mayo 24, 2024
31.2 C
Havana

¡La Recarga SALDO 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 14 de mayo al 29 de mayo ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am!

Recargar ahora

Adolis García, el estandarte de la armada cubana en la postemporada de MLB

Foto: Conor P. Fitzgerald | Shutterstock

Texto: Raul del Pino

Mucho se ha escrito ya sobre José Adolis García Arrieta… o poco, la verdad sea dicha. El fornido toletero nacido hace 30 años en el municipio de Bolivia, en Ciego de Ávila, se ha robado el show en la postemporada del mejor béisbol del planeta este año.

Aunque en los anales oficiales de la MLB sea conocido solo como Adolis García, el hermano menor de Adonis –otro que también dejó su huella en la Gran Carpa– se echó al hombro a unos Texas Rangers que están listos para escalar por primera vez a la gloria después de los intentos fallidos en 2010 y 2011.

El tigre avileño ha caído y se ha vuelto levantar en unos playoffs espectaculares donde el protagonismo cubano ha estado a la orden del día. La misma Serie de Campeonato de la Liga Americana fue un manjar de siete partidos con par de antillanos en cada bando.

Adolis y Aroldis Chapman por los Vigilantes tejanos, mientras Yordan Álvarez y José Abreu colmaron el centro del line-up de unos Astros de Houston que vendieron bien cara su corona. Pero el jardinero derecho de los Rangers ganó el pulso por cuatro palmos, con una disertación bate en mano que destrozó varios récords en el último duelo de la serie.

García no solo se convirtió en el primer jugador de todos los tiempos con una carrera impulsada en seis juegos consecutivos en una serie de postemporada, sino que empató una añeja plusmarca de MLB con al menos un jonrón en cuatro juegos seguidos en la pelota de octubre.

A eso hay que sumarle su legendaria actuación en el juego 7: primer jugador con cuatro hits y par de vuelacercas en un choque definitorio. Eso, luego de cerrar la noche anterior con un grand slam lapidario ante los vigentes campeones.

Los más supersticiosos dirán que todo lo provocó aquel pelotazo que le propinaron en el juego cinco que sacó de paso a unos Rangers que se veían con la victoria en el bolsillo. Lo cierto es que Adolis resurgió de la cenizas luego de poncharse cuatro veces y de ahí en adelante no paró de producir hasta verse celebrando con champagne el pasaje a la Serie Mundial.

Sus números finales frente a Houston le valieron para ganar de forma indiscutible el MVP de la Serie de Campeonato. El avileño bateó para .357 (28-10), con cinco cuadrangulares, 15 empujadas, siete anotadas, una base robada y seis ponches. Completó los sietes juegos con línea ofensiva de .400/.893/1.293 (OBP/SLG/OPS).

Chapman, por su parte, aunque no tuvo el mismo protagonismo que su connacional, también contribuyó a la causa de los Rangers y de paso enriqueció su ya excelente palmarés en playoffs.

El “misil” holguinero buscará su segundo anillo de campeón siete años después de lograrlo con los Chicago Cubs. Hasta ahora, ha visto acción en siete juegos de la presente postemporada en los que ha lanzado 6.1 entradas, permitiendo cinco hits, una carrera (limpia) con cuatro boletos y cuatro abanicados.

Esa cifra de contrarios retirados por la vía de los strikes lo acerca al tercer lugar histórico en esta fase con 66 en 47.2 entradas, a solo cuatro de Ryan Madson. Sin embargo, es poco probable que el relevista zurdo de 35 años puede alcanzar a Mariano Rivera (110k) y Kaylen Jansen (94).

Yunito toma el relevo del apellido Gurriel en la Serie Mundial

Aunque los ecos de la actuación Adolis resuenan por todos lados, en la otra esquina de la Serie Mundial un apellido ilustre de la armada cubana volverá a decir presente en la discusión del título.

Lourdes Jr., el menor de los hermanos Gurriel, tomará el banderín que dejó su hermano Yuliesky tras varios años vistiendo el uniforme de Houston e intentará llevar el tercer anillo para la familia, este con el sello de los Arizona Diamondbacks.

Cuando a final de la temporada pasada los Toronto Blue Jays canjearon a Lourdes para la franquicia con sede en Phoenix, muchos cubanos no miraron con buenos ojos ese movimiento de cara al futuro del pimentoso jardinero.

Sin embargo, el jugador de 30 años cumplidos el pasado 10 de octubre supo mantenerse a la altura de las expectativas, y si había quedado alguna duda de su calidad, se encargó de despejarla en esta postemporada.

“Yunito”, como se le conoce desde su época en las Serie Nacional cubana, no comenzó bien la Serie de Campeonato de la Liga Nacional ante los Phillies de Philadelphia. De hecho, casi nadie en su equipo lo hizo y empezaron perdiendo 0-2.

Pero los Cascabeles supieron resurgir y llevarse el banderín del viejo circuito 4-3 en otra memorable serie a siete desafíos. En el caso de Gurriel, tras irse en blanco en los juegos uno y dos, se las arregló para batear de hit en los últimos cinco, con promedio de .375 en ese lapso (16-6).

En total, Lourdes Jr. mantiene una línea ofensiva en la presente postemporada de .250/.265/.438/.703 (AVE/OBP/SLG/OPS), incluidas tres anotadas, seis empujadas, tres dobles y dos cuadrangulares.

Con de Adolis y Chapman por Texas y Gurriel por Arizona, la Serie Mundial que comenzará mañana jueves será la novena consecutiva en la que habrá presencia de al menos dos jugadores cubanos. Una prueba irrefutable de la excelente salud que exhibe el béisbol proveniente de la Isla al más alto nivel.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí