abril 19, 2024
19.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

Del 18 de abril al 30 de abril ¡En Cuba recibirán 40 GB para todas las redes y WhatsApp gratis si tienes bonos vigentes!

Recargar ahora

¿Crimen y castigo? Tres muertes ensombrecen a Camagüey en febrero

Texto: Raúl del Pino

A simple vista, pudiera tratarse de un relato digno de una novela de Hércules Poirot o Sherlock Holmes, pero no, esta historia no va de entretenimiento o misterio. En la vida muy real y dura que se vive en Cuba por estos tiempos, la penumbra ha caído sobre toda una provincia en los primeros días del llamado mes del amor. Tres muertes, tan desconectadas como lamentables, tienen denominador común a Camagüey, aunque su trascendencia ha salpicado a todo el país.

Iniciando febrero, las redes sociales y diversos medios informativos se hacían eco de los decesos de Michel Amodia, Roberto Medina y Leidy Bacallao. En el caso de los dos hombres, sus fallecimientos ocurrieron fuera del territorio que los vio nacer, mientras la mujer, una muchacha de apenas 17 años, fue víctima de un atroz feminicidio en un poblado del municipio de Nuevitas.

Fotos: RRSS

SIN EXPLICACIÓN

La primera de las tres muertes correspondió a Amodia, quien se desempeñaba como Director del Grupo Empresarial del Comercio en la provincia agramontina. El funcionario de solo 39 años presuntamente decidió quitarse la vida en el trayecto de vuelta a Camagüey luego de un despacho nacional en La Habana, el pasado miércoles.

De acuerdo con varias versiones, pidió a sus acompañantes en el auto que lo dejaran cerca de la localidad de Majagua, en Ciego de Ávila, para visitar a unos familiares. Un rato después le envió mensajes de despedida a su esposa pidiéndole que cuidara a su hija pequeña, lo que puso en alerta a la mujer ante la posibilidad de una tragedia. Pero cuando llamó a los compañeros de viaje para que volvieran por su marido, Michel se había lanzado desde la cima de una torre de alta tensión.

Numerosas publicaciones en plataformas sociales, incluso de la propia Ministra del Comercio Interior, Betsy Díaz Velazquez, lamentaron el impactante acontecimiento y reconocieron las cualidades de Amodia como directivo, aunque sin revelar detalles sobre su extraño final. El hecho de que se tratatara de un suicidio fue revelado por una compañera de trabajo a través de comentario de Facebook; y los rumores sobre las posibles causas fueron la comidilla de la ciudad durante todo el día.

DEL SECUESTRO Y OTROS DEMONIOS

Sin embargo, pocos después, otro suceso de la misma índole volvió a bañar de incertidumbre y pesar a los camagüeyanos. Corrían las primeras horas del jueves 2 de febrero cuando comenzó a circular de boca en boca que el cadáver de Roberto Medina, un empresario cubanoamericano que a finales de 2021 había fundado la Mipyme RENOVA S.U.R.L., fue encontrado en una laguna cerca de Jagüey Grande, en Matanzas.

Los pormenores de su muerte tampoco han sido aclarados hasta el momento por fuente oficial alguna, así que inicialmente se habló de un posible crimen pasional. Más adelante, otros reportes apuntaron a un secuestro e intento de robo por dos individuos que más tarde fueron apresados por las autoridades de Jovellanos. Pero independientemente de las sanguinarias peculiaridades del crimen, la noticia caló hondo por el aprecio que le tenían a Medina en Camagüey.

Asentado por varios años en Estados Unidos, el emprendedor de 35 años decidió regresar a Cuba para estar cerca de su madre, según contó una persona allegada. Su empresa RENOVA era la única de su tipo constituida en la provincia y alistaba la instalación de sistemas fotovoltaicos como parte de los primeros proyectos a favor del uso de energías limpias.

En la página de Facebook de la compañía, le dedicaron un emotivo post de despedida, donde reconocieron que “han sido días muy duros para todos, porque asimilar la pérdida de quien fuera, más que un jefe, un familiar cercano o uno de esos amigos que se quieren por siempre, no es cosa fácil”.

LA POLICÍA Y EL MONSTRUO

De las tres sombrías muertes que rodearon a Camagüey en los últimos días, la de Leidy, si bien la más reciente, ha sido la más monstruosa e indignante. Otro feminicidio que ocurre en Cuba, y esta vez justo en las narices de la policía, porque la adolescente fue hasta el sector de la PNR en la comunidad de Camalote en busca de protección, pero eso no impidió a su victimario asesinarla ferozmente.

La explicación del Ministerio del Interior solo da cuenta  que “un individuo de 50 años de edad, de pésima conducta social y con múltiples antecedentes penales, ultimó con el empleo de armas blancas a su expareja de 17 años de edad, quien buscaba resguardo en la subestación de la Policía Nacional Revolucionaria de la comunidad”.

Agrega el escueto texto que “como resultado de la respuesta de las fuerzas del orden interior, el autor del suceso resultó lesionado en la región lumbar. Fuerzas del sistema de Investigación Criminal de la provincia continúan la investigación para su total esclarecimiento”.

No obstante, la breve nota obvia muchos detalles que señalan otros usuarios en las redes sociales. Alpidio Leyva revela que una persona anónima le hizo llegar detalles de lo ocurrido. El post especifica que el asesino se llama Lesban Hidalgo, procedente de la curva de Peña Camalote” y había tenido una relación con la víctima, cuyos padres no aceptaban debido a la mala fama que mantenía el agresor.

La joven había decidido romper con él, pues en unos días se marchaba para Estados Unidos tras la reclamación de su papá, pero ambos coincidieron en una fiesta del pueblo, donde el perpetrador intentó abusar de ella. Ante la amenaza de muerte, la muchacha fue corriendo para el sector de la PNR en busca de auxilio.

“Él entra y le dijo a la policía ‘mátenme porque la voy a matar’. No hicieron nada, le dio un machetazo, luego le dio otro que la picó a la mitad, y no hicieron nada para salvar a esa niña”, cuenta la terrorífica narración. El post señala también que un policía llamado Alberto Nápoles disparó por la espalda al asesino, quien se encuentra hospitalizado, tal como refiere la versión de las autoridades.

El crimen ha sido denunciado desde varios frentes, aunque voces más críticas con las instituciones cubanas exigen la necesidad urgente de una Ley Integral contra la Violencia de Género. Artistas, científicos, personas de toda índole social, dentro y fuera de Cuba, mostraron su rechazo no solo a este hecho en particular, sino a la situación precaria que vive el país actualmente que ha provocado el aumento de hechos así.

La muerte de Leidys Bacallao a manos de su presunta expareja significó el tercero de los eventos sangrientos que mancharon mediáticamente el comienzo de febrero en Camagüey, mas no son los únicos acontecimientos violentos que han sucedido recientemente. No solo en esta centroriental provincia sino en toda la isla, la seguridad ciudadana cada día es más precaria, un ejemplo más de la notable crisis social en la que conviven los cubanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí