febrero 22, 2024
23.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

¡En Cuba recibirán 500 CUP de Saldo Principal, 25 GB y WhatsApp Ilimitado!

Recargar ahora

Cuba cierra Panamericanos por encima de los pronósticos, pero con actuaciones discretas en varios deportes

Foto: Yarima García | Instagram

Texto: Raul del Pino

La estrategia del Inder de cara a los Juegos Panamericanos al final dio resultado. Como siempre sucede previo a un evento multideportivo, las autoridades del ramo brindan un pronóstico global de lo que esperan de la delegación cubana, y para Santiago de Chile 2023 no fue diferente.

En esta ocasión, lo que sorprendió fue la discreta proyección para la cita continental, con una cifra de entre 18 y 22 preseas de oro y alrededor de 75 en total. Ese vaticinio de los especialistas ubicaba a Cuba en un discretísimo séptimo u octavo lugar del medallero por países, muy por debajo de lo hecho hace cinco años en Lima 2019.

Sin embargo, los atletas de la Isla cerraron con broche de oro –nunca mejor dicho– la última semana de la lid, luego de una primera parte que sí resultó acorde con los pronósticos. El botín final ascendió a 30 doradas, 22 de plata y 17 de bronce, para un global de 69 medallas.

Un breve análisis permite apreciar que el monto total de metales quedó incluso por debajo de lo pronosticado, pero la gran diferencia estuvo en casi una decena de títulos más de los que se esperaban, y aquí hay darle todo el mérito a los deportistas que supieron crecerse en el momento que más hacía falta.

Seleccionar la disciplina que más se destacó no es una tarea sencilla, toda vez que entre el judo, la lucha y el atletismo aportaron más de dos tercios de las coronas de la delegación, con una mención más que especial para los dos baños dorados que se dio el tenis de mesa.

En el caso de los dos deportes de combates, se presentaron con exponentes de talla mundial de los que se esperaban grandes actuaciones, no obstante, en otras ocasiones no siempre hubo final feliz.

El judo sumó ahora seis oros, uno más que en Lima 2019, entre los que se incluye el cuarto pergamino dorado de Idalys Ortiz en Panamericanos, y la guinda del pastel que fue la espectacular victoria en el evento mixto del último día de competencias de ese deporte.

La lucha, por su parte, sacó ocho cetros de los colchones chilenos: el estilo libre y la femenina aportaron dos cada uno, más otros cuatro de la grecorromana, donde Cuba es potencia del orbe. Este deporte fue otro de los que superó con creces lo logrado hace cinco años, con tres lauros más.

Y dejo el atletismo para el final porque, en opinión de este cronista, resultó el deporte más sorprendente y que hizo trizas los pronósticos. Las siete veces que se escuchó el himno cubano en el Estadio Nacional de Santiago de Chile muy pocos expertos lo esperaban.

Si bien se podía contar con las coronas de Luis Enrique Zayas en el salto de altura, y de los triplistas en ambos sexos tras sus resultados en el pasado Mundial de Budapest en agosto, las cuatro restantes medallas doradas no entraban en los planes de muchos.

La jovencita Yunisleidy de la Caridad García se convirtió en la segunda velocista cubana en subir a lo más alto del podio en los 100 metros para mujeres en Juegos Panamericanos, después que solo Liliana Allen lo consiguiera en La Habana 1991.

No menos fue la gesta de Sahily Diago en los 800 metros planos, minutos antes de volver a lanzarse a la pista para contribuir al oro del 4×400. La matancera es apenas la tercera antillana que domina esta distancia en citas multideportivas continentales, tras Ana Fidelia Quirós (Indianápolis 1987 y La Habana 1991) y Adriana Muñoz (Santo Domingo 2003 y Guadalajara 2011).

En tanto, los triunfos de los dos relevos femeninos quedaran también en los anales de la historia, sobre todo el de la posta larga, que primero perdió a su mejor exponente Roxana Gómez por lesión, pero sumó las carreras descollantes de Diago y Rose Mary Almanza, que venían casi directo de la final de los 800.

Esos dos títulos permitieron que el atletismo cubano cerrara su participación en los Panamericanos de Santiago de Chile con 18 preseas, divididas en siete oros, seis platas y cinco bronces, muy por encima de la cosecha de Lima 2019 (5-2-3-10).

La gran decepción de Cuba en Chile sin lugar a dudas la brindaron los deportes colectivos. Por primera vez desde los Juegos de Chicago 1959, una delegación antillana se marcha de unos Panamericanos sin al menos una medalla de sus equipos, no importa el color.

La última esperanza de que no sucediera se esfumó este sábado cuando la selección masculina de voleibol cayó en la discusión del bronce ante Colombia. Antes habían fracasado en esa misión los dos conjuntos polo acuático y balonmano de ambos sexos, así como las chicas de voleibol, softbol y hockey sobre césped.

No obstante, el desempeño más decepcionante lo protagonizó el equipo Cuba de béisbol, al concluir en un escandaloso sexto lugar, que supera incluso el ya desastroso cuarto puesto que obtuvo en Lima 2019. Que la pelota se vaya sin medallas por segundos Panamericanos de forma consecutiva, es otra prueba irrefutable de la crisis que vive este deporte a nivel institucional dentro de la Isla.

Otro fracaso en Juegos Panamericanos cierra un 2023 agridulce para el béisbol cubano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí