junio 18, 2024
26.2 C
Havana

¡La Recarga 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 17 de junio al 27 de junio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am!

Recargar ahora

La Habana no cree en el Ártico

Foto: Jorge Luis Borges

Texto: Beatriz Infantes

Una masa de aire muy frío de origen polar ártico anunciada por los meteorólogos para este fin de semana en Cuba obligó a La Habana a vestirse de gris. Los bloques de gruesas nubes cubrieron un paisaje gélido para los habitantes de la urbe poco habituados a tan bajas temperaturas. Pero siempre están los que desafían las inclemencias de cualquier tiempo y, al menos en la barriada del Vedado unos cuantos sobre todo jóvenes o los que andan camino de los 50 o poco más, se atrevieron a probar las novedades del clima.

Los efectos combinados de las bajas temperaturas, la nubosidad y la velocidad de los vientos, provocarán sensaciones térmicas muy frías, inferiores a los valores de temperatura ambiente que puedan registrar los termómetros, ya habían anunciado medios de prensa al referirse a los partes de Meteorología.

Bien valía el riesgo para disfrutar de una nota discordante en el panorama nacional y me vi por aquellos predios del Vedado, de recorrido por La Rampa, con jean, suéter y botas, de negro para no desentonar, enfrentando la ventisca.

La Habana siempre tiene su entorno costumbrista, y aunque algunos escritores del género  aseguren que no hay que relatar sobre aceras o calles rotas que esos  son rasgos de catarsis (no es el caso del que se trata ahora) sí fue pintoresca aquella figura que rayaba los cerca de 70 años, delgada, con pantalón verde oliva que solo cubría la mitad de las piernas y sus pocos atavíos, que con mucho desenfado solía pedir: señorita me puede dar un peso. Y conmovía los corazones de las interpeladas.

A mí, a estas alturas tan poco señorita, se me acercó y con un tanto de desconcierto atiné a entregarle cuatro monedas amarillas de a peso, esas que se llaman en esta isla cup por añadidura. Era lo que tenía suelto en mi monedero, no me alcanzaba ni para pagar algún baño público si es que lo hallaba por alguna parte y de casualidad. Ni sé el porqué de mí turbación después de haber fotografiado a esta Habana, dicen que de todos los cubanos, yo diría que de cualquiera que venga por esta ribera, a cuanto deambulante vagabundea por los barrios de la urbe.

Pero sí, la capital estuvo fría este sábado y más a medida que avanzan las horas. Un viajero que bajaba de un taxi allá por la céntrica esquina de las calles 23 y L sin más me dijo: ya cerraron el malecón, el mar está “emperrao”. Y el chofer me demostró como al transitar por la calle Tercera el salitre le había empañado el cristal delantero del carro.   

Un transeúnte degustaba un pedazo de pizza como para calentar el estómago en tanto en la cafetería-dulcería más cercana otros llegaban a buscar algo de “combustible” para seguir la ruta, dulces vi en la vidriera, no me acerqué por el café (tampoco sé si lo habría) que ya había tomado bien caliente en un rinconcito que guardo entre mis asuntos particulares del Vedado.

Pudieran ser las jornadas más frías de la actual temporada invernal, anunciaron los partes informativos, que recomendaron a la población estar atentos a la evolución de esta actualidad meteorológica, tomar medidas de carácter general para la prevención de la hipotermia y las afecciones respiratorias severas, especialmente en las personas más vulnerables: niños y ancianos.

Se esperan para estos días finales de semana tardes y madrugadas notablemente frías con temperaturas mínimas inferiores a 10 grados centígrados en numerosas localidades del interior de occidente y centro, anunciaron los especialistas.

Ya casi al caer la tarde las personas caminaban con prisa, pienso yo que para sus hogares. Pocos autos recorrían las calles. Las viviendas permanecían de puertas y ventanas cerradas y portales vacíos.

A estas horas, tras disfrutar un tanto de ese viento gélido que nos vino del Ártico un poco para dar un tono algo diferente a la información periodística de cada día por este entorno, había que decir hasta pronto a las calles habaneras y guardarse en la calidez de los hogares. Dicen que el martes próximo ascenderán las temperaturas. Aunque como apunta el clima no me siento muy confiada de esperar un mejor tiempo para febrero. A otro con ese cuento, como reza un programa humorístico cubano.

2 COMENTARIOS

  1. Me encantó comentario sobre la Habana y sus gélidas temperaturas qué no impidió a los capitalinos salieran a disfrutar este clima tan poco común ,y salir del calor sofocante, así como desempolvar sus suéters .

  2. Con este mismo frío ayer disfrutamos de una excelente noche en familia en el Café Fortuna, con las olas casi llegando a los pies.
    Por cierto, mis palmas para ese lugar, lo recomiendo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí