noviembre 26, 2021
23.2 C
Havana

De precios, subsidios y preocupaciones: la nueva historia de los medicamentos en Cuba

Texto: Karla Castillo

Hace algunos días, después de anunciarse el inicio del ordenamiento monetario, autoridades cubanas informaron sobre los nuevos precios minoristas que tendrían medicamentos expendidos en farmacias, lo que disparó las alarmas del cubano, que, aunque verá su salario mínimo elevado a los 2100, tendrá ciertas dificultades para acceder a algunas medicinas, por los precios que alcanzarán.

Por todas las dudas que surgieron con la declaración hecha por el Estado sobre esos productos, tuvieron que esclarecer algunas de las medidas y para eso usaron el espacio de la Mesa Redonda este martes.

Entre lo informado, insistieron que el 46 por ciento de los medicamentos de venta en farmacia serán subsidiados por el presupuesto del Estado y mantendrán su precio actual tras el inicio del proceso de ordenamiento monetario (para el que queda prácticamente horas).

Ante las necesidades de medicamentos para el tratamiento de enfermedades crónicas, indicaron, se decidió que no todos podían experimentar una subida de precios, y para que se entienda mejor todo el enredo entre los que suben su costo o no, se dividieron en tres grupos.

El primero, es el de los que se dispensan por tarjetas de control en la red de farmacia y responden a tratamientos de enfermedades crónicas, se incluyen 85, entre los que 23 son importados (no aumentan su precio).

En el segundo se encuentran los medicamentos complementarios a los controlados (77 en total), que están indicados en períodos largos a pacientes con enfermedades neurológicas, psiquiátricas, VIH, cáncer en su estadio terminal (sus precios tampoco se modifican).

Mientras, en el tercer grupo, están los no controlados ni complementarios, que se usan en cortos periodos de tiempo como es el caso de los antibióticos, antiparasitarios y analgésicos, y sí se van a modificar sus costos.

Otra mención en el espacio televisivo, iba sobre una corrección en el listado de precios de los medicamentos, en la que se detalla que, aunque los que son controlados por tarjetón y los complementarios mantienen sus precios actuales de cara al comercio minorista, no ocurrirá así respecto a los precios mayoristas que sí incrementarán debido a la devaluación de la moneda nacional.

Para evitar las confusiones y calmar las dudas de la población, decidieron actualizar el listado de precios, eliminando los que son de uso exclusivo en los hospitales, y que no se venderán en farmacias comunitarias.

Del listado, se van 12 que no se continuarán exportando, pero que se incorporarán con precios más bajos formados por el método de gasto, tal es el caso de la amoxicilina cubana.

Se excluirán 18 medicamentos importados en años anteriores, pero que no lo harán más, cuyos precios fijados eran más altos por el efecto de la devaluación de la moneda (24 CUP x 1USD), así como eliminarán unos 17 porque no se continuarán comercializando ni produciendo, como el naproxeno.

Habrá medicamentos que por sus características de gramaje, importación o procedencia tendrán precios diferentes, y ahí entra la polemizada dipirona, que tiene fijados seis precios distintos, atendiendo a esas condicionantes.

Realmente, resulta complejo todo lo relacionado a estos cambios con los medicamentos, pero la máxima es que los usados para enfermedades crónicas, se mantendrán subsidiados y al mismo costo, mientras que otros como los antibióticos y los analgésicos, no, y sí subirán de precio.

Más allá del aumento en su valor de costo, preocupa la disponibilidad en las farmacias, cuyos insumos han estado más escasos de lo común estos últimos meses, y las colas a finales y principios de mes, cuando deben llegar los medicamentos para ser vendidos, hablan por sí solas de la necesidad que hay en el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 3 =

Último minuto