diciembre 2, 2022
25.2 C
Havana

Alejandro Gil: sin solución a la inflación en el corto plazo

Texto: Redacción Cuba Noticias 360


Alejandro Gil Fernández, vice primer ministro de Cuba, dijo que «no hay posibilidades de que se pueda, en un corto plazo, solucionar el asunto de la inflación», que tanto descontento genera en la población por los altos precios para adquirir cualquier tipo de productos.

En una intervención especial que hizo el también Ministro de Economía y Planificación en la Mesa Redonda reconoció que la vía efectiva para enfrentar la inflación está en el incremento de la oferta, «pues el déficit de oferta acrecienta ese fenómeno y trae consigo la especulación y la reventa». 

Sin embargo, dejó a entender que el incremento de la oferta tampoco será un proceso que se concrete este año.

En ese sentido, Gil Fernández resaltó como fortalezas la creación de micro, pequeñas y medianas empresas, las cuales deben comenzar a producir durante el 2022, en tanto dio un «regaño» a las más de 500 empresas estatales calificadas de ineficientes.

Indicó que estudian tomar algunas medidas para estremecer la empresa estatal, un pedido reiterado de Raúl Castro y, de manera excepcional se tendrán que reducir plantillas y ajustar cargos indirectos.

«Necesitamos empresarios que no se paren ante un No, porque hay cuadros que por mantenerse en su zona de confort dicen esto no se puede hacer, esto hay que consultarlo», comentó el ministro de Economía, al hacer referencia al temor de tomar decisiones a niveles de dirección.

Defendió la idea de que la inflación no se está dando por la devaluación de la moneda nacional con la llamada Tarea Ordenamiento como indican muchos expertos, sino por un incremento de los costos a raíz de la subida de los salarios en 2021, tras lo cual el precio de los productos ha subido mucho más que ese salario que se diseñó en la controversial política.

El vice primer ministro también alegó que la inflación es un fenómeno mundial a causa de la pandemia y que el gobierno ha tratado de preservar determinados precios de servicios y productos de alto impacto en la vida de la población.
«Nosotros no hemos tocado la tarifa de electricidad ni el precio del combustible que se expende en los Cupet. Tampoco las tarifas de las comunicaciones; de hecho, las hemos bajado. Y son de alta demanda y consumen energía eléctrica. Tampoco hemos movido los precios de la canasta familiar normada, que son insuficientes y pocos, y no alcanzan para satisfacer las necesidades de la población». 

Con esa declaración, el titular del Ministerio de Economía y Planificación obvió uno de los mayores problemas de los cubanos hoy: el tener que adquirir los alimentos, utensilios básicos, y los que no son tanto, a través de las tiendas en moneda libremente convertible (MLC), divisa diseñada en el modelo cubano. Al término de 2021, y según datos oficiales ofrecidos en la Asamblea Nacional, el aumento de los precios al consumidor cerró en un 70 por ciento.
En el mercado informal, un espacio más que habitual de compraventa de básicos para muchos cubanos, la inflación se disparó hasta casi el 7000 por ciento, según estimaciones de expertos, indicó la agencia EFE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here