CuCu realizó por Cuba en 2012, considerada la primera gira nacional de un exiliado en 50 años.

La ahora popular frase puede verse luego del minuto 56 del filme, cuando en una consulta con un Babalao, interpretado por el actor Mario Limonta, CuCu Diamantes expresa que no le importa nada, que quiere vivir su vida como venga y cumplir sus sueños, siendo uno de ellos cantar en el país que la vio nacer.

“Padrino, usted sabe que mi sueño era venir aquí a cantar a mi tierra. Shango sabe el trabajo que me ha costado eso y, además, yo no voy a esperar que las cosas cambien ni que nada cambie. Yo ya cambié, se lo juro por Oya”, son sus palabras exactas.

De acuerdo con la artista, la idea de este diálogo nació en una conversación anterior que tuvo con Jorge Perugorría, donde ella manifestaba su hastío por los ataques que sufría por haber participado del concierto Paz sin Fronteras en 2009.

Ella, ciudadana norteamericana residente en Nueva York, fue parte del cartel de artistas que cantaron en La Habana durante aquel evento que también trajo a artistas como Juanes y Miguel Bosé.

Luego de esto, CuCu fue atacada por exiliados en Miami tildándola de “comunista” y “afín al régimen”. Paradójicamente, tampoco fue “bien vista” en Cuba donde algunas autoridades la veían como “agente encubierta” de la CIA y la trataban con recelo.

A pesar de todo eso, ella decidió venir a la isla que la vio partir con apenas 17 años a cumplir el sueño de cantarle a su gente.

Le advertían de no hacerlo, pues el gobierno cubano podría no ponerle las “cosas fáciles” y los artistas emigrados no eran del agrado del país y que “la cosa estaba caliente”, que no había cambiado la visión de los 90.

Ante este contexto, nace la citada frase: “Yo no voy a esperar que las cosas cambien (…) yo ya cambié”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 3 =

Último minuto