julio 3, 2022
23.1 C
Havana

¿Qué pasa con las tiendas en MLC, a más de un año de su apertura?

Foto: Jorge Luis Borges

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Luego de recibir duras críticas por parte de la comunidad de cubanos-de dentro y fuera de la isla- durante su apertura, las tiendas en MLC, con más de un año en funcionamiento, no parecieran ser ya tan impopulares como en los inicios. Una medida “necesaria” que generó descontento entre la población, pues muchos no podían ni pueden acceder a divisas por ninguna vía y por tanto no tienen la posibilidad de comprar en estos establecimientos.

Pero quizá el punto central de todo no esté en la propia decisión de captar divisas, sino en desabastecer en aquel entonces las tiendas en CUC, hoy en CUP. Bueno, en aquel entonces y ahora, porque la situación sigue más menos similar o más menos peor. Las tiendas en MLC abastecidas, incluso con gran parte de producción nacional, mientras que las tiendas en CUP, sufren un vacío enorme de ofertas, a excepción de agua, ron y miel.

“Nos gastamos una cantidad importante de divisas para importar o producir en el país productos que luego vendemos en las tiendas en CUC o en pesos cubanos. Para reaprovisionar esos mercados, hay que gastar divisas nuevamente. Si no las tenemos, aun existiendo demanda, no podemos surtir las tiendas”, decía el propio Ministro de Economía y Planificación Alejandro Gil en una especie de respuesta ante la situación, en octubre del 2020, meses antes de que Cuba enfrentara el ordenamiento monetario, los precios se dispararan y todo eso en medio de una tensa situación epidemiológica.

Obviamente, este servicio resulta efectivo y estratégico para captar las monedas en divisas. Las propias autoridades cubanas han declarado la idea “introducir una necesaria y no deseable parcial dolarización en la economía”. Sin embargo, a la altura de casi dos años desde que se abrieran las primeras instalaciones en esta moneda la pregunta sigue siendo la misma, ¿se crearon las condiciones para ello?

“Las tiendas en MLC, con su enorme impacto sobre la percepción directa de las desigualdades, solo benefician al socialismo cubano si venden todo lo que pueda ser comprado y recaudan cuanto antes todo lo que la demanda esté dispuesta a pagar. Si no es posible superar este modelo de ´economía restringida por la oferta´ en este pequeño y sencillo mercado que opera sin restricciones aparentes de liquidez, no lo superaremos en ningún otro”, refirió el doctor Oscar Fernández en un artículo publicado OnCuba.

Lo cierto es que si ahora mismo alguien va a cualquier tienda en MLC verá que las colas son igual de largas y lentas que las de tiendas en CUP. Al cubano, no le quedó más opción que reinventarse y asumir una moneda que no se parece nada a su forma de vida. Una moneda marcada, sobre todo, por las remesas extranjeras y el mercado negro donde cambiar y conseguir dólares para insertarlos en la tan polémica tarjeta. Es eso o nada. La Cuba que sobrevive.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + 3 =

Último minuto