marzo 4, 2024
19.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

¡En Cuba recibirán 500 CUP de Saldo Principal, 25 GB y WhatsApp Ilimitado!

Recargar ahora

Crisis energética en Cuba obliga a apagar de noche el alumbrado público

Foto: Archivo | CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

En muchísimas provincias de la Isla, la profunda crisis energética ha obligado a los gobiernos locales a tomar medidas extremas, entre ellas, apagar de noche todo el alumbrado público.

Varios medios de prensa del interior del país han esbozado —algunos, incluso, criticado— la determinación, que forma parte de un paquete dirigido a reducir al mínimo el gasto de energía eléctrica en el sector estatal y, por ende, disminuir los apagones en el sector residencial. En buen cubano: apagar las calles para alumbrar los hogares.

En la central provincia de Sancti Spíritus, por ejemplo, Darío Peña Cuenca, director comercial de la Empresa Eléctrica del territorio, reconoció que es una orientación de obligatorio cumplimiento que en las noches y madrugadas se apague el alumbrado público, excepto un grupo de luminarias que se mantienen encendidas por decisión del gobierno, entre ellas los tramos de la Carretera Central en los municipios de Sancti Spíritus, Jatibonico, Cabaiguán y Taguasco, y una sección de Avenida de los Mártires en la capital provincial.

Si bien por un lado esa suerte de apagón público generalizado permite que se ahorre energía eléctrica que puede redundar en beneficio del sector residencial, por otro implica un aumento del riesgo para las personas que circulan de noche por calles y barrios cubanos, que han visto cómo aumentan exponencialmente los asaltos y episodios de violencia; todo lo cual genera un clima de inseguridad ciudadana sin precedentes en la historia reciente de la isla.  

Para hacer cumplir la medida, la Empresa Eléctrica chequea constantemente el apagado y encendido de las luces a través de un sistema de guardias que llevan a cabo los propios trabajadores del sector, quienes se han ganado fama de intolerantes en no pocos territorios.

Y si son rigurosos con el apagado nocturno, pueden calificar como radicales cuando encuentran una luz encendida en la calle durante el día. “Eso es derroche y ausencia de uso racional de la energía y lo que está indicado cuando se detecte es desconectarla totalmente”, explicó a la prensa local Peña Cuenca.

Las medidas de ahorro en el sector estatal cubano han llegado al extremo de establecer planes de gastos de corriente eléctrica incumplibles para organismos y empresas, de reducir los compromisos de producción, con el subsiguiente impacto para la economía nacional y doméstica, y recortar los horarios laborales, sobre todo para personal de oficinas.

Pero, ni siquiera semejante cacería de brujas ha logrado lo que es, en esencia, ilógico: que el país funcione y, por demás, avance, sin combustible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí