mayo 24, 2024
31.2 C
Havana

¡La Recarga SALDO 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 14 de mayo al 29 de mayo ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am!

Recargar ahora

Cuba se reivindica con buenas actuaciones en Mundial de Atletismo en Budapest

Foto: Kovop | Shutterstock

Texto: Raúl del Pino

A los atletas cubanos, más allá de ganar una medalla, la afición les pide siempre que den lo mejor de sí en las competiciones fundamentales de sus respectivas disciplinas. No sirve de nada lograr marcas de nivel mundial, si en el momento cumbre de la temporada quedan alejados de esos resultados.

El saltador de altura Luis Enrique Zayas cumplió exactamente con esa máxima este martes y se apareció con el mejor salto de su vida en la mismísima final de su especialidad en el Mundial de Atletismo que acoge la ciudad de Budapest por estos días.

El santiaguero sobrepasó la varilla fijada en 2,33 metros en el mismo primer intento de una competencia donde estaban los mejores exponentes del salto alto de la actualidad. Por un momento, llegó incluso a situarse en posición de medallas para sorpresa de todo los presentes que no esperaban un desempeño así del caribeño después de su discreta clasificación jornadas antes.

Zayas necesitó 10 oportunidades para incluirse entre los 13 finalistas el pasado domingo y apenas logró brincar 2,28. Parecía que su potencial para la discusión de las medallas rondaba sobre esa altura, luego de que asistiera a la lid universal con un 2,31, alcanzado en junio último, como mejor marca personal.

Pero el monarca panamericano de Lima 2019 se sacudió de todos sus lastres y protagonizó probablemente la mejor secuencia de su carrera. Zayas superó cada una de las alturas fijadas tras fallar siempre el primer salto.

Así dejó atrás los 2,20, más tarde los 2,25 y por último unos 2,29 que ya mejoraban lo hecho en la clasificación de hace par de días. Una vez llegado hasta ahí, terminaron los paños tibios y solo quedó con vida un pequeño grupo en el que sobresalían los dos campeones olímpicos de Tokio 2020, el qatarí Mutaz Essa Barshim y el italiano Gianmarco Tamberi.

Pero el cubano aceleró confiado rumbo a los 2,33 y los sobrepasó limpiamente para salir corriendo lleno de euforia a celebrar con su entrenador en las tribunas. Sin importar si lograba una medalla o no, aquel estirón coronó una excelente temporada a la que aún le quedan los Panamericanos de Santiago en octubre.

Los 2,36 sí ya resultaron un muro infranqueable para el discípulo del entrenador Francisco Centelles y falló en los tres intentos, al igual que el vigente titular de los últimos dos mundiales, el qatarí Barshim, que esta vez debió conformarse con el tercer lugar.

Quienes sí superaron esa altura fueron el italiano Tamberi, a la postre el nuevo monarca universal, y el estadounidense JuVaughn Harrison, que de terminar noveno en Obregón 2022, ahora se marcha con una bien ganada presea de plata.

Y si la justa mundial del año pasado dejó a Cuba por primera vez sin medallas en 40 años de estos eventos, el atletismo de la isla caribeña ha regresado por sus fueros en la capital húngara, pese a asistir con una de las delegaciones más discretas de su historia.

De volver al podio mundial se encargaron el lunes los triplistas Lázaro Martínez y Cristian Nápoles, aprovechando la ausencia de última hora por lesión del cubano nacionalizado portugués Pedro Pablo Pichardo.

Los dos antillanos, en ese orden, se quedaron con la plata y el bronce de una prueba que ganó  el experimentado burkinés Hugues Fabrice Zango al estirarse hasta los 17.64 metros en su tercera secuencia de salto.

Martínez acarició el oro con un primer intento de 17.41, la marca que finalmente le valió para el subcampeonato del mundo. Nápoles, por su parte, se quedó a solo un centímetro de su connacional en su tercera oportunidad, y en ese momento la dupla cubana llegó a hacer el 1-2 en el podio, a falta del salto vencedor de Zango.

Sin embargo, el quedarse a las puertas de la corona no le resta mérito en lo absoluto a una actuación histórica que devuelve a Cuba a un podio masculino en el triple salto por primera vez desde 2015, cuando Pichardo quedó en plata en Beijing 2015.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí