agosto 7, 2022
23.2 C
Havana

¿Pueden los remedios de un cimarrón curar la falta de medicamentos en Cuba?

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

En tiempos en que la escasez de medicamentos en Cuba se ha convertido en una enfermedad crónica, llevar adelante un emprendimiento llamado Botica Remedios del Cimarrón viene a ser, más que proyecto sui géneris para rescatar las recetas de los herbolarios de antaño, una alternativa que ha ganado adeptos en Trinidad por el fácil acceso a las plantas medicinales y el alivio que representan para dolencias menores, para las cuales no siempre aparecen los tratamientos en las farmacias estatales.

Una necesidad insatisfecha creó las bases para que Ana Elena Cadalso, Máster en Medicina bioenergética y natural, concibiera un proyecto de desarrollo local que, auspiciado por la Oficina del Conservador de la Ciudad de Trinidad y el Valle de los Ingenios, retoma el uso tradicional de plantas medicinales, a la vez que desmitifica los prejuicios en torno a la medicina verde y asesora a los ciudadanos sobre el modo correcto de usar cada planta en correspondencia con la afección.

Fórmulas antiquísimas con novedosos enfoques le han permitido a Remedios del Cimarrón contar con un grupo de clientes satisfechos que exhiben en fotos y posts en Facebook sobre los resultados de sus tratamientos. Entre estas preparaciones destacan el talco de salvia con guayaba, un polvo infalible para la comezón causada por la varicela, y la infusión de pasiflora, que atenúa hasta cierto punto la ausencia de ansiolíticos y antidepresivos.

Empaquetados y debidamente etiquetados, los productos se comercializan a bajos precios —ninguno rebasa los 40 pesos—, por lo que se erige como una opción tentadora en medio de un panorama signado por la inflación y la reventa ilegal de medicamentos.

Hasta hoy, el emprendimiento solo dispensa remedios de origen vegetal para aliviar y rehabilitar síntomas de diversas enfermedades; sin embargo, entre las proyecciones del negocio figuran la apertura de una línea de producción con fines cosmetológicos, otra dedicada a especias aromáticos de uso culinario y sahumerios para la relajación y la salud mental.

Actualmente se encuentran enfrascados en la construcción del local que comenzarán a ocupar en pleno centro histórico de Trinidad, justo frente a la Plaza Mayor, principal atractivo turístico de la ciudad, por lo que los propietarios esperan ganar visibilidad internacional.

Sobre la pertinencia de su proyecto, la propia Ana Elena Cadalso ha declarado a la prensa local: “El consumo indiscriminado de algunas plantas puede ser perjudicial para la salud, por eso es tan importante que todos conozcan sus propiedades, cuáles de ellas pueden mezclarse y cuáles no. Existen muchos remedios útiles que podemos hacer en casa, solo es ponerle un poquito de ciencia”.

Iniciativas como esta peculiar botica trinitaria ponen una “curita” en poblaciones pequeñas, pero no resuelven la profunda crisis de medicamentos que ahora mismo hace metástasis en toda Cuba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto