febrero 23, 2024
15.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

¡En Cuba recibirán 500 CUP de Saldo Principal, 25 GB y WhatsApp Ilimitado!

Recargar ahora

La Habana, la provincia más poblada de Cuba, marcada por la abstención en las elecciones

Foto: Jorge Luis Baños | CN360

Texto: Hugo León

A diferencia de Las Vegas, lo que pasa en La Habana no se queda en La Habana. Lo que sucede en esta provincia cubana, la más poblada e importante del país en términos económicos, impacta en toda la isla, incluyendo claro está, los resultados en las más importantes elecciones que ocurren en el país cada cinco años: las del Parlamento.

En esta ocasión, La Habana fue la provincia con mayor cantidad de abstenciones a las urnas, según datos oficiales del Consejo Electoral Nacional (CEN). En la capital apenas asistió a votar el 65,81 por ciento del padrón electoral, por mucho el mayor de Cuba.

La cantidad de personas convocadas a votar en la capital superaba a la de todas las provincias o a la suma de varias de ellas. De hecho, la cifra de personas llamadas a las urnas en La Habana, un millón 542 mil 197, representa cerca del 20 por ciento del padrón electoral cubano total, contando todas las provincias y el municipio especial Isla de la Juventud.

En general, atendiendo a la cantidad de votantes por provincia, se observa que solo Ciego de Ávila superó el 85 por ciento de asistencia; en 13 provincias y la Isla de la Juventud votaron entre el 71 y el 84 por ciento y sólo en La Habana se registró una cifra inferior.

La capital estuvo 10 unidades porcentuales por debajo del promedio de asistencia a las votaciones informado por el CEN.

A las autoridades del Partido Comunista de Cuba (PCC), el único permitido en la Mayor de las Antillas, les corresponderá decidir si debido a esta realidad se hacen debates políticos o si se toman medidas con la estructura de mando de la organización en la capital. Mientras tanto, lo innegable -porque lo dicen los números- es que cada vez a menos habaneros les importan las elecciones y sus resultados.

Al momento de redactar esta nota no se disponía de datos relacionados con la cantidad de boletas en blanco o anuladas en la capital, por lo tanto, no se puede especular sobre estos números. Sin embargo, tampoco es imposible que en La Habana haya habido mayor porcentaje de boletas con estas características que en otras provincias.

¿Significan estos números que en la capital se hizo menos promoción a las elecciones? ¿Por qué si la capital ha sido la provincia menos golpeada por apagones o desabastecimiento, asistieron menos personas a las urnas?

Preguntas como esas pueden abundar por estos días entre lectores e internautas, pero sin un estudio en profundidad ni encuestas sería difícil acercarse a los motivos con objetividad. 

No obstante, este tipo de interrogantes da por sentado que ir a las urnas depende solamente de la calidad de vida en las provincias, algo que reduce el debate a su punto más básico.

Lo cierto es que una vez más, de acuerdo con el CEN, todos los diputados al Parlamento fueron confirmados, terminando así el proceso eleccionario de sus 470 miembros.

El resultado no podía ser otro puesto que se trata de una candidatura cerrada, donde la cantidad de candidatos es la misma que la de las plazas en la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), o sea el Parlamento.

Pero los números que muestra La Habana en esta ocasión, y los datos generales, indican que la aprobación de este sistema de elecciones no pasa por su mejor momento: en las cinco votaciones ocurridas desde 2003 la única estadística que tiende al ascenso es la de la abstención.

Entre 1976 y 2003, incluyendo los duros años del período especial, la cantidad de votantes se mantuvo por encima del 97 por ciento. Pero del 2003 a la fecha, el nivel de votantes ha descendido, no sólo en el padrón electoral en general sino en los que efectivamente acuden a las urnas.

Usualmente los voceros estatales afirman que por la naturaleza de las elecciones en Cuba, cada una de ellas constituye un referendo al modo de gobierno en la isla que demuestra la unidad en torno al proceso revolucionario, y las autoridades cubanas refieren que el “voto por todos” ratifica el socialismo. Al parecer, al menos por esta vez, esas palabras a La Habana le sonaron más lejanas, a juzgar por los propios números del CEN.

Si como dicen los estudiosos del tema, las elecciones parlamentarias siguen siendo un ejercicio que le ofrece a la máxima dirección del país la posibilidad de recibir una retroalimentación y medir su efectividad, en medio de la difícil situación que vive la isla a La Habana le esperan o más atenciones o más actos, porque para el 44 por ciento de los votantes capitalinos, el sistema electoral no parece responder a la realidad que vive.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí