junio 25, 2022
25.2 C
Havana

Revlon no puede hacer frente a sus deudas y se declara en bancarrota

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Revlon, el gigante estadounidense de la cosmética, ha declarado su bancarrota tras afirmar que no puede hacer frente a sus deudas de 3 700 millones de dólares.

Así, esta compañía se ha acogido a la legislación concursal (el llamado capítulo 11 en EE.UU.) en un juzgado de Nueva York.

Revlon, propiedad del multimillonario Ron Perelman, “declara que tiene unos activos de 2 300 millones de dólares, insuficientes frente a sus actuales deudas. La empresa cerró el ejercicio 2021 con una facturación de 2 079 millones de dólares y unas pérdidas de 207 millones. El año anterior perdió más de 600 millones y lleva varios ejercicios en números rojos”, informó el periódico español El País.

Este procedimiento de bancarrota le permite a Revlon continuar funcionando mientras reestructura su capital. 

Según El País, ahora ha logrado una financiación de 675 millones de dólares y planea seguir operando con normalidad mientras renegocia su deuda.

Durante la pandemia de Covid-19, la empresa vio duramente afectadas sus ventas, a lo que se unieron los problemas en la cadena de suministro y la fuerte inflación, que ha elevado sus costes más de lo que ha sido capaz de crecer en ventas. 

También han salido al mercado nuevas marcas más activas en redes sociales y unen celebridades como Kylie Jenner o Rihanna, lo que ha provocado que Revlon pierda terreno en el mercado.

Debbie Perelman, hija de Ron Perelman, es la consejera delegada de la marca y la primera mujer en asumir ese cargo en los 90 años de historia de la empresa.

”La demanda de nuestros productos por parte de los consumidores sigue siendo fuerte: la gente adora nuestras marcas y seguimos teniendo una posición de mercado saludable. Pero nuestra complicada estructura de capital ha limitado nuestra capacidad de sortear los problemas macroeconómicos para satisfacer esta demanda”, afirmó la ejecutiva en un comunicado compartido por El País.

El texto informa además que “la presentación del capítulo 11 permitirá a Revlon reorganizar estratégicamente su estructura de capital heredada y mejorar sus perspectivas a largo plazo, especialmente en medio de las restricciones de liquidez provocadas por los continuos desafíos mundiales, incluyendo la interrupción de la cadena de suministro y el aumento de la inflación, así como las obligaciones con sus prestamistas”.

Revlon, el gigante estadounidense de la cosmética

La empresa fue fundada en Nueva York en 1932, por los hermanos judíos de origen estadounidense, Charles Revson y Joseph Revson, junto al químico Charles Lachman, de quienes viene el nombre de la empresa. 

Al gran éxito de su esmalte de uñas presentado como producto fundacional se unieron más tarde las barras de labios, convirtiéndose tras la Segunda Guerra Mundial, en el segundo productor de cosméticos de EE.UU., solo por detrás de Estée Lauder. 

Así comenzó la expansión internacional de Revlon, unida a una carrera de adquisiciones que convirtieron a la compañía en un gigante mundial de la cosmética.

En una polémica operación en 1985, el holding de Perelman, MacAndrews & Forbes, compró Revlon y más tarde en 2016 compraron Elizabeth Arden, otra de las marcas de belleza más pioneras, innovadoras y eficaces de la industria cosmética.

Desde ese momento, Revlon “ha ido salvando como podía sus compromisos financieros. El propio Perelman se ha ocupado en ocasiones de inyectar dinero en la compañía para esquivar la bancarrota. Hasta esta vez”, concluye el medio de prensa español.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + diez =

Último minuto