diciembre 9, 2022
22.9 C
Havana

¿Se apaga la Luz propia de Kcho?

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Como una caída aparatosa califican los críticos de arte el resultado de la subasta de una obra de Alexis Leyva Machado, Kcho, que fue puesta a disposición del público en Estados Unidos como parte de la colección de arte contemporáneo del filántropo Howard Farber.

Se trata de la escultura Luz propia, de 2007 y aproximadamente tres metros, cuyo valor estimado al inicio de la puja fue de entre 40 000 y 60 000 dólares y terminó siendo vendida en la irrisoria cifra de 7 560 dólares, de acuerdo con reportes de prensa.

Este estrepitoso revés pudiera deberse, según la curadora y crítica de arte Elvia Rosa Castro, a la ausencia de Barbara Gladstone, habitual faro de apoyo del artista cubano, a brechas en sus mecanismos de promoción e, incluso, a la excesiva producción “made in Kcho” accesible a todos, que le han hecho perder encanto y aura.

No obstante, la sorpresiva depreciación de la obra de Kcho tampoco es para alarmarse, alega Castro, quien reconoce que la subasta es el escalón más elitista del mercado de arte, pero no el único.

“En las pujas por un lote pueden existir ya sean intereses institucionales (por ejemplo, que un museo considere que una pieza es clave para su colección), de coleccionistas serios que siempre han estado a la caza de cierto tipo de pieza, pero también en la puja existen elementos puramente irracionales como es el capricho o el interés de alguien de validar públicamente una colección o un apellido”.

La suma de esos elementos determina, en gran medida, la buena o mala racha de un creador en el mercado del arte; de ahí que las subastas realizadas recientemente en las casas Christie’s y Phillips indiquen un desgaste progresivo de la obra de Kcho.

A juzgar por los resultados de estos eventos, otros artistas cubanos están en un mejor momento, pues obras de creadores como Roberto Fabelo, Umberto Peña, Yoan Capote, Belkis Ayón y Tania Bruguera fueron rematadas por valores muy por encima de sus estimados, de acuerdo con los datos revelados por Christie’s y Phillips.

El conjunto que fue llevado a subasta pertenecía al filántropo Howard Farber, quien ha sido considerado como uno de los más grandes coleccionistas de arte cubano contemporáneo.

Desde 2001, cuando realizaron una visita a La Habana, Farber y su esposa estrecharon vínculos con creadores insulares y con Abelardo Mena, curador del Museo Nacional de Bellas Artes, tras lo cual concibieron una fundación y un sitio web para promocionar lo mejor del arte cubano contemporáneo.

Según reportes del blog Señor Corchea, dedicado enteramente a las artes visuales, la familia Farber ha donado elevadas sumas de dinero a la promoción y visibilidad de los artistas cubanos en disímiles eventos culturales, sobre todo en Nueva York.

La decisión de subastar parte de esta colección privada permitirá que los círculos más elitistas del consumo del arte entren en contacto con obras de creadores cubanos, las valoricen y legitimen. Pueden también bajar del pedestal a más de un consagrado, tal y como ha sucedido esta vez con la Luz propia de Kcho.

1 Comentario

  1. Y acaso Kcho es artista? Pésimo.gusto y.estetica. Pienso que su fama se.debio a sus relaciones con Fidel.Castro y coyunturas políticas. El pueblo habanero ha pedido que.acaben de.retirar.sus «desastres esculturales» de la 5ta.Avenida, es algo que nunca debió permitirse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here