junio 25, 2022
25.2 C
Havana

¿Sabes detectar perfiles falsos en redes sociales?

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Lo que era un espacio libre de expresión, se ha ido llenando con el paso del tiempo de ruido, críticas y broncas. Hablamos de las redes sociales, donde no todos los que generan ese ruido son personas reales, ni todos los aparentes bots son máquinas. Muchas de las cuentas tienen seguidores con rasgos sospechosos. Y hoy te compartimos algunos de ellos.

La foto, es lo primero. Una característica muy habitual es que en la imagen de perfil de una cuenta falsa aparezca el avatar por defecto de Facebook, Instagram o Twitter. Es decir, sin foto. O, por el contrario, podemos toparnos con imágenes muy cuidadas, o de gente que parecen modelos (y probablemente lo sean, aunque no tengan ni idea de que se está usando su imagen).

“Los perfiles falsos pueden distinguirse por las incoherencias: si ves una foto de una chica rubia guapísima y ves que la descripción no concuerda, sospecha”, tal como explica Mari Luz Congosto, investigadora de la Universidad Carlos III en un artículo para El País. Pero, ¿cómo comprobar la procedencia de esa imagen? Bueno, si efectivamente esa foto ha salido de un banco de imágenes o ha sido usurpada de cualquier otro sitio, podemos utilizar la búsqueda inversa de imágenes de Google, que nos mostrará dónde ha sido publicada

Igual encontramos imágenes que han podido ser incluso generadas por ordenador: “Si veo una cara que no parece una cara natural, puede estar hecha con IA, en la que salen rostros raros, porque juntan dos caras, y esos perfiles posiblemente sean falsos” detalla Congosto.

Lo segundo, el nombre. Pueden darse dos opciones: que el nombre sea extraño (por ejemplo, uno claramente extranjero) o que esté plagado de números.

Lo tercero, antigüedad de la cuenta. Obviamente, las cuentas de reciente creación suelen ser sospechosas cuando se usan para un fin concreto, como apoyar o atacar un partido político o a una empresa. Existe un mercado en el que se reutilizan las antiguas, lo que significa que hay muchas de segunda mano. Para ver si existe disparidad se puede comparar la fecha de creación con su actividad.

Lo cuarto se relaciona con el desequilibrio entre seguidores y seguidos. En este tipo de cuenta por lo general existe la disparidad de que un perfil puede seguir a muchos pero a él no le sigue nadie, lo que incita a pensar que es un bot. Pero por otra parte, existen cuentas que poseen una cantidad muy elevada de seguidores a pesar de no tener prácticamente ninguna actividad, o es muy reciente.

Y un quinto elemento, resumido en ´me cambio (otra vez) de nombre: “Si lo han cambiado una vez puede ser normal, quizás el nombre no le gustara. Pero si lo han cambiado cuatro o cinco ya es más raro. Si además ha borrado todas las publicaciones anteriores, o ni siquiera las han borrado y antes hablaba de fútbol y ahora de política, entonces hay que sospechar todavía más”, revela dicha profesora.

Algo muy importante es que debemos distinguir entre bots y cuentas falsas. Ambos pueden ser fraudulentos, pero no todas las cuentas falsas son bots: “Pueden haber sido creados de forma automatizada, pero posteriormente ser manejados por personas que realizan la actividad de esa cuenta con un fin determinado. Es decir, lo que muchas veces consideramos como bots, en realidad son mixtos”, refleja la especialista.

Es cierto que hay mucha gente que nunca pone una foto en su perfil, otros que tampoco cambian el nombre por defecto, y otros muchos que se abren una cuenta pero prácticamente no tienen actividad alguna. “Son gente con un perfil inactivo, se abren la cuenta para ver lo que es, les proponen seguir a cuatro o cinco personas entre los que puede encontrarse algún político, y si le gusta, lo sigue, pero luego no usa su cuenta para nada, de esos hay muchísimos. No hay que confundir el perfil inactivo del perfil falso” detalla Congosto, “el falso tiene un objetivo, el inactivo, una vez que lo abre, apenas lo usa.”

Pero en el lado contrario encontramos aquellos usuarios que sí son activos pero que se ocultan bajo otra identidad: “Con la crisis del coronavirus, muchos se han abierto una cuenta alternativa para opinar. Lo hacen con un nombre ficticio para desahogarse con total libertad. Y es una persona, no es un perfil falso ni le está pagando nadie”.

Representantes de Facebook, Twitter y LinkedIn recalcan que este tipo de comportamientos están prohibidos o penalizados en sus plataformas.

Por su parte, el destacado bloguero Marcelino Madrigal responde a esas posibles defensas con que cuenta un usuario, especialmente cuando se trata de casos de acoso. “El discurso del odio está protegido en EEUU por la constitución, es su interpretación de la libertad de expresión, que admite absolutamente todo menos una amenaza física directa. En la europea, sin embargo, no admitimos por ejemplo el ataque a colectivos que han sido históricamente marginados, como LGTB o la xenofobia…. “

“La gente se pregunta: ¿cómo es posible que haya cuentas de ultras y que se digan tantas barbaridades? La cuestión radica en que quien decide es una empresa americana, que tiene su línea editorial. Aunque sea un gestor de contenidos, a ellos le viene muy bien que la ley los interprete como un medio porque no se hacen responsables del contenido”, agrega.

En el caso de Cuba, las redes sociales se están convirtiendo en un nuevo campo de batalla política. Y el fénómeno de los perfiles falsos es usado tanto para criticar como apoyar a este sistema socialista. Nadie escapa a ello, ni artistas, ni líderes políticos, ni deportistas. Cualquiera pueda usar tu foto y suplantar tu identidad. Lo importante es que sepas denunciarlo y reportarlo, sepas actuar ante esa violación de normas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cinco =

Último minuto