enero 21, 2022
19.2 C
Havana

QbaRizos: una comunidad cubana orgullosa de ser rizada

Fotos: Cortesía del proyecto QbaRizos

Texto: Karla Castillo

QbaRizos nació como un proyecto de belleza, estética e identidad, y a día de hoy, lo define más la palabra comunidad. Una gran familia de ‘pelúas y pelúos’ que tienen en común, más que la sangre, el amor por el cabello natural y el orgullo de la herencia africana que nos legó rizos y afros.

Este primero de abril cumplió cinco años de creado. En el año 2016 Jendy Albez inició en esa fecha el largo camino de transición capilar de su cabello alaciado con productos químicos y queratinas a su cabello rizado natural, fue ahí que nació QbaRizos.

Con su experiencia e idea personal fundó este proyecto que tenía la meta inicial de ser un espacio para que otras personas en la misma situación supieran cómo sobrellevarla y volver a recuperar su cabello natural, así como el orgullo rizado.

Jendy Albez, fundadora del proyecto QbaRizos
Jendy Albez, fundadora de QbaRizos

Sin especificidades de edad, sexo o raza, el proyecto trabaja enfocado en quienes tienen genéticamente el cabello rizado o afro, y en aquellos que aún no saben cómo lidiar con recuperar su rizo natural.

QbaRizos intercambia de muchas maneras con el público, desde lo práctico, como por ejemplo, ven un rizado en la calle y elogian la belleza de sus rizos naturales y lo invitan a buscar el proyecto en las redes sociales, a unirse a la familia.

El primer encuentro físico que realizara fue en Casa de África, en La Habana, junto a la youtuber colombiana Cirle Pelo Bueno y otros proyectos afro, en agosto de 2019.

Con retos, sorteos, desfiles y la participación en expo-ferias, como la de Rizos al aire, en Casa de África, crearon más lazos entre los miembros de la comunidad, pero en este contexto de pandemia y aislamiento, se ha debido readaptar.

Proyecto QbaRizos

“En estos tiempos el proyecto se ha mantenido mediante las redes sociales, sorteos, concursos, creando una red de retroalimentación y compartiendo nuevas tendencias, como una forma de continuar creando interés en nuestra comunidad y con el crecimiento del proyecto en específico, porque han sido momentos difíciles donde hemos tenido que adaptarnos a las nuevas condiciones y enfocarnos más bien en todo el tema del mundo digital y redes sociales”, contó Jendy a Cuba Noticias 360.

“Cuando hubo una especie de flexibilización en las medidas, decidimos no hacer algún evento porque sabíamos que iba a volver a aumentar el nivel de casos y no queríamos comprometer a la comunidad”.

“Muchas redes sociales, comunicación. Compartimos productos y remedios, porque el proyecto no solo se vio afectado en el tema de las relaciones sociales sino también en el de los productos para el cabello, y hemos tratado de ayudar a toda la comunidad a optar por remedios naturales y enseñamos cómo hacerlos”.

QbaRizos en el Callejón de Hamel
Antes de la pandemia, el último gran evento fue realizado en el Callejón de Hamel, en La Habana

Para su fundadora, estos cinco años de QbaRizos han sido muy productivos, donde ha crecido muchísimo la familia y se han creado lazos entre todos sus miembros.

Feliz por el devenir del proyecto, menciona su mayor anhelo: “Tenemos un sueño en específico, que aún no se ha podido cumplir, independientemente de las condiciones actuales epidemiológicas y económicas que nos afectan a todos. Nuestro sueño es tener ese espacio físico donde las muchachas y muchachos de cabello rizado puedan mimarlo y aprender a cuidarlo y asistir y salir con sus cabellos naturales hidratados y arreglados sin estirarlos para eso”.

Explica que las metas para este año, en dependencia del desarrollo y la evolución epidemiológica en Cuba y a nivel mundial, es seguir trabajando en las bases para crear “el saloncito”.

Jendy afirma que su QbaRizos es un proyecto conocido, famoso, “sé que en la calle hay muchos que se encuentran y se preguntan: ‘¿Tu eres de QbaRizos?’. Hemos visto como ha crecido de una manera increíble, prácticamente solo por las redes sociales, Telegram, Instagram, Facebook, WhatsApp. Hemos tenido la posibilidad de darnos a conocer muchísimo y mucha gente se identifica con el hashtag #QbaRizos”.

Niña participando en el proyecto QbaRizos
El proyecto no se enfoca en la edad, sexo o raza, lo importante es el cabello natural

“Sí creemos que tenemos un reconocimiento social, a pesar de ser en las redes y que nos falta por llegar a muchísimas personas que no utilizan estas tecnologías, por eso queremos ampliar un poco más a la televisión y la radio nuestros objetivos, visión, eventos, para que nos conozcan mejor”.

Afirma que el impacto de esta iniciativa en las decisiones de muchas muchachas en dejar su cabello natural ha sido grande, así como en la motivación y auto-reconocimiento al cabello natural.

Cuando termine la pandemia y se salga de toda la pesadilla, esta familia rizada lo primero que hará será reunirse: “QbaRizos lo primero que tiene que hacer es reunirse con su gente, volver a revivir esa energía positiva, esa fuerza que tenemos relacionados con el tema del cabello, de ver a las ‘pelúas’, como decimos nosotros, reunidas todas juntas, como hace tres años”.

“Necesitamos ese espacio físico, ese abrazo, compartir lo que hemos hecho en este tiempo en casa, ver la evolución de nuestros miembros de la comunidad. Reunirnos y hacer algo super diferente, me imagino será una bomba después de tanto tiempo solo por redes sociales. El calor humano es siempre necesario”.

Proyecto QbaRizos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + diecinueve =

Último minuto