mayo 17, 2022
24.2 C
Havana

Historia vs Polémica: primer deportista transgénero en Juegos Olímpicos

Foto: Comité Olímpico de Nueva Zelanda

Texto: Alejandro Varela

El nombre de Laurel Hubbard pasará a la historia como el del primer deportista transgénero que participará en unos Juegos Olímpicos. La noticia fue confirmada este lunes por el Comité Olímpico de Nueva Zelanda (NZOC), país que representará la atleta en la modalidad de halterofilia.

Laurel, anteriormente llamado Gavin hasta que cumplió los 30 años, ganó el boleto a Tokio 2020 a través del ranking internacional de la Federación Internacional de Levantamiento de Pesas (IWF) y representará al equipo neozelandés en los 87 kilogramos, una categoría donde ya tiene varios lauros en eventos internacionales pasados.

«Me siento agradecida por la amabilidad y el apoyo que me han brindado tantos neozelandeses», expresó la halterista de 43 años de edad, quien comenzó en 2012 su proceso de reasignación de sexo. El ente olímpico de la nación oceánica explicó, por su parte, que Hubbard cumplió con los criterios de elegibilidad de todas las organizaciones internacionales competentes, incluyendo los referidos al cambio de sexo.

«Reconocemos que la identidad de género en el deporte es una cuestión muy sensible y compleja que requiere un equilibrio entre los derechos humanos y la equidad en el terreno de juego», indicó Kereyn Smith, directora general del NZOC.

La federativa agregó que Nueva Zelanda tiene una fuerte cultura de inclusión y respeto por todos, además de estar comprometido en apoyar a todos los atletas elegibles y garantizar su bienestar mental y físico, junto con sus necesidades de alto rendimiento, mientras se preparan y compiten en los Juegos.

Si bien la decisión ha sido acogida con beneplácito por varios sectores sociales en todo el planeta, también ha provocado reacciones de rechazo, incluso en el propio mundo del deporte. Recientemente, la belga Anna Vanbellinghen, rival de Hubbard en su misma categoría, dijo que si la neozelandesa se presenta en Tokio sería injusto, y calificó el hecho como una broma de mal gusto.

Cualquiera que haya entrenado levantamiento de pesas a un alto nivel sabe que esto es cierto, esta situación en particular es injusta para el deporte y los atletas. Se pierden oportunidades que cambian la vida de algunos atletas, medallas y calificaciones olímpicas», alegó la levantadora de pesas europea en mayo pasado.

Sin embargo, la polémica por su participación en competiciones viene desde mucho antes. Por ejemplo, en 2019 se colgó la medalla de oro en los Juegos del Pacífico celebrados en Samoa, en donde venció precisamente a una representante del país anfitrión. El suceso provocó indignación y llevó al jefe del equipo de pesas del pequeño archipiélago del Pacífico a decir en múltiples ocasiones que la presencia de Hubbard en la cita de la capital japonesa es equivalente a permitir que los atletas se «droguen».

La realidad es que tarde o temprano los deportistas transgénero iban a acudir a los Juegos Olímpicos. La posibilidad se abrió desde que Comité Olímpico Internacional (COI) cambiara sus reglas en 2015 permitiendo a los atletas con esas características competir como mujeres si sus niveles de testosterona se encontraban dentro de determinados parámetros que no les diera ventaja. Lo singular de este caso es que Hubbard, más allá de entrar a los libros por ser la primera en romper esa barrera, tiene posibilidades reales de acceder al podio, lo que haría aún más trascedente su historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + doce =

Último minuto