marzo 4, 2024
21.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

¡En Cuba recibirán 500 CUP de Saldo Principal, 25 GB y WhatsApp Ilimitado!

Recargar ahora

¿Se mudaron los motoristas de Santiago a La Habana?

Foto: RL Hevia

Texto: Hugo León

Durante años las motos han sido la columna vertebral de los taxis en Santiago de Cuba. Los motoristas surcan la urbe con agilidad y los habitantes ya están acostumbrados a llevar incluso grandes cargas en el reducido espacio, algo que asombra al visitante pero que es común para los santiagueros, y últimamente también para los habaneros pues hace algunos meses La Habana también se ha “contagiado” con la fiebre de las moto-taxi.

Nadie sabe en qué momento exacto comenzó esta mudanza, pero sí es seguro afirmar que esta alternativa de transporte tomó fuerza conforme la crisis del combustible golpeó a los transportistas privados habaneros, obligados a hacer cola durante días en los servicentros o a comprar la gasolina y el petróleo a precios exorbitantes en el mercado informal.

Con cada litro de combustible costando entre 300 y 500 pesos, las motos empezaron a brillar como solución, pues son mucho más económicas en términos de consumo y también porque una buena parte de los motoristas dedicados a esta función utilizan vehículos eléctricos, es decir, no tenían que sufrir las tortuosas colas de los servicentros.

Moto taxis en La Habana, lo último que trajo el tren

Yandro, de 26 años y nacido en Santiago de Cuba, llegó a La Habana hace algunos meses a buscar mejor fortuna trabajando con su moto eléctrica. En la capital paga alquiler pero aún así, con lo que gana a diario transportando personas está “mucho más cómodo”, vive mejor e incluso gira dinero cada mes a sus familiares en Oriente.

Un amigo suyo lo invitó asegurándole que aquí la cosa estaba mejor, y no se equivocó. “Aquí hay menos apagones, y es verdad que casi todo es más caro pero hasta se encuentra la comida más fácilmente”.

“Llegué con mi moto eléctrica nueva y me puse a trabajar en la Virgen del Camino”, nos cuenta. Allí se percató rápidamente que en vez de hacer la misma ruta que los carros, era mejor trabajar como “taxi directo”, y así lo ha estado haciendo los últimos 4 meses.

“Si en Santiago la carrera buena cuesta 200 pesos, aquí una normalita no baja de 300 y son cortas en su mayoría”, explica.

-¿Pagas licencia?

-”No, aunque me gustaría trabajar legal para estar más tranquilo, pero primero tengo que hacer otro montón de papeleos por haberme mudado y no es fácil el trámite.” “Y no soy el único, casi todos en la piquera somos de Oriente y apenas un dos o tres tienen todos los papeles. Lo malo de eso es que va pasando el tiempo y uno se acostumbra a eso, después va a ser difícil ordenar nuestro trabajo”.

-¿Piquera?

“Sí, es más fácil y organizado. Hacemos cola y entre todos también nos cuidamos, nos mantenemos todo el tiempo comunicados y si necesitamos ayuda en la vía por algún problema de la moto siempre hay alguien disponible para socorrerte”.

“Entre todos le damos mil pesos al día a los muchachos que nos buscan las carreras, a veces se les da 50  por cada viaje y así evitamos estar buscando clientes a viva voz, sin papeles, a merced de inspectores y demás”.

“Yo decidí trabajar así, es lo que estamos haciendo los que hemos llegado de Santiago y de Granma que estamos acá. Los motoristas habaneros se apuntan en las aplicaciones y en las agencias de motos que hay en WhatsApp porque muchos de ellos sí tienen papeles”.

Agencias de moto taxis y aplicaciones, más opciones para los motoristas

Moto Taxi, Moto Xpress, Pegasus Riders… son sólo algunas de las agencias de taxi que utilizan motos como principal medio de transporte en La Habana. Se trata de un negocio en auge que opera a través de plataformas de mensajería como Telegram y WhatsApp. Funcionan de la misma forma que las agencias de carros pero son más económicas y han ganado espacio en el complejo escenario que vive la mayor urbe cubana con el transporte.

Incluso la conocida aplicación “La Nave” incluyó hace meses la opción de motos para realizar los viajes, con la mitad del costo que los carros estándar. Fuentes cercanas a Cuba Noticias 360 confirman que han utilizado esta alternativa en múltiples ocasiones y el servicio ha sido puntual y eficiente.

En conversación con uno de los motoristas que trabaja para La Nave, pudimos conocer que “es obligatorio” tener la licencia y los papeles de la moto, presentar la licencia de conducción y la licencia operativa para transportistas.

“El precio del pasaje lo calcula la aplicación, al igual que la duración y el trayecto del viaje, lo nuestro es estar disponibles y ser puntuales”, apuntó el taxista.

“Y en todo el día no paramos, así que aunque inicialmente fue un experimento tuvo éxito y se quedó la opción”, agregó.

La Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) estima que en La Habana viven más de dos millones de personas que en total realizan no menos de 300 millones de viajes al año. Como esta alta demanda no encuentra respuesta en el menguado transporte público, las cooperativas de taxis y los nuevos motoristas han encontrado un espacio para ofrecer sus servicios.

El problema, y en eso coincidieron los motoristas entrevistados, es que han visto a las autoridades destinar triciclos eléctricos para el transporte de pasajeros y de carga pero no intentar regular mejor y organizar el trabajo de quienes ofrecen ese servicio de forma particular.

Esto, a simple vista, se traduce en millones de pesos dejados de ingresar por concepto de impuestos y en miles de conductores y equipos circulando sin más reglas que las de la calle.

2 COMENTARIOS

  1. Bueno, realmente en La Habana conozco moto taxi desde el 2008 aproximadamente, tenia varios vecinos que se dedicaban a ese tipo de trabajo, sea con trabajadores de restaurantes, turismo y algunos vecinos……pero eso de que se hayan mudado de Santiago de Cuba para La Habana, eso es viejo…la Habana está llena de orientales sobretodo, y créeme que la mayoría no está manejando moto…

  2. Sólo frases para interpretar: «A río revuelto, ganancia para el pescador» , «El tiburón se baña; pero salpica», «Qué la Habana no aguanta más, que va, que va».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí