diciembre 1, 2022
23.2 C
Havana

David Pantaleón, sacerdote dominicano y superior de los jesuitas en Cuba, se ve obligado a abandonar el país

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

David Pantaleón,  sacerdote dominicano y superior de los jesuitas en Cuba, fue obligado a abandonar el país, luego de que el gobierno no renovara su permiso de residencia. 

La noticia ha levantando un gran debate entre la comunidad religiosa. Por ejemplo, la monja Sor Ariagna Brito Rodríguez, de las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha, expresó en su perfil de Facebook:

“Lamentamos que el gobierno cubano, en uso de sus facultades de poderío dictatorial, sin principios ni valores, le obliga a abandonar el país: temen a la verdad, temen al rostro del bien y quieren deshacerse de lo que les molesta, es su único modo de proceder”.

En este mismo post, también comentó: “Esto no debería pasar. Los que deben abandonar el país son los que usan el poder para vivir como reyes, a costa de un pueblo esclavo, castigado, azotado y obligado a huir”. 

Por su parte, la Ermita de la Caridad de Miami se hizo eco de la noticia  y agradeció al padre Pantaleón su “servicio pastoral y profético en Cuba».  

Sacerdote de la orden Compañía de Jesús y expresidente de la Conferencia Cubana de Religiosas-os (CONCUR), David Pantaleón fue uno de los eclesiásticos que pidió  llevar ayuda a los activistas del Movimiento San Isidro (MSI) que se encontraban en huelga de hambre a finales de 2020.

Varios son los sacerdotes que se han buscado la enemistad del gobierno cubano en los últimos años, por convertirse en voces críticas de la realidad del país. De hecho,  la ONG evangélica Open Doors, a inicios del 2022, incluyó a Cuba en su ranking anual de los 50 países con mayor persecución y discriminación hacia los cristianos.

«Su salida nos llena de tristeza, pero a la vez de gratitud por todo el bien recibido a través de él. En su nueva misión estará profundamente unido al pueblo cubano, tanto en sus alegrías como en sus dolores», manifestó la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina y el Caribe. 

Dicha organización católica resaltó el trabajo en los últimos cinco años del sacerdote, no solo en el ámbito religioso, sino también en el acompañamiento a los presos y sus familiares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here