abril 12, 2024
25.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

Del 5 de abril al 30 de abril ¡En Cuba recibirán 2500 CUP Saldo Principal con Internet Ilimitado de 12 am a 7 am!

Recargar ahora

José Ramón Rodríguez, una historia de lágrimas y redención

Fotos: Yuhki Ohboshi y cortesía del entrevistado

Texto: Raúl del Pino

Pepe, el guajiro de Santa Cruz del Sur, es un hombre dicharachero y jodedor, como podría decirse en el mejor cubano posible. Un tipo “vivo”, de esos que siempre están para dar “chucho” en una conversación entre amigos. Pero a la vez, José Ramón Rodríguez es un atleta consagrado a sus objetivos, un animal de trabajo con mentalidad de acero inoxidable. Solo así ha podido sortear todos los obstáculos que le han aparecido en el camino.

Ahora, después de varios años de sacrificio, de imponerse a no pocas adversidades, tanto profesionales como personales, el sueño de su vida asoma brillante en el horizonte como el sol que nace. El premio a un esfuerzo del que solo es consciente el flamante número 30 de un histórico equipo Cuba que se encuentra a las puertas de debutar en el V Clásico Mundial.

Su participación en el magno evento del béisbol universal ocupa la mayor parte de un extenso diálogo con Cuba Noticias 360, mas antes llegar al que define como “momento más importante” de su carrera, el espigado lanzador oriundo del sureño municipio camagüeyano hace una pausa y mira hacia atrás.  Recordar el pasado, sobre todo cuando se estuvo a punto de perderlo todo, puede resultar un ejercicio doloroso, sin embargo, no para él, aunque reconoce que esa lesión a sus 25 años marcó un antes y un después en su vida.

“La lesión en mi brazo de lanzar llegó cuando estaba en mi mejor forma, en el año 2017. Era un momento en que estaba prácticamente establecido en el equipo nacional. Sentí una molestia en el codo que me impedía tirar y al tiempo decidí verme con los especialistas del hospital Frank País, donde me dijeron que necesitaba la cirugía Tommy John. Ahí el mundo se me cayó encima, entonces esperé unos días, lo consulté con mi familia y tomé la decisión de entrar al salón de operaciones. Luego de la cirugía vino una etapa larga de recuperación. Lo más duro fue lograr la extensión total del brazo, que me llevó de seis meses a un año. Después fui para Pinar del Rio y empecé a trabajar con el profesor Cortina para fortalecerme y volver a lanzar.

¿Durante todo ese largo proceso, cuál momento fue el más difícil para ti?

Fue al poco tiempo de comenzar a trabajar con el profesor Cortina. A las dos semanas empecé a sentir nuevamente una molestia en el brazo operado. Ese día recuerdo que llegué más temprano al estadio Capitán San Luis y me senté a esperarlo. Cuando vi que llegaba no pude aguantar y se me salieron las lágrimas. Me sentía inseguro, no sabía si iba a poder volver a lanzar, pero él me dio tranquilidad y me dijo que esa molestia era algo que podía pasar. Ese día no entrenamos y nos fuimos directo para la terminal a sacar un pasaje para La Habana. Cuando vi al médico en el Frank País, me estudió, me mandó rehabilitación y dijo que me iba a recuperar.

Una vez de vuelta a tu equipo Camagüey en la Serie Nacional seguiste trabajando duro…

Fue un trabajo muy intenso. Después que rebasé la lesión fui al gimnasio del profesor Lázaro, en Camagüey, y nos entrenó muy bien, a mí y a otros compañeros del equipo. Primero trabajamos la fuerza para luego adquirir todo lo demás. Me preparé muy bien física pero también psicológicamente. Hice ajustes en la zona de strikes, perfeccioné algunos lanzamientos. Mejoré la velocidad, ahora estoy más duro que antes. Ya en la Serie, a cada salida le ponía el mayor interés y así logré situarme otra vez entre los mejores lanzadores del país.

Y llegaron nuevamente las convocatorias a preselecciones nacionales…

Ver mi nombre en equipo de Cuba otra vez me hizo sentir muy bien, que ya estaba recuperando mi forma de antes. Me dieron la oportunidad de lanzar en Holanda (Torneo de Harleem, julio 2022) contra Estados Unidos y lo hice bastante bien. Más adelante me dieron la bola en el primer juego en Bahamas (Copa del Caribe, diciembre 2022) y después en la semifinal, donde tuve dos buenas actuaciones. Me había preparado fuerte para lucir bien ahí, porque sabía que pronto venía la pre del Clásico. Y cuando salí entre los elegidos ya cumplí una gran parte de la meta que me había trazado después de la operación.

Esta ha sido una de las mejores preparaciones de Cuba para un evento internacional, casi dos meses, desde principios de enero…

En La Habana estuvimos 20 días entrenando, nos hospedaron en el Hotel Cohíba, la preparación fue muy buena, ahí empezamos a calentar los motores. Los atletas más experimentados fueron haciendo sus ajustes, fortaleciendo, y en el caso de nosotros, los lanzadores, contamos con el profesor Cortina que nos ayudó a trabajar fuerte en la mecánica, en los ejercicios de velocidad de reacción, en el control de los lanzamientos…

De lo vivido hasta ahora en los topes de preparación en Japón y Taiwán, ¿qué crees le falte al equipo para lograr el objetivo de avanzar entre los dos primeros del grupo?

No creo que falte mucho. Los bateadores ya han hecho sus ajustes, no queda mucho tiempo para más, pero sí, se han adaptado al pitcheo rápido, han bateado rectas por encima de las 95 millas, se ven bien con los lanzamientos en rompimiento. El pitcheo también ha estado bien en forma de manera general, buena velocidad, buen control. Con la confianza y el empuje de todos, tanto los que juegan como los del banco, pienso que los resultados nos salgan. Lo único que hay es que echarle ganas para tener un ambiente positivo y que las cosas fluyan para mejor.

¿Te sientes listo para abrir un juego en el Clásico?

Si se me da una oportunidad puedo hacer el trabajo. Me he preparado bien y me siento en muy buenas condiciones. Estoy muy fuerte mentalmente y tengo mucha confianza en mí. Pero me siento en condiciones de enfrentar cualquier situación en la que me pongan, sea de abridor, cerrador o relevo largo, cualquier función que necesite el equipo.

¿Han hecho estudio de rivales, ya saben cómo juegan los equipos a los que se van a enfrentar?

Tenemos algunos profesores que han trabajado el scouteo. Para la competencia tendremos algunos detalles de los bateadores de Países Bajos, que será el primer rival. Sabemos que son agresivos, que tienen muy buen contacto. Trabajaremos en base a cuidar los lanzamientos.

Cuéntame cómo ha sido la rutina en estos días previos al Clásico, qué hacen en el tiempo libre, cómo manejan la ansiedad…

El día a día de nosotros consiste en levantarnos, desayunar e irnos a entrenar. Cuando hay juego se entrena antes y luego regresamos para el hotel. El resto es descansar en la habitación, nos conectamos a internet, algunos juegan Play Station. El horario para comunicarse con la familia en Cuba es un poco incómodo, porque ahora son 13 horas de diferencia en Taiwán, en Japón eran 14, pero siempre hay algún espacio para poder hablar, casi siempre temprano en la mañana, o en las noches.

Se ha hablado de que también le estaban dedicando bastante tiempo a comprar “pacotilla” y que el mánager los había regañado…

Eso que se estaba comentando en las redes fue mentira. (El mánager Armando) Johnson jamás dijo eso en un meeting, que estábamos perdiendo juegos, que si debíamos concentrarnos más en los entrenamientos y dejarnos de comprar pacotilla. Incluso nosotros estábamos en un hotel donde podíamos salir libremente, pagar un taxi, salir a comer, salir a comprar lo que uno quisiera. Esto es un nivel muy alto en el que todo el mundo es profesional y la gente sabe lo que tiene que hacer y lo que no. Jamás Johnson nos dijo eso, por lo menos a nosotros no.

Me imagino que había mucha expectativa respecto a la incorporación de los atletas MLB…

Todo el mundo estaba ansioso porque se incorporara la “caballería”, como le decimos nosotros. Muchos de ellos jugaron con los equipos Cuba en su momento, son de sangre cubana, caliente, aunque ahora tienen otra forma de pensar por su experiencia en otro tipo de béisbol. Pero vienen a darlo todo, no solo porque tienen condiciones y calidad, sino porque el traje del equipo Cuba es muy importante para ellos.

¿Ha existido buena química entre todos?

La dinámica del grupo ha cambiado para mejor, el equipo ha cogido un segundo aire, se siente mejor el ambiente. Ellos se han ajustado rápido, se les vio pegándole bien a la bola, son peloteros que están adaptados a jugar a un alto nivel de béisbol, creo que tenemos buenas chances de hacer un buen papel con su incorporación, se ven muy bien.

¿Se ven con opciones reales de llegar a Estados Unidos? Para eso tendrían que clasificar primero y ganarle probablemente a Japón o Corea en un hipotético cruce…

En la vida siempre hay que tener algunas metas ambiciosas. Yo no lo veo imposible. Estamos aquí, tenemos la oportunidad de hacerlo y tenemos equipo para llegar hasta Estados Unidos. Estamos mentalizados para enfrentar a Corea, Japón o a cualquier rival que se nos cruce en el camino, esa es la meta y pienso que sí se puede. Yo siempre he dicho que mi sueño desde niño es lanzar en el Yankee Stadium, aunque sea tres innings allí. Pero si llegamos a la final en Miami y me toca lanzar, aunque no sea el Yankee, puedo decir que cumplí mi sueño. Nada es imposible.

Independientemente de lo que suceda en el Clásico, ¿ya José Ramón Rodríguez tiene algún plan para el futuro? Algún contrato en el ambiente, algún equipo interesado, algún scout que se te haya acercado…

Nadie se me ha acercado todavía, pero espero que este evento sea la puerta para algún contrato, espero que en el futuro llegue alguno.

Sé que tienes muchas personas pendientes de ti en Camagüey, en toda Cuba, y también en otros lugares del mundo, gente que nunca se separó de ti en los momentos más duros…

Solo tengo palabras de agradecimiento para todas esas personas que se han preocupado siempre por mí, que siempre han estado pendientes. Gracias a ellos siempre salgo al terreno a luchar por mis sueños, por lo que me gusta, que es el béisbol. Les digo que sigan confiando que siempre voy a salir a dar lo mejor de mí y me seguirse superando cada día más.

Aunque todavía no ha empezado el torneo como tal, ¿sientes que estás viviendo el momento más importante de tu carrera?

Sí, sin dudas es el momento más importante de mi carrera. No solo por la competencia como tal. He tenido la posibilidad también de conocer atletas que son cubanos pero que están en Grandes Ligas, en equipos de alto nivel, incluso algunos que han sido hasta campeones de Serie Mundial, como Roenis Elías. He conversado con él, me enseñó sus experiencias, su anillo de campeón con Washington (Nationals). Me siento bien motivo por poder compartir con este grupo, en el que todos son muy profesionales. Siento un gran orgullo de poder estar aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí