febrero 26, 2024
26.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

¡En Cuba recibirán 500 CUP de Saldo Principal, 25 GB y WhatsApp Ilimitado!

Recargar ahora

A 150 pesos la ruta Habana – Santiago de las Vegas

A Santiago de Las Vegas en la guagüita de San Fernando: un ratico a pie y otro caminado

Fotos: Roy Leyra | CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Treinta minutos en auto, 18 kilómetros… eso separa a Santiago de Las Vegas del corazón de La Habana. Se dice fácil, pero se llega con bastante trabajo, porque además de treinta minutos y 18 kilómetros Santiago de Las Vegas, está situado a 150 pesos de Centro Habana.

Durante años, los precios de los taxis que cubrían esta ruta se mantuvieron estables en 25 pesos cubanos, pero luego, como tantas otras cosas en Cuba, comenzaron su ascenso que tuvo un pico importante con la restricción del transporte en la etapa más compleja de la pandemia de Covid-19. Al implementarse el reordenamiento monetario implantado por el gobierno cubano, los choferes han “hecho y deshecho” y actualmente, un viaje de ida y vuelta a Santiago de Las Vegas es tan caro como un plato en un buen restaurante de la capital.

Richard es médico, nació y se crió en Santiago de Las Vegas pero por cosas de la vida, terminó trabajando en una clínica en Centro Habana. Cada mañana le toma más de una hora y media llegar a su trabajo, combinando guaguas, ruteros, taxis y botellas desinteresadas, estas últimas, cada vez más difíciles de conseguir.

En las tardes es peor, confiesa: “después de las 5 de la tarde no hay quien coja botella y la cola para las “gacelas” es más larga que las de las guaguas. Con suerte me encuentro algún que otro día con un chofer que está de buenas y decide hacer el recorrido completo hasta “Santiago” por al menos 80 pesos. Si no, hay tres tamos establecidos –por los choferes- y cada uno cuesta 50 pesos”.

El primer tramo es desde las zonas cercanas al Parque de la Fraternidad en Centro Habana hasta el puente de 100 y Boyeros. Luego los carros se detienen o dan una pequeña vuelta en el elevado y continúan viaje hasta Boyeros donde hacen lo mismo y cortan el tramo hasta Santiago de las Vegas. Suelen ser 150 pesos en total, lo tomas o lo dejas.

“Es absurdo, muchísimas veces me he montado en el mismo carro en que venía en el tramo anterior –se ríe-. Pero a los choferes no les importa, solo les interesa cobrar su dinero. Están haciendo el ridículo pero con todo y eso están ganando tremendo dineral… Si sacas la cuenta son varios miles de pesos al día. Así cualquiera…”, dice.

Según Gabriel, otro joven capitalino, cada noviazgo le hace replantearse las distancias y los precios de los carros.

“Es más, -reflexiona- creo que al revés. Las distancias y los precios de los carros me están haciendo replantearme si solo enamorarme de muchachas de Centro Habana o El Vedado porque es prácticamente imposible llegar a la periferia sin gastar una millonada al mes”.

Su última novia vivía en Fontanar y  terminaron precisamente porque era muy difícil ir a verla todos los días. La mejor opción eran las gacelas y los ruteros.

Las primeras se cogen cerca de la terminal de trenes, en La Habana Vieja, y tienen tres tramos de cinco pesos: Habana hasta el Puente de 100, de ahí a Fontanar y de Fontanar a Santiago de Las Vegas. Pero después de las 5:00 pm desaparecen como por arte de magia y un rato después puede vérseles haciendo el mismo recorrido por 50 pesos.

“Los ruteros cobran cinco pesos por todo el viaje, pero alcanzar uno, bien podría considerarse una competencia olímpica. La última opción son los P12 que salen ya prácticamente llenos desde el parque El Curita”, aclara Gabriel.

El equipo de Cuba Noticias 360 pudo comprobar además que los choferes ponen el precio a viva voz dependiendo del momento del día y la cantidad de pasajeros. Los tramos y el costo son a su voluntad en las horas más críticas, llegando a cobrar 100 pesos por cualquier pequeña distancia de esta ruta.

Al parecer, este gato es demasiado grande para que alguien le ponga cascabel.

En enero de 2021 el Gobierno Provincial de La Habana estableció las tarifas máximas que pueden cobrar los porteadores privados en los principales recorridos y entre La Habana Vieja y Santiago de Las Vegas, por ejemplo, el precio a pagar según el documento es de 25 pesos.

Si los pasajeros no realizan el viaje completo abordan el vehículo en un punto intermedio de los recorridos, el precio máximo a cobrar debe ser 15 pesos, agrega la resolución.

Pero el Gobierno de la capital parece no tener los recursos y/o ganas para competir con los transportistas privados poniendo más taxis en la calle o para aliviar la situación del transporte con más gacelas, ruteros o guaguas. Además, según los pasajeros, tampoco la policía multa a quienes no cumplen con los precios establecidos.

Para que se cumpla lo segundo las personas deben denunciar el día, la ruta y la chapa del carro donde se le cobró un precio excesivo. Sin embargo, saben que si lo hacen serán menos los taxistas haciendo los viajes y al final, la gente quiere llegar a casa.

Diferente a lo que se pueda pensar, entrevistar a varios taxistas que cubren la ruta Habana-Santiago de Las Vegas fue fácil, y las respuestas fueron siempre directas:

¿Yo? Para nada, yo no pongo los precios de los pasajes, ese precio lo pone quien me cobra a mí 500 pesos por una bolsa de leche para que mi hija y mi esposa desayunen; lo pone quien me cobra mil 200 pesos por un triste paquete de pollo y quien me vende en MLC el jabón con el que me baño. Dijo a este medio uno de ellos, que pidió no se revelara su nombre. Este periodista no se atrevió a responderle.

Las piezas y partes de los carros o las reparaciones no son baratas. Tampoco lo son la gasolina ni el impuesto que se paga, además de los regalitos a los inspectores de vez en cuando, afirmó otro chofer.

El Estado se preocupó por topar los precios de los viajes sí, pero solo en el papel porque no se preocupó por competir realmente con los taxistas. Por el contrario, ellos, como ningún otro cuentapropista cubano, entendieron que la ley de oferta y demanda es la verdadera resolución que deben seguir e incluso se han organizado en pequeños grupos para coordinar precios, piqueras y normas de trabajo.

Según datos del Ministerio de Transporte, en la capital solo hay un promedio de 418 autobuses brindando servicios con cerca de cuatro mil 800 viajes programados, cuando para ofrecer un servicio adecuado en la ciudad se requiere de más de 700 ómnibus.

Encuestas recientes e informes publicados por medios estatales cubanos dan cuenta de que en los últimos años, más del 20% de los pasajeros que a diario se mueven en la capital lo hacen utilizando medios de transporte privado y esto no es una cuestión de gustos, tal cual ilustran los datos anteriores, es por necesidad.

Por lo pronto las calles La Habana van recordando los años 90, cada vez con más bicicletas y más personas en las paradas, y aunque a nadie se le ocurra todavía, si los precios siguen como van en breve habrá que ir de La Habana a Santiago de Las Vegas y a otros lugares periféricos como solíamos bromear cuando éramos pequeños: en la guagüita de San Fernando, un ratico a pie, y otro caminando.

1 COMENTARIO

  1. Con el mayor respeto que se merece que se dirija a 1ra donde venden los coches en MLC y se compre uno con su salario de médico que le debe sobrar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí