julio 29, 2021
24.2 C
Havana

Revisión de la política de Estados Unidos hacia Cuba: la Casa Blanca por fin presta atención

Texto: Mónica Fernández

Este jueves la agencia Reuters anunció cuatro posibles medidas que la administración Biden tomaría, una vez concluya el proceso de revisión de la política de los Estados Unidos hacia Cuba, que está siendo coordinado por el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, de conjunto con los departamentos de Estado, Defensa y Seguridad Nacional, así como otras agencias federales. Estos serían los principales cambios:

  1. Flexibilización de las restricciones a las remesas
  2. Flexibilización a la prohibición de viajes entre los Estados Unidos y Cuba
  3. Levantamiento de la designación de Cuba como «estado patrocinador del terrorismo»
  4. Reactivación del Programa de Parole de Reunificación Familiar de Cuba
Foto People Magazine

Hasta el momento no se ha anunciado cuando concluirá, aunque la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo este miércoles que: “No hay duda de que las protestas del fin de semana y los sucesos de los últimos días son un acontecimiento importante, significativo.  Y ha sido la mayor protesta que hemos visto en Cuba en mucho tiempo.  Obviamente, eso tendrá un impacto en la forma de proceder.  Así que veremos cómo se desarrollan los acontecimientos en los próximos días y desarrollaremos nuestras respuestas políticas en consecuencia.”

Este anuncio surge en un contexto de fuertes presiones para que el presidente Biden tome acción respecto a Cuba. Tras su pronunciamiento el pasado lunes, varios legisladores le han pedido que viaje a la Florida para hablar con los manifestantes cubanoamericanos. Sin embargo, el presidente ha preferido que sea Psaki la principal portavoz respecto a la postura del gobierno estadounidense.

Esto no ha sido muy bien recibido, especialmente entre los políticos republicanos. Este jueves el senador Rick Scott aireó su frustración durante una entrevista: «Joe Biden, aparece, haz algo. Habla de libertad, libertad, democracia, haz algo. No está haciendo nada (…) Si Joe Biden hiciera su trabajo, tenemos la mejor oportunidad en décadas ¿Dónde estás? Aparece«. ¿A qué oportunidad se refiere? No lo dejó claro, pero días antes el veterano senador y presidente de Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Menéndez, dijo que una intervención militar en Cuba no es una opción. La frustración de Scott también se ve reflejada en algunos manifestantes en la Florida. «Biden está sentado en la Casa Blanca sin hacer nada. Yo voté por él. ¿Qué sentido tenía ponerlo en el cargo?» dijo uno de los participantes de la demostración que tuvo lugar este miércoles en el Palmetto.

Tanto el senador Marco Rubio como el gobernador de la Florida Ron DeSantis, han pedido a Biden que ayudase a proveer de Internet satelital a los cubanos, algo que desencadenaría una crisis diplomática. Por su parte, la congresista Nicole Malliotakis anunció – sin ofrecer detalles específicos – que ella y el senador Marco Rubio han pedido a la Casa Blanca que tome acción. E hizo un llamado a que los diez cubanoamericanos que forman parte del Congreso de los Estados Unidos trabajen de conjunto para presionar al presidente.

Pero es que el aparente inmovilismo es, en parte, la reacción de una administración a la que las protestas ha tomado desprevenida, ya que no tenía a Cuba entre sus prioridades. Todo indica que Biden ha estado intentando desarrollar una narrativa que mantenga una “mano dura” con el gobierno cubano, y a la vez flexibilice algunas medidas que afectan directamente a la población. Pero dado que en Cuba todo pasa a través del gobierno, la disyuntiva está en qué medida pueda enfurecer a sus críticos que luego afecte al Partido Demócrata en las elecciones de 2022.

Las protestas iniciadas el 11 de julio están forzando a que Biden tome una postura. Y esta ha sido, hasta el momento, la de tomar distancia. ¿Su ventaja? El gobierno cubano no contaba con ello, y se ha visto forzado a defender ante la comunidad internacional un discurso poco creíble donde es el bloqueo y no su mala gestión, el detonante de las protestas. Especialmente, mientras emergen videos mostrando violentas represiones de las fuerzas policiales a ciudadanos desarmados. ¿La desventaja? Los republicanos están impacientes y ven la postura de Biden como un signo de debilidad. Es una jugada arriesgada: si el conflicto desemboca en una crisis migratoria, ello será uno de los legados de su administración y un lastre para los demócratas.

Por el momento, lo más probable es que Estados Unidos se mantenga observando y haga públicos los resultados de la revisión de su política hacia Cuba solo cuando esté más estable el país. Sin embargo, incluso si las protestas son completamente acalladas por el gobierno cubano, lograron algo muy importante. Como dijo un analista citado por POLITICO: «La Casa Blanca por fin está prestando atención«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 11 =

Último minuto