mayo 28, 2024
28.2 C
Havana

¡La Recarga SALDO 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 14 de mayo al 29 de mayo ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am!

Recargar ahora

¿Podrían ser los carteles del cine cubano patrimonio universal?

Foto: RRSS

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Una colección de los míticos carteles del cine cubano, aspiran a convertirse en Patrimonio Universal de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Dichos soportes comunicativos han devenido en obras de arte coleccionables, debido al valor estético e histórico que han adquirido a través de los años. Las gestiones documentales para que los carteles formen pare de la UNESCO fue informada a través del perfil de Twitter, de la embajadora y representante permanente de Cuba ante esa instancia, Yahima Esquivel.

A los carteles cinematográficos también se le suman las Actas capitulares del Ayuntamiento de La Habana. Ambos entrarían a ser valorados como Patrimonio Documental del mundo.

La colección de carteles abarca desde la segunda mitad del siglo XX, sobre todo aquellos que hoy conforman parte de la historia fundacional del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC). El cartel cubano como obra de arte, ha sido ampliamente analizado por especialistas y curadores.

En ese sentido toda una nueva generación de diseñadores, los cuales comenzaron su obra en el siglo XXI, se reconocen herederos de esta tradición en la isla.

Cada cartel de la colección está impreso en serigrafía por lo que dicho formato lo convierte en una obra única y agrega su valor coleccionable.

Con esta propuesta las autoridades cubanas buscan la protección y promoción internacional de los mismos, además de un impulso al trabajo de la Cinemateca de Cuba, institución que alberga la colección original en sus archivos.

Respecto a las Actas Capitulares del Ayuntamiento de La Habana, la colección cuenta con 273 libros desde 1550 a 1898, según informó en el tuit la funcionaria cubana representante ante la UNESCO.

Dichos documentos sufrieron una historia azarosa hasta que, en 1927 Emilio Roig, conocido como historiador de la ciudad, pero que en aquel momento se desempeñaba como Comisionado Intermunicipal, decide rescatarlos. Esta acción también le valió al intelectual el aval a su persona y el reconocimiento del pueblo, cuando en 1935 fue nombrado historiador de la capital cubana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí