diciembre 5, 2021
25.2 C
Havana

Políticos españoles divididos acerca de Cuba

Por: Mónica Fernández

​“España defiende el derecho fundamental a manifestarse libre y pacíficamente de todos los ciudadanos y pide a las autoridades cubanas que lo respete.”. Así reza el comunicado que publicó el Ministerio de Exteriores de España este martes 13 de julio.

Cita como causa de las protestas el agravamiento de la crisis económica en Cuba tras la caída del turismo a consecuencia del COVID-19. La solución que propone es incrementar el ritmo de las reformas en el país. Esta declaración ha sido percibida como un mensaje hasta cierto punto oportunista, ya que se centra en el sector de mayor interés para las inversiones actuales de la nación ibérica en la Isla.

Sin embargo, unas horas más tarde, el recién estrenado Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, emitió una declaración inusual. A través de un tweet pidió la liberación de una de las periodistas independientes detenidas, Camila Acosta, quien actualmente se desempeña como corresponsal del diario ABC en La Habana.

Ambas declaraciones – del ministro y del Ministerio – muestran una postura oficial desde Exteriores distinta a la que otros funcionarios del gobierno o partidos políticos han ofrecido.

Pablo Casado, líder del Partido Popular, estuvo entre los primeros en pronunciarse sobre la situación en Cuba. Desde el domingo ha tuiteado al menos una vez al día pidiendo una transición, comparando las posturas de Joe Biden con la de Pedro Sánchez, y exigiendo la liberación de Camila Acosta. Esta última demanda fue secundada por otros miembros de su partido, como la diputada Belén Hoyo.

En el otro extremo, los comunistas españoles citan al bloqueo como único problema en la Isla, y omiten por completo la realidad de que en el país se están desarrollando protestas. Es el caso de los tweets del Secretario de Estado de la Agenda 2030 y miembro del Partido Comunista español, Enrique Santiago, del movimiento Izquierda Unida, o del europarlamentario Manu Pineda. Este último es además conocido por bloquear en Twitter a todos los cubanos que discrepan con su postura.

Hasta el momento, el presidente español Pedro Sánchez, quien además es socialista, ha evitado pronunciarse directamente sobre los sucesos en Cuba. Sin embargo, la oposición se lo está demandando.

El Grupo Popular en el Congreso ya pidió que muestre su postura, pues considera que «hay una parte del Gobierno de España que está apoyando el régimen cubano». Por su parte, el partido Ciudadanos, a través de su presidenta Inés Arrimadas, califica de “vergonzoso” el silencio de Sánchez.

Lo cierto es que la situación en Cuba es un momento ideal para que los partidos de derecha españoles pongan en evidencia al Ejecutivo, altamente integrado por miembros de los partidos de izquierda, como el PSOE y Unidas Podemos, este último con lazos con Cuba.

¿Se pondrá Sánchez del lado del gobierno cubano, o se distanciará? Quizás esa disyuntiva es la que le ha hecho tardar tanto en pronunciarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + 15 =

Último minuto