octubre 26, 2021
24.2 C
Havana

Jorge Alí, un actor todoterreno

Foto: YouTube

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Jorge Alí pertenece a una destacada familia de actores. Su tía, Paula Alí, es una de las personalidades del mundo actoral cubano, mientras su hermano, Omar Alí, ha mantenido una carrera ascendente en la televisión.

Los cubanos se acostumbraron a disfrutar de las actuaciones de Jorge Alí en la televisión, el teatro o el cine.

El actor, nacido en Pinar del Río en 1959, dio sus primeros pasos en la televisión y el teatro antes de darse a conocer como uno de los actores más populares de la isla. Comenzó su rumbo al estrellato a partir de su papel en la película Los Sobrevivientes, de Tomas Gutiérrez Alea, uno de los grandes clásicos del cine cubano.

Alea lo seleccionó para el papel tras reconocer su entrega en una obra de Teatro Estudio, grupo con el que Alí interpretó varios títulos y descolló por su reconocido talento junto a otros actores que integraron este importante colectivo del teatro insular y latinoamericano.

El actor participó en otras películas como Un hombre de éxito, de Humberto Solás; Leyenda, de Rogelio París y Jorge Fraga; Pon tu pensamiento en mí, de Arturo Sotto; Perfecto amor equivocado, de Gerardo Chijona; Lisanka, de Daniel Díaz Torres; y Lista de Espera, de Juan Carlos Tabío; entre otros.

En años más recientes en la televisión se recuerda por su papel en el humorístico de Punto G, un programa de enredos muy gustado por los televidentes en el que compartió el elenco con las actrices Heydy González y Paula Alí.

Alí estuvo en otros programas de televisión y novelas en los que generalmente destacó por su destreza creativa y su solvencia interpretativa para sacar adelante los personajes que asumía y que con frecuencia gozaban de popularidad entre los cubanos. Pero un buen día se empezó a sentir su ausencia en la pantalla hasta que se supo de su nueva vida en Estados Unidos, donde se había establecido en 2009 tras dejar en la isla una carrera fulgurante.

De Alí en Estados Unidos, donde vive actualmente junto a su familia, se dijo mucho en Cuba durante los primeros años. Se dijo que había trabajado en un supermercado, que estaba vendiendo piñatas en una tienda destinada al universo infantil, entre otras historias.

Pero lo cierto es que no se desprendió de su trabajo actoral en tierras estadounidenses, especialmente en la Florida. Lo hizo, eso sí, después de trabajar en un banco de sangre y desarrollar otras labores para ganarse la vida a las que suelen enfrentarse los emigrantes.

Ya de retorno a la actuación fue incorporado al Canal 41 de Miami donde intervino principalmente en programas y shows humorísticos. También ha trabajado para el canal América TeVé en diversos programas enfocados en el humor, entre otros temas.

El actor compaginó sus roles en la actuación con su trabajo como chofer de Uber, el cual posiblemente la ha permitido conocer más a fondo la identidad y la idiosincrasia de esa ciudad y llevar esa visión de la amalgama cultural de dicha región a algunos de sus personajes.

Jorge Alí ha sido uno de los actores más carismáticos que ha dado la televisión cubana. Se colocó en la memoria de muchos televidentes por su talento para el humor, pero también resultan muy destacables los papeles dramáticos que ha representado a lo largo de su extensa y prolífica carrera, en la que se deben mencionar sus personajes en el policiaco Tras la huella. 

En los últimos años un amplio número de actores muy conocidos se han marchado de la isla para probar suerte en otros países, sobre todo en naciones como España y Estados Unidos. Unos han corrido mejor suerte que otros: algunos han triunfado en el cine y la televisión y algunos han abandonado la actuación para dedicarse a distintos oficios como una mejor forma de vida.

Entre ese grupo de actores que en años más recientes “desaparecieron” de las nuevas producciones en la televisión y el cine en Cuba, Jorge Alí ocupa un lugar esencial en el recuerdo por su estrecha comunicación con el público, su alto nivel profesional y la veracidad que insufló a sus personajes.    

A más de 10 años de su salida hacia Estados Unidos todavía los cubanos siguen disfrutando de sus actuaciones cada vez que se retransmiten programas como Punto G o algunas de esas grandes películas cubanas en las que sus interpretaciones nunca pasaron desapercibidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − dos =

Último minuto