noviembre 29, 2021
20.6 C
Havana

¿Qué cambia y qué se mantiene con la prohibición “temporal” de depósitos de dólares en efectivo en cuentas de cubanos?

Fotos: Manuel Larrañaga


Texto : Darcy Borrero

Este jueves en el programa de televisión estatal Mesa Redonda, la Ministra Presidenta del Banco Central de Cuba, Marta Sabina Wilson González, informó que el último día para que los cubanos puedan depositar dólares estadounidenses en sus cuentas bancarias es el próximo 20 de junio. En cambio, las personas naturales podrían tener dólares en sus manos y usarlos en transacciones de compraventa en el mercado informal. Y, desde el exterior, seguirían funcionando normalmente los depósitos en cuentas en Monedas Libremente Convertibles (MLC) para que sus dueños puedan seguir comprando en las tiendas homónimas.

Aunque la Ministra achacó la nueva medida a los efectos de la política de Estados Unidos hacia Cuba, en particular a las sanciones estadounidenses que califica de “extraterritoriales”, algunos prestigiosos economistas apuntan que esta decisión se inscribe en un panorama nacional e internacional al que hay que atender.

Por un lado, está el recorrido, durante el último año, de las remesas a Cuba en un entorno de sanciones al sistema financiero vinculado a GAESA; por otro la caída del dolar en el mercado internacional, así como la inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo y la consecuente limitación de instituciones bancarias del mundo a los pagos (de la isla) en dólares por transacciones comerciales.

“Ese es el efecto extraterritorial del bloqueo, destacó la ministra y explicó que, luego de que Cuba retornara a la “lista de países patrocinadores del terrorismo”, las instituciones bancarias extranjeras están “temerosas” y no están recibiendo los pagos en USD desde el sistema bancario nacional.

Aun si la explicación de la ministra fuera convincente, quedarían hilos sueltos en el lanzamiento de esta medida en este particular momento. Desde Cuba Noticias 360 te aclaramos por qué.

En este hilo el conocido economista Pedro Monreal aporta datos sobre la caída del dólar en el mercado internacional y hace pronósticos sobre su posible impacto en la economía “informal” cubana, ahora que el Banco Central ha dado un ultimátum a los ciudadanos para depositar efectivo en sus cuentas

¿Qué pasa con el dólar y el euro en el mundo y qué implica para Cuba?

“No aceptar USD en efectivo en cuentas asociadas a las tarjetas de débito en Moneda Libremente Convertible (MLC) se produce en un contexto internacional de devaluación del USD frente al Euro en el último año y de pronósticos de mayor devaluación en 2021 y 2022”, escribe Monreal y lo sustenta con estos datos: “desde su cotización máxima a finales de marzo de 2021 (1 USD = 0,853 Euros), el USD ha perdido aproximadamente 3,5% de su valor hasta hoy. Un USD compra hoy menos Euros que hace 2 meses, y probablemente compre menos Euros en lo que resta de 2021 y 2022”.

De ahí que resulte controversial que la ministra cubana haya dicho que el resto de las monedas libremente convertibles (MLC) que circulan en Cuba no se ven “afectadas” por las “medidas extraterritoriales” de Estados Unidos hacia Cuba, porque sobre esas monedas, que le son ajenas, la nación norteña “no puede influir” y “el gobierno cubano puede continuar usándolas para pagar mediante instituciones bancarias internacionales”.

Monreal interpreta que “la medida ‘destrona un rey’ (USD) para instaurar otro (muy probablemente el Euro)”. Y se emite el mismo día en que el Parlamento Europeo establece una resolución (no vinculante) que denuncia la gestión de isla en términos de Derechos Humanos, sin que se sepa a largo y mediano plazo cuánto va a influir esto en las relaciones entre Cuba y la Unión Europea, su más importante socio comercial. Hay incluso una respuesta de la Asamblea Nacional del Poder Popular a la resolución del Parlamento Europeo y aunque no se puede decir que a corto plazo el uso del euro sea un problema en Cuba, hay que manejar escenarios posibles: sanciones europeas a la isla por cuenta de reclamaciones en asuntos de Derechos Humanos que incidan en el uso de su moneda.

Tomando en cuenta que aun sin que se prohíba la tenencia de dólares, este circularía informalmente, a tasas de cambio que la oferta-demanda establezca, Monreal sugiere que si el Estado no se ocupa del cambio entre esas monedas y del cambio entre estas y el CUP, el mercado informal se encargaría de hacerlo.

“Los USD actuales no van a evaporarse”, destaca, sobre todo porque se trata de “una economía donde la tasa oficial no es relevante para los individuos, donde la confianza en la moneda local es baja, y donde el mercado en moneda extranjera sigue creciendo”. En esta economía, dice Monreal, “es muy importante la tenencia de divisas como medio de intercambio y de ahorro”.

Observa el economista que adicionalmente, la nueva medida parecería considerar un escenario de depósitos sustanciales de USD antes del 21 de junio, lo cual —dice— pudiera devaluar el CUP aún más en el corto plazo en el mercado informal, pero no queda claro si tal escenario se materializaría.

La voz de los cubanos en redes sociales

Por su parte el líder de opinión Yunior García Aguilera recuerda que “hace solo tres semanas Cadeca se quejaba de un déficit significativo de divisas, y por tanto, se ‘veían obligados’ a suspender el servicio de recanje en aeropuertos internacionales”.

«El dólar ya alcanza en el mercado subterráneo la cifra de 70 pesos, a pesar de que la oficialidad lo fija (artificialmente) en 24 CUP”, escribe, en un contexto en que las tiendas en MLC continúan recaudando monedas extranjeras y amplían sus ventas incluso a productos de primera necesidad.

En ese sentido, García Aguilera cuestiona que los directivos del BCC digan que ahora “se ven ‘obligados’ a no aceptar depósitos en dólares, porque existe una cantidad desproporcionada de efectivo en las bóvedas”.

La contradicción está en que se suponía que las tiendas en MLC eran, como esta medida, y como todas las que resultan impopulares en el país, “necesarias”. En junio de 2020 era necesario abrir esas tiendas aunque una considerable parte de la población cubana, no receptora de remesas, no tuviera acceso a monedas extranjeras porque lo que percibe es, únicamente, moneda nacional.

Para los creadores de memes esta Mesa Redonda ha sido fuente generadora de discursos, en tanto se preguntan (al igual que la población) si no es demasiado irónico que hasta hace poco la tendencia expresada desde el gobierno fuera “limitar la circulación de divisas, en especial dólares, en efectivo” para recaudar fondos en moneda extranjera que ayudaran a salir de la crisis al país, y que, de un momento a otro, se maneje, en cambio, la idea de la circulación de efectivo en dólares entre personas naturales aunque no sean aceptados en los centros estatales como moneda de pago.

Debido al impacto de la medida, la Mesa Redonda de esta tarde cambia su tema anunciado “para responder a las opiniones e interrogantes de la población sobre la decisión informada ayer por el Banco Central de Cuba de suspender temporalmente los depósitos en efectivo de dólares estadounidenses, como consecuencia del impacto del arreciamiento del bloqueo estadounidense contra Cuba en el ámbito financiero”, publicó hace unos minutos esa página oficial.

¿A quiénes afecta la medida directamente?

El Banco Central de Cuba (BCC), establece que a partir del 21 de junio las personas naturales y jurídicas, tanto cubanas como extranjeras, no podrán realizar depósitos o cualquier otra transacción en dólares estadounidenses en efectivo en los bancos cubanos.

Como resultado, los directamente afectados son quienes tienen dólares estadounidenses en sus manos, que deben escoger entre ir al banco a depositarlos antes de la fecha señalada o conservarlos como ahorros privados en sus casas. Algunos los depositarán para hacer sus compras en MLC, otros se los guardarán, debido a la importancia de tener divisas como medio de intercambio y de ahorro en el contexto cambiante, inseguro e incierto para el capital en la isla.

Del otro lado están, también afectados, los emisores de remesas desde el exterior y “deban cambiar USD, fuera de Cuba, para obtener Euros en efectivo que pudieran ser depositados en cuentas MLC”.

Probablemente, prevé el economista, se enfrentarían a una tendencia de pérdida de poder de compra del USD porque ese es el pronóstico de un mercado internacional en el que “un USD compra hoy menos Euros que hace 2 meses, y probablemente compre menos Euros en lo que resta de 2021 y 2022”.

La movida equivaldría, entre otras cosas, a una apuesta para transferir el riesgo de la devaluación del USD a los poseedores privados de USD y de transferir los beneficios de la apreciación del Euro a las cuentas estatales, precisa Monreal. Explica además que una devaluación del USD equivale a un incremento de precios de los productos en las tiendas en MLC.

Según el economista Emilio Morales, la medida es “una trampa para sacarle los dólares a la gente de abajo del colchón”. El estado cubano —indica— “se ha quedado sin dólares y no tiene para pagar a los pocos proveedores que quedan en la lista. Las casas de cambio (CADECAS) y los bancos no están recibiendo dólares, pues la gente prefiere venderlos en la calle a razón de 1×70 CUP. El mercado negro ha dominado la guerra del canje de moneda y ha desbordado a bancos y CADECAS, gracias a la grandiosa y oportuna Tarea Ordenamiento supuestamente implementada para sanear las finanzas del país”.

Para Morales es llamativo que justo seis meses después que el Gobierno cubano autorizara a la empresa RED S.A —entidad no bancaria perteneciente al BCC y que se encuentra fuera de la estructura empresarial de las Fuerzas Armadas— a tramitar los envíos de remesas a Cuba, para de esta forma solucionar el tema que impide actualmente los envíos desde EEUU, el BCC tome esta medida.

“Al final del día, las remesas siguen en el limbo. GAESA continúa resistiéndose a ceder el control de las mismas y la nueva medida es la solución encontrada: por un lado, mantener los envíos en dólares exclusivamente de manera digital; por otro, forzar el depósito en físico en las cuentas de dólares en otras divisas, para sacar una ganancia por la tasa de cambio”, sostiene.

¿Qué sucedió en el último año para que Cuba llegue a este punto?

👉🏻Hace un año: La situación se comenzó a complicar a partir de junio de 2020. El Departamento del Tesoro, que administra parte de las sanciones estadounidenses, incluyó en su lista de entidades dependientes de GAESA a Fincimex, la socia de Western Union.

👉🏻Poco después, el gobierno estadounidense aplicó la misma sanción a AIS, otra empresa de GAESA que emite unas tarjetas que pueden cargarse con dinero desde el exterior. Así, de manera automática, quedó prohibido que empresas sometidas a la ley de Estados Unidos tuviesen relación con Fincimex o AIS.

👉🏻Dado que el memorando de junio de 2017 excluía castigar las transacciones relacionadas a las remesas, la prohibición causó confusión. No quedó claro si Western Union podría o no seguir funcionando. A finales de octubre de 2020, la administración Trump aclaró la situación: Western Union tenía 30 días para buscarse otro socio que no fuera propiedad de GAESA. Si no, tendría que dejar de operar.

EL DÓLAR

👉🏻 El dólar en Cuba, durante años estuvo sujeto a un gravamen del 10%. Revisiones del discurso político oficial indican que el argumento de que el sistema financiero cubano no puede usar dólares en efectivo es el mismo de 2004, cuando Fidel Castro puso el gravamen, y ni en ese momento se prohibió el depósito en cuentas dentro de la isla.

👉🏻 A mediados de julio de 2020, Cuba llevaba cuatro meses prácticamente aislada del mundo. Sin turismo ni vuelos procedentes de Estados Unidos, las divisas se estaban agotando y con ellas los alimentos y otros artículos de primera necesidad.

👉🏻 En ese contexto, el gobierno decidió comenzar a vender a la población productos básicos a través de una nueva modalidad. GAESA abrió tiendas con precios en dólares (o Moneda Libremente Convertible, MLC, en la jerga oficial) en las que solo se podía pagar a través de tarjetas magnéticas asociadas a una cuenta en divisas. Estas tarjetas podrían ser de dos tipos: o bancarias o de AIS. Estas últimas son un tipo de tarjeta monedero de GAESA, de la que no se pueden sacar dólares en un cajero, sino solo gastarlos en las tiendas estatales.

👉🏻 Estados Unidos planteó su sanción a Fincimex como “selectiva”, que buscaba no cortar el flujo de las remesas, sino apartar a los militares del negocio. Fincimex no explicó que el objetivo de Estados Unidos era apartar a los militares de las remesas, ni las autoridades mencionaron que las Fuerzas Armadas eran el objetivo declarado de las sanciones por el gran control que ejercen sobre la economía cubana.

Simplemente, plantearon que la medida era una forma encubierta de cortar las remesas y que por tanto no había nada que negociar porque Trump tampoco lo pretendía. De esa manera, Cuba obvió que la sanción se podía evitar o que al menos podrían haber hecho más difícil a Trump justificarla.

👉🏻Bastaba con que buscaran una empresa no adscrita a GAESA y por tanto no sancionada para operar el servicio. Y estas, aparentemente, existen. Correos de Cuba recibe giros postales (envíos de dinero) desde España y otros cinco países latinoamericanos. Correos entrega el dinero proveniente de estos lugares, según explica la empresa, en cuatro sedes en La Habana, dos en Granma, todas las capitales provinciales y la Isla de la Juventud.

👉🏻También existen bancos no adscritos a GAESA que realizan transferencias internacionales gracias a sus acuerdos con bancos extranjeros y que, como sucede en muchos países, pueden servir de puntos de pago de Western Union. El banco español BBVA, por ejemplo, ha realizado transferencias y otras operaciones para siete bancos estatales cubanos. El también español Banco Santander ha hecho lo mismo para cuatro. Santander, además, tiene una amplia presencia en Estados Unidos.

👉🏻También existen precedentes de relaciones directas entre bancos cubanos y de Estados Unidos. Una entidad de Miami llamada Stonegate Bank fue autorizada en 2015 por Estados Unidos a tener un acuerdo con el banco cubano Bicsa para facilitar transacciones entre ambos países. Gracias a este acuerdo, las tarjetas Mastercard del Stonegate se pudieron utilizar en cajeros en la Isla.

👉🏻El banco de Miami también gestionó las cuentas de la Embajada de Cuba en Estados Unidos y financió operaciones de comercio con Cuba, como se explicó en el espacio televisivo Mesa Redonda.

👉🏻En 2017, Stonegate fue absorbido por otra entidad estadounidense y como parte del acuerdo de compra se estableció que la relación con Cuba se mantendría durante dos años como mínimo. Al finalizar este periodo, en marzo de 2019, Stonegate anunció que sus tarjetas ya no podrían usarse en Cuba, aunque se desconoce si el acuerdo con Bicsa sigue vigente.

👉🏻Además de Correos y los bancos, otra empresa estatal también opera transferencias de dinero desde el extranjero: Etecsa, el monopolio de las telecomunicaciones. El uso de las empresas de telefonía para el envío de remesas es común en Latinoamérica y, según concluyó el Banco Mundial, es una de las formas más baratas de hacerlo.

👉🏻Ni Correos ni Bicsa ni Etecsa aparecen en las listas de sancionados de Estados Unidos (si bien Etecsa tiene entre sus accionistas a GAESA). Sin embargo, Cuba optó por plantarse en el discurso de la soberanía nacional y perder un flujo de alrededor de 1,000 millones de dólares, vital para una parte de la población y la economía en conjunto. Pero que había otras opciones quedó patente con lo que sucedió a continuación.

👉🏻A finales de noviembre, cuando Western Union ya llevaba dos semanas sin operar en Cuba, las autoridades del país anunciaron que una empresa llamada Redsa sería autorizada para gestionar remesas desde el exterior. Redsa gestiona los cajeros automáticos en la Isla y emite tarjetas magnéticas.

👉🏻Mientras se implementa la Tarea Ordenamiento, la reforma económica y social por la que se ha encarecido la vida en Cuba, la nación regresa a la lista en la que estuvo entre 1982 y 2015. En ella figuran además Corea del Norte, Irán, Sudán y Siria, todos considerados por Estados Unidos países patrocinadores del terrorismo, y a los que se les prohíbe exportar o vender armamento, al tiempo que algunas exportaciones que mejorarían sus capacidades militares son controladas.

👉🏻Se les restringe también la asistencia económica. Y, en regla general, los países en la lista tienen vetados los préstamos del Fondo Monetario Internacional y otras instituciones globales.

👉🏻Esta inclusión que supone un paso atrás en la normalización de relaciones entre La Habana y Washington fue publicada en la página del Departamento de Estado y consta como fecha de incorporación el 12 de enero de 2021

👉🏻Han pasado cinco meses desde entonces y es justo ahora que la ministra en representación del oficialismo lo menciona como agravante, si no determinante de la pausa “temporal” a los depósitos de dólares en efectivo en la isla. ¿Casualidad? La crisis económica que atraviesa Cuba se refleja en que sus reservas en bancos internacionales están en mínimos históricos, según el Banco Internacional de Pagos. El país dispone de recursos decrecientes para comprar insumos en el extranjero y las importaciones cayeron un 34 % en 2020, según las estadísticas del Fondo Monetario Internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + 16 =

Último minuto