diciembre 9, 2023
18.2 C
Havana

¿Conoces el top 3 de las proteínas más perdidas en Cuba? Te sorprenderá una de ellas

Foto: Roy Leyra | CN360

Texto: Hugo León

Tanto asombro causó entre los lectores capitalinos la noticia de que a varias tiendas de La Habana volvieran los pescados, que se podría pensar en una lista de las proteínas desaparecidas en Cuba, esas que, por su elevado precio o escasez son más difíciles de llevar a la mesa día a día.

La producción de alimentos en Cuba atraviesa difíciles momentos, por lo que en la isla, que hace algunas décadas tenía por ejemplo una cabeza de ganado por cada habitante y que entre 2010 y 2017 no necesitó importar carne de cerdo, actualmente es complejo mantener a una familia bien alimentada si se cuenta sólo con el salario promedio, y ni hablar del salario mínimo.

Tres de las proteínas más difíciles de encontrar

La carne roja: 

La carne de res es en la que primero se piensa al hablar de carnes rojas, pero el término abarca también el cordero, el venado, carnero, caballo o la cabra. Actualmente en la isla el precio de una libra de carne de vaca supera los 800 pesos en el mercado informal y además de ser difícil de encontrar, en la mayoría de los casos no se puede comprobar que su origen sea legal y no del hurto y sacrificio del ganado.

En las tiendas por moneda libremente convertible (MLC) es poco común encontrarla y el costo del kilogramo es incluso más caro. El picadillo de res es la opción más frecuente, aunque menos que el de pollo o soya.

El pescado

En general el pescado es más fácil encontrarlo en los pueblos de campo cercanos a ríos, o en las comunidades pesqueras, para consumo local, pero en el resto del país, no es nada fácil de comprar, por lo que no abunda en la mesa del cubano.

Durante algunas décadas, la canasta básica mensual incluyó varias libras de pescado, pero este producto luego se sustituyó por pollo, lo que originó la famosa frase “pollo por pescado”.

El gobierno de la isla afirma que la falta de este alimento se debe a la insuficiente presencia de peces en las aguas nacionales, producto de la sobre explotación y el cambio climático, La alternativa, la acuicultura, incluye el cultivo de peces en presas y otros ambientes más controlados como tanques o instalaciones especializadas, pero los volúmenes de peces que el país produce cada año no alcanzan para mantener una oferta estable.

En La Habana hubo un “boom” de claria antes de la pandemia, pero durante y después de esta, ese pez volvió a desaparecer de las pescaderías habaneras, que lo que más venden es croquetas de masa de pescado.

El huevo

El huevo es uno de los alimentos favoritos de los cubanos y hasta hace poco tiempo era considerado un “salvavidas” para la dieta diaria, puesto que además de los vendidos por el Estado en la cuota del mes, se podían comprar otros por la libre, a unos escasos 45 pesos el cartón con 30 unidades.

En los últimos años su disponibilidad se ha reducido drásticamente, al punto de costar hasta dos mil 800 o tres mil pesos el mismo cartón de huevos que se compraba en 45. 

Actualmente en la cuota se ofertan apenas cinco huevos por persona al mes, comprensible si se tiene en cuenta que en 2022, por ejemplo, en provincias productoras como Santiago de Cuba o Villa Clara, sólo se obtuvieron el 50 por ciento de los huevos previstos. Debido a esta situación, más allá de los huevos de la libreta de abastecimiento, muchos cubanos no pueden permitirse comerlos.

¿Se te ocurren otros alimentos que deban integrar esta lista?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí