diciembre 1, 2021
14.2 C
Havana

La “coronadespreocupación” ¿otra nueva enfermedad?

Foto: Jorge Luis Borges

Texto: Redacción Cuba Noticias

Con las adaptaciones a esta “nueva normalidad”, el coronavirus se ha convertido en un vecino más, otro ser que camina por la calle y con el que hay que aprender a convivir, ¿pero eso está bien?

Adaptarse a los cambios nos permite avanzar, evolucionar y vivir en los distintos contextos que la vida presenta; ahora, nos adaptamos (forzosamente) a estar en casa durante la cuarentena, a saber, que hay allá afuera un virus con consecuencias mortales; nos adaptamos al hipoclorito en nuestras manos, al nasobuco, a la espera de una vacuna que lo cure, o elimine los contagios.

Nos hemos acostumbrado a saber al virus ahí, presente, y con todo lo demás -unificación monetaria, tarifa nueva de la electricidad, precios de la canasta básica, etc., etc.- se le ha quitado importancia, puede decirse que ha nacido una “coronadespreocupación”.

Aquí en Cuba, nos adaptamos a hacer colas kilométricas y estancadas en el tiempo, para comprar pollo, aceite, detergente o lo que sea, sin distancia entre las personas y hablando de cerca con los demás, porque así es de sociable el cubano.

Nos adaptamos a viajar en ómnibus en los que ni de cerca, se respeta el distanciamiento social, y en los que los inspectores o choferes regulan, sólo cuando les parece, la cantidad de personas que acceden al mismo, es muy difícil controlar a una muchedumbre que lleva horas en la parada esperando para poder trasladarse.

En toda esa vuelta a la “normalidad” nos hemos adaptado a las mismas condiciones de vida que ha tenido desde hace varios años el cubano, sólo que ahora, entre escasez y necesidad, está el coronavirus, como uno más en el club.

En esas colas, en las guaguas, él está, aunque sea subvalorado, obviado. ¿El resultado? Cuba rompió dos de sus cifras récords para un día desde que comenzó la pandemia en la Isla hace nueve meses: 217 casos confirmados, con 13 mil 138 muestras estudiadas.

Entonces, ¿es o no seria la situación con el virus? ¿Hay que despreocuparse y seguir como si nada? Pues no, al coronavirus tenemos que verlo como el vecino al que no soportamos, ese que está ahí esperando para aguarnos la vida con la primera oportunidad que tenga. 

Los científicos y especialistas de la Mayor de las Antillas han alertado sobre el repunte de la tasa de incidencia, el propio decano de la Facultad de Matemáticas y Computación de la Universidad de La Habana, Raúl Guinovart, ha compartido que existen las condiciones para que se mantenga una tendencia al alza en los próximos días.

Y no hay que ser matemático para saberlo, debido a la llegada al país de nuevos visitantes, lo que ha disparado el número de casos importados, más el descontrol con las medidas preventivas higiénico-sanitarias, es lógico que la cifra de contagios sólo vaya en aumento. 

¿Qué hacer? Vivir sin miedo, pero conscientes de las consecuencias del virus para la salud, el espíritu y la economía. Consejo que funciona tanto para los cubanos como para todo el mundo. Protegerse queda como preocupación personal, depende de cada uno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =

Último minuto