junio 29, 2022
32 C
Havana

Prohíben ejercicio en sistema de salud cubano a implicados en muerte de dos niños tras tratamiento con Ampicillín

Foto: Roy Leyra

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

El Ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP) prohibió el ejercicio de la profesión y separó del sector de la salud al personal sanitario implicado en la muerte de dos niños tras la administración de un tratamiento de Ampicillín el pasado 7 de abril en la sala de neonatología del hospital “Dr. Agostinho Neto” en Guantánamo.

A los funcionarios que tuvieron responsabilidad en la violación de las normas establecidas en estos casos se les impusieron medidas administrativas.

El medicamento fue administrado a otros cuatro niños, de los cuales dos pasaron a un estado crítico del que evolucionaron satisfactoriamente y el resto no presentó síntomas después de la inyección.

Las autoridades sanitarias crearon una comisión para investigar los hechos que determinó que “el cuadro clínico presentado por los niños no tuvo relación con sustancias tóxicas contaminantes ni con problemas de calidad del medicamento utilizado”.

A su vez, dijo el reporte, “estaba justificada la conducta terapéutica seguida con los niños, al ser neonatos pretérminos bajo peso, con enfermedades asociadas”.

Los dos fallecimientos y la gravedad de los  niños se debieron a un cuadro infeccioso sobreagudo”, y a “violaciones durante el proceso de preparación del medicamento”, indicó la nota.

El MINSAP dijo que se informó a los familiares de los niños los detalles de la investigación.

“El Ministerio de Salud Pública lamenta profundamente este triste suceso acontecido y asegura a nuestro pueblo que se han adoptado las medidas para que hechos como ese no se repitan en el país”.

Este caso ocurrió a menos de dos años de la muerte de la bebé Paloma, el 11 de octubre de 2019, por síndrome de shock tóxico a causa de  la bacteria Estafilococo aureus, de la cual se contaminó  debido a violaciones sanitarias por parte de la enfermera que le administró la vacuna PRS (Paroditis, Rubéola y Sarampión) en el policlínico “Betancourt Neninger” del municipio de La Habana del Este, La Habana, como parte de la campaña de vacunación  a niños contra esa enfermad.

La enfermera fue inhabilitada para ejercer en el sistema e salud cubano y fue procesada en un juicio cuya sentencia se debía anunciar  el 22 de octubre de 2020, pero que todavía no se conoce su resultado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × dos =

Último minuto