septiembre 20, 2021
26.2 C
Havana

Gianluca Magri y FlorDeLoto: la magia de los inicios, el cierre de un ciclo, la luz

Fotos: Roy Leyra

Texto: Karla Castillo

Gianluca Magri nos abrió la puerta de su casa, al jardín paradisíaco por el que camina descalzo, a tomar café en tasas finas hecho por su “Nonna”, y al estudio, donde él y los demás integrantes de FlorDeLoto transforman su espíritu en otro ente intangible y mágico: la música.

Vivió una infancia rodeada de músicos, con su tía Suilen Milanés y Pablo cerca. Creció con el arte revoloteando a su alrededor, no es de extrañar su sensibilidad y desenvoltura, el amor por la pintura, la danza. “Somos el resultado de nuestras vivencias”, dice.

“Con FlorDeLoto todo empezó antes de querer hacer música, los fundadores somos amigos que venimos de atrás, ya estábamos muy conectados y creo que eso es lo que hace de la banda la familia que es”.
En 2018, durante su transición de la pintura y el dibujo, a la composición, a hacer sus propios backgrounds y a escribir textos, fue cómo descubrió la música, relata.

Gianluca Magri

“Siempre volví”, y en uno de esos regresos a Cuba desde Italia, donde también vive, llegó con la inquietud de probarse más allá del dibujo. Con su primo, el rapero Antonio Milanés, tocaron su primer tema en vivo. “Se sintió muy bien, la reacción de la gente fue muy bonita. Seguimos reuniéndonos y creando. Así surgieron las cosas”.

Después de otro viaje a Italia para trabajar como marinero y reunir dinero, Gianluca volvió con “ideas claras y canciones, pero con muchas, muchas ganas, deseos de lograr cualquier cosa con la música”.

Suilen Milanés fue quien prácticamente los descubrió e impulsó, y con quien tocaron en Fábrica de Arte Cubano, en una noche “mágica, como el nacimiento de algo, era la sensación”, cuenta.

“A partir de ahí no paramos, el impulso nunca se detuvo, después del show no nos faltaba trabajo y tocábamos en muchos bares, no ganábamos mucho, era la cosa de tocar para darnos a conocer. Esto nos unió como banda, llegaron nuevos integrantes, se fue solidificando el formato de banda”.

Apareció la cuarentena y el coronavirus ante estos artistas, y lo que supuso un stop a las presentaciones en vivo, se convirtió en el catalizador de la producción musical de FlorDeLoto. Una etapa productiva, de introspección y creatividad, el placer de hacer música por el gusto de crear.

“Love Again” es el primer álbum de la banda, estrenado recientemente y reflejo de las influencias de las que se nutre el grupo: la música alternativa, el latin indie, hip hop, pop, rock, jazz e incluso el blues. Menos “Gimme”, tema que interpretaron junto a Antonio en aquella ocasión, las otras nueve canciones surgieron en el aislamiento por la COVID-19.

“Empezaron a nacer uno detrás del otro, orgánicamente. Creamos mucho en cuarentena, este disco fue una selección muy sentida, eran los temas que sentíamos que tenían la vibra que llevaba esta obra, todos con un mismo mensaje, muy conectados”.

“Sin cuarentena no hubiera sucedido esto, no estábamos creando música, ensayábamos para tocar en vivo y el proceso creativo era en los ensayos, si se nos ocurría una progresión de acordes y un coro, llegábamos al show con eso y prácticamente improvisabamos encima porque no teníamos tiempo”.

“Como nosotros canalizamos las influencias fue haciendo. Nos regalamos la oportunidad de hacer música por el gusto de crearla, no era dirigida a un público como cuando ensayábamos, pensábamos en causar efecto en las personas. En cuarentena eso no estaba en mente. Desde el principio tuve la sensación de que sería para largo, y no quise pensar en música en vivo. Vamos a crear, desatar nudos, buscar por dentro, curar, sanar, nos dije”.

“Cuando engranamos la marcha fue muy natural todo lo demás. Empezamos a sacar todas las verdades que el inglés nos permitió, cuando vez las letras en inglés hay cosas bastante crudas detrás de todo el mensaje de la belleza y la armonía y todo lindo, verdades que duelen, cosas de relaciones nuestras, que nos han dolido, y de eso se trataba, de soltar todo y curarnos”.

Como la flor de loto

Magri pensó para sí, como solista, el nombre Loto, una flor con la que se identificó por su práctica de la meditación. “Acercarme a esas culturas me puso en una vía que no esperaba y que me ayudó a descubrirme, sanarme, conocerme, aceptarme. Loto me pareció que resumía esa espiritualidad por la flor, que es un símbolo”.

Antes de la presentación en FAC debieron escoger un nombre: “Pensé, somos un grupo, somos como una flor, si yo soy Loto, somos una flor de loto, muchos pétalos que vibran en armonía. Vi que era perfecto para nosotros, porque es el concepto que queremos transmitir, esa armonía. Si hay algo importante, es la conexión humana entre los integrantes del grupo, y a través de la que sale la música”.

Asociada en el budismo a la pureza del alma, representa la capacidad de sobrevivir en entornos difíciles y a complejos procesos vitales, por su nacimiento en el lodo y la búsqueda de la luz.

Gianluca Magri

Para Gianluca, la metáfora es que estamos en un período oscuro, que va más allá de la pandemia: “Es un momento histórico difícil, en que estamos rompiendo, creo que nos encontramos en un pico donde no hay vuelta atrás, en este momento es que va a suceder un renacimiento, y la flor de loto es nuestro intento de traer un poco de luz a toda la oscuridad que vivimos en esta generación, un poco de conexión con el ser y el espíritu, porque permanecemos desconectados de él, vivimos en un mundo donde creemos solo en la realidad material , cuando hay más allá”.

“Si sucede que inspiramos a otras personas a conectar, bien, pero el objetivo es conectar nosotros, la única revolución que podemos hacer es una individual”.

“Venimos de una recta grande. Siento que no me queda mucho por hacer en este ciclo que hemos vivido aquí. Yo tengo la suerte de haber crecido en Italia también, y tener ahí familia que me espera y no veo la hora de volver a ver, porque ha sido un año y medio en Cuba, me voy por un tiempo indefinido. Hemos hecho todo lo que hemos podido, lo que estaba en nuestras posibilidades y no, porque nos han ayudado tanto, la gente se ha involucrado en el proyecto y ha sido lo más bonito de esto”.

“Como banda, lo que va a pasar ahora es que habrá un periodo donde los integrantes tienen que crecer independientemente para reunirse de nuevo en otro ciclo y dar lo mejor. Tenemos muchísimo por hacer y muchísimo ya creado. Seguiremos en contacto vía internet, me mandarán los temas, yo les enviaré las voces, creceré por allá y ellos por acá y seguiremos expandiéndonos como individuos que somos”.

Gianluca Magri

“FlorDeLoto es la familia cuando se une, pero cada uno tiene su camino específico que debe andar, para que la flor se nutra. Ahora tenemos la paz y tranquilidad de haber creado una base para que la gente se pueda referir, identificar con un grupo, un producto y un mensaje. Quiero a partir de ahí expandir la red de conexiones, darnos a conocer. Es seguir cultivando esta semillita que sembramos, y buscar la luz”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 1 =

Último minuto