mayo 17, 2022
20.2 C
Havana

Sergio Guerra, un cubano en la Academia Iberoamericana de la Rábida

Texto: Darcy Borrero

Luego de una amplia trayectoria como Historiador y Latinoamericanista, el doctor Sergio Guerra Vilaboy, Director del Departamento de Historia de la Universidad de la Habana, y coeditor de Chacmool: cuadernos de trabajo cubano-mexicanos, fue nombrado Académico Correspondiente de la Academia Iberoamericana de la Rábida, en Andalucía, España.

Su nombramiento consta en carta adjunta, despachada en Huelva el 25 de marzo del año en curso, firmada por el Secretario de esa institución, el Dr. Manuel Sánchez Tello.

Se lee en el documento que la Academia Iberoamericana de la Rábida, presidida por su Presidente, Excmo. Sr. Don Sixto Romero Sánchez, teniendo en cuenta los méritos que concurren acordó el nombramiento por unanimidad.

«…A tenor de lo dispuesto en el Art. 8 d) de los Estatutos, dispone del plazo de un año para tomar posesión de su cargo, en cuyo plazo deberá pronunciar su discurso de ingreso, que versará preferentemente, sobre un tema relacionado con la historia, la literatura, el arte, la ciencia y la técnica y la cultura de Andalucía e Iberoamérica» , destaca la carta, en la que además se hace público que la propuesta de candidatura de Guerra Vilaboy la realizaron la Dra. Rosario Márquez García y los académicos, D. José María Ramos Muñoz y Manuel Sánchez Tello.

La Academia Iberoamericana de La Rábida —de acuerdo con la página web de la institución— se centra en el estudio de cualquier tema histórico, literario, artístico, científico o técnico, relacionado con la cultura y la sociedad andaluzas, así como en la interrelación entre éstas y la cultura y la sociedad iberoamericanas, “con el convencimiento de que el reconocimiento del valor que la diversidad cultural representa para el desarrollo de las personas y de nuestras sociedades, favorecerá un incremento de los intercambios culturales, artísticos y científicos entre los países iberoamericanos, a través de mecanismos que garanticen la preservación de nuestras identidades”.

Con su labor la academia se propone contribuir a la generación, transmisión, transformación y aprovechamiento del conocimiento, entendido este como el resultado de la actividad intelectual, científica, técnica y artística que puede ser transferido entre personas y estructuras públicas y privadas e incorporado a nuevas tecnologías, productos, procesos y servicios para aumentar la competitividad y la calidad de vida de los andaluces.

“Para ello, se potenciarán las investigaciones de nuestro patrimonio cultural tangible e intangible a fin de salvaguardar y difundir la memoria pluricultural y multilingüe de las naciones iberoamericanas, incidiendo en la importancia que el conocimiento y el desarrollo cultural y la creatividad de nuestros pueblos tienen en los procesos de avance económico y social”, declara como principio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =

Último minuto