junio 12, 2024
28.2 C
Havana

¡La Recarga 12X más barata aCuba! 😍

Del 10 de junio al 16 de junio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal!

Recargar ahora

Lo que el viento se llevó,  y lo que la reforma agraria nos dejó

Foto: Cuba Noticias 360

Texto: Hugo León

En las calles de toda Cuba los precios de la comida rozan el ridículo, algo sobre lo cual vale la pena reflexionar este 17 de mayo, día del campesino. Para los que no lo sepan, se escogió esta jornada y no otra para la celebración porque la Primera Ley de Reforma Agraria se firmó el 17 de mayo de 1959.

Habían pasado apenas cinco meses desde el ascenso al poder del grupo dirigido por Fidel y la revolución, que necesitaba legitimarse y que consideraba el problema de la tierra como un punto vital entre los cambios necesarios, quería cambiar el status quo en los campos cubanos y en la tenencia de las propiedades.

Difícilmente se encuentra una ley que haya determinado tanto en Cuba desde entonces, y esto no es algo que digan periodistas estatales o independientes, sino que es afirmado por historiadores y también por economistas.

Las palabras de ambos grupos interesan por igual, aunque los primeros vean el suceso como parte de un proceso de radicalización revolucionaria y como uno de los cambios fundamentales que dio forma a lo que sería la propiedad socialista cubana, y los segundos lo estudien como un factor decisivo en el devenir económico cubano.

Dicen los libros de historia oficiales que la Ley de Reforma Agraria liquidó el latifundio y la aparcería, redistribuyó las tierras del país devolviéndola a sus verdaderos dueños que eran el pueblo, y favoreció a los campesinos más pobres.

“La tierra para quien la trabaja”, reflejaba la consigna, pero sin que se haya desarrollado un movimiento cooperativo realmente independiente y tenedor de la tierra, la mauor consecuencia de la Reforma Agraria fue simplemente convertir al gobierno en el mayor latifundista de la historia de la nación.

Pero como los años no perdonan ni las malas decisiones tampoco, las reformas agrarias finalmente arruinaron el próspero campo cubano y dejaron una buena parte de este abandonado para que reinara el marabú.

Actualmente el Estado no solamente dice qué debe producir quién y cuánto, sino que también determina a qué precios va a comprarlo y a quién puede venderse. En fin, el proceso productivo está centralizado al estilo soviético y Cuba dejó de ser autosuficiente en términos de producción de alimentos.

Mucho se criticó el supuesto monocultivo cañero y de hecho se desmanteló la industria azucarera, pero se pasó simplemente a la escasez de todo tipo de cultivos y Cuba tiene que importar no sólo azúcar sino en total cerca del 80  por ciento de todo lo que consume.

Feliz día del campesino, pues. Sólo recordar que el motivo de la fiesta es una ley que tal vez haya sido creada para bien como nos dicen, pero que ayudó a limpiar los campos y vaciar los platos de la familia cubana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí