diciembre 1, 2021
14.2 C
Havana

Una nueva estrella regatea en el cielo

Momentos únicos en la carrera de Diego Armando Maradona

Texto: Manolo Vázquez

Si por fin existe el más allá y se juegan partidos sobre las nubes, díganles a los mejores ángeles que acaba de llegar el eterno D10S del fútbol mundial.

Para recordar a Diego Armando Maradona no valen solo sus goles o asistencias. Cualquier término le quedaría pequeño, como la camiseta que más amó, la de su selección nacional.

Ídolo mundial. Campeón del orbe en 1986. Líder total, de gran personalidad y sobrado talento. Autor del mejor gol de la historia. Se lleva a todo el mediocampo, la defensa y el portero de Inglaterra, rival al que tenía que derrotar aquella Argentina como fuese, incluso con la Mano de Dios, esa tarde imborrable que bajo el cielo mexicano hizo vibrar especialmente a toda Latinoamérica.

Y qué decir de Italia 90 y el injusto penal en contra frente a Alemania en la final. O el grito de gol a Grecia que casi penetra las cámaras de televisión en Estados Unidos 1994 y que marcó el fin de una era irrepetible, tanto para la albiceleste como en la carrera del Pelusa.

Nápoles también le guardará luto eterno al Pibe de Oro. Sacó del anonimato a la sureña ciudad para que nunca más abandonara al planeta fútbol. Tanto le deben allí que cada tres pasos aparecen la imagen o el nombre de Maradona en una pared, una pizza o un coctel, como auténtico D10S omnipresente.

Esta vez él no pudo eludir a su oponente, la muerte. Esa que no entiende de gambetas ni disparos de zurda. Sin embargo, hasta las generaciones venideras tendrán en el 10 argentino un legado indestructible de buen fútbol y actitud.

Cuando una estrella se mueva de un lado a otro del cielo y la luz de la Luna se opaque en la noche, no lo duden, Maradona tiene el balón en los pies.

Descanse en paz maestro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cinco =

Último minuto