febrero 22, 2024
23.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

¡En Cuba recibirán 500 CUP de Saldo Principal, 25 GB y WhatsApp Ilimitado!

Recargar ahora

Muere el escritor cubano Edmundo Desnoes, autor de «Memorias del subdesarrollo»

Foto: Cubacine ICAIC | Twitter

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

El escritor cubano Edmundo Desnoes, conocido entre otras obras por su novela “Memorias del subdesarrollo” y guionista de la película homónima junto a Tomás Gutiérrez Alea, falleció en Nueva York a los 93 años.

Juan Edmundo Pérez Desnoes nació en La Habana en 1930 y realizó sus estudios en los EE.UU. hasta que en la década de los 50’ se instaló en Venezuela, donde ejerció como profesor de inglés. 

Durante esa etapa tuvo un fuerte vínculo con la cultura cubana, principalmente ligado a los miembros del grupo Orígenes. En 1959 regresó a la isla y trabajó como redactor del diario Revolución y de su suplemento cultural Lunes de Revolución.

Además, fue miembro del consejo editorial de Casa de Las Américas, editor de arte y literatura de la Editorial Nacional de Cuba, profesor de Historia de la Cultura en la Escuela de Diseño y funcionario del Ministerio de Educación.

En Cuba publicó obras como “Lam: azul y negro” (1963), la mencionada “Memorias del Subdesarrollo” (1965), “El cataclismo” (1965) y “Para verte mejor, América Latina” (1972) hasta que decidió dejar el país en 1979 e instalarse en Nueva York.

Su antología de 1981, “Los dispositivos en la flor”, causó furor tras su publicación al tomar en cuenta los criterios tanto de detractores como de simpatizantes del gobierno cubano. Luego en el 2008 publicó la novela “Memorias del desarrollo”, la cual fue igualmente adaptada al cine en 2010 por el director Miguel Coyula.

Desnoes fue uno de los escritores más representativos de su generación y una de las figuras cumbres de la literatura cubana.

El periodista y escritor Alejandro Luque publicó un texto en el diario español El País sobre la triste noticia de la pérdida del escritor cubano, al que llamó “el cubano que no encajaba en ninguna orilla”.   

“Edmundo Desnoes pasó sus últimos años ‘mirando y dejando’, como se dice en Cuba: tumbado en la cama, con las piernas cruzadas y sus largos antebrazos como almohada, esperando mansamente a la muerte. Comía lo justo y apenas conversaba con su compañera, Felicia. Su cuerpo parecía sano, pero su alma estaba fatigada. A sus 93 años, había decidido dimitir de la vida”, aseguró Luque. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí