julio 1, 2022
24.2 C
Havana

Celebrar otro primero de mayo en tiempos de COVID-19

¿Qué ha cambiado en Cuba?

Foto: Roy Leyra

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Con el lema de “Unidos: Hacemos Cuba” el gobierno cubano, a través de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y sus Sindicatos Nacionales convocó a las celebraciones habituales de cada primero de mayo en la isla por el Día Internacional de los Trabajadores. Otra vez de un modo virtual llegó el festejo, adaptado así a la vida en pandemia, pero ¿en qué contexto real celebra la Mayor de las Antillas esta fecha?

El año pasado, bajo los nervios de una pandemia que recién se cernía sobre la isla y el mundo, se convocó a una jornada desde casa, también volcada a lo virtual, justo como en este 2021.

Debido a la COVID-19, ha quedado atrás por segunda vez la multitudinaria celebración en la Plaza de la Revolución, y en plazas de provincias del país. El distanciamiento social y las medidas higiénico sanitarias han creado una pauta.

Hoy, llegó la celebración en medio de una fuerte crisis económica que vive el país, con el incremento constante de casos positivos al nuevo coronavirus y tristemente, de fallecidos y niños contagiados, de nuevas cepas del virus más peligrosas aún, del miedo y la incertidumbre.

Este año, además, los trabajadores cubanos, han debido adaptarse a las nuevas medidas devenidas por la Tarea Ordenamiento, la unificación monetaria, el aumento salarial, el alza exponencial de precios de productos y servicios, el incremento constante en la tasa de cambio del dólar, la escasez de alimentos…

Como motivaciones para celebrar una vez más, el gobierno usó la lucha contra el bloqueo y el recrudecimiento de este, y el apoyo a los trabajadores de la salud que se enfrentan en primera línea a la COVID-19.

Las jornadas del VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba, donde fue seleccionado Miguel Díaz-Canel como Primer Secretario del Comité Central del órgano, han sido usadas también como fundamento para el festejo, además de guía.

“Sus acuerdos constituirán brújula que guiará la acción de los trabajadores en el empeño por continuar adelante en la implementación de los profundos cambios que nos hemos propuesto, como parte de la actualización del Modelo Económico y Social de Desarrollo Socialista”, decía la convocatoria publicada en el periódico Granma.

La CTC reconoció que para el obrero el escenario es “complejo y desafiante”, con el impacto del bloqueo y los efectos de la pandemia, los cuales han llevado en gran parte a una “elevada contracción de la economía y el consiguiente desabastecimiento del mercado interno, lo que ha provocado la elevación de los precios y una disminución de la capacidad de compra del salario”.

En 2021 las transformaciones no han cesado, desde las aplicadas a la empresa estatal socialista hasta la nueva política para el perfeccionamiento del sector no estatal.

Ha sido, en resumidas cuentas, un primero de mayo que llama a pensar en las trasformaciones que ha sufrido el entorno laboral en Cuba, con el teletrabajo y la pandemia de trasfondo, y en la situación del obrero cubano y su rol al interior de las familias.

Foto: Jorge Luis Borges

Cuando Cuba arribe definitivamente a esa nueva normalidad que tanto se sueña, se verá entonces si las celebraciones y las consignas del primero de mayo vuelven con rigor a su carácter presencial, como un fuerte del gobierno para demostrar la vigencia de una tradición que tuvo su mejor momento en los tiempos de Fidel Castro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cuatro =

Último minuto