junio 24, 2024
23.2 C
Havana

¡La Recarga 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 17 de junio al 27 de junio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am!

Recargar ahora

Despaigne y el Yuli, dos históricos del béisbol cubano por escribir un nuevo comienzo

Texto: Raul del Pino

Por mucho que sus carreras hayan transitado por caminos diferentes, probablemente los nombres de Alfredo Despaigne y Yulieski Gurriel se han robado la mayor cantidad de titulares en el presente siglo si de béisbol cubano hablamos. Muchos de los que no vivimos a plenitud la época dorada de la pelota insular en los años 80 y 90, crecimos con ese par de apellidos como referentes de la Serie Nacional y de los equipos Cuba.

Sus partidas hace poco menos de una década para probar suerte en ligas foráneas no hizo que los fanáticos nacionales se olvidaran de ellos. Todo lo contrario, comenzaron a seguir a ambos ídolos desde la distancia, como sucede con muchos otros deportistas que buscan alcanzar su máximo nivel en otras latitudes. Pero como solo pasa en Cuba, el hecho de que uno lo hiciera bajo el manto de la Federación (FCB) lo mantuvo en el foco mediático, en tanto, al otro lo defenestraron de cuanto periódico, radio o trasmisión deportiva existiera por haber “desertado” de una delegación.

Despaigne tocó la gloria en la competitiva Liga Profesional de Japón, primero con los Marineros de Chiba Lotte y luego con los Halcones de Softbank, a quienes ayudó a conquistar un tetracampeonato (2017-2022) con su más de 100 cuadrangulares en seis temporadas vistiendo esos colores. Gurriel, por su parte, no solo se recortó el nombre a Yuli, sino que también debió aprender a jugar otra posición, la primera base, para encontrar lugar dentro de los Astros de Houston.

Con los siderales de Texas, el mediano de los tres hijos de Lourdes padre se convirtió en bicampeón de la Serie Mundial (2017, 2022) y en total disputó cuatro discusiones del título si sumamos las dos que perdieron en 2019 y 2021. Además, ganó un título de bateo y un guante de oro hace par de campañas cuando ya pasaba los 37 años.

Sin embargo, el tiempo le pasa factura hasta a aquellos atletas que fueron bendecidos con salud y han sabido esquivar a las lesiones. Y aunque el béisbol sea un deporte bastante longevo, mantenerse al máximo nivel por tantos años solo lo ha logrado un puñado de afortunados. Por lo tanto, el 2023 ha sido un año de nuevos comienzos para ambos jugadores.

A falta de una nueva oferta para mantenerse en Japón, Despaigne (36 años) decidió regresar a sus orígenes en la Serie Nacional cubana con los Alazanes de Granma, el equipo más ganador de los últimos tiempos. “El caballo de los caballos” probablemente no participe en toda la temporada, pues su objetivo es mejorar la forma para encontrar algún contrato en una liga del Caribe, pero sin dudas su presencia en el día inaugural del campeonato cubano el próximo 29 de marzo será la comidilla de la jornada.

Pese al paso de los años, el toletero natural de Contramaestre hará sonar bastante su bate, toda vez que el nivel de la SNB ha bajado bastante desde la última vez que participara desde el comienzo, allá por el año 2013. Y si le añadimos su notable rendimiento en el recién finalizado Clásico Mundial podemos esperar varios cuadrangulares del ya legendario número 54.

En el caso de Gurriel, hace par de días los Marlins de Miami anunciaron que finalmente integraría el roster de 40 de cara a la nueva campaña de la MLB, la octava del cubano en la Gran Carpa y la primera fuera de la nómina de los Astros. Precisamente, uno de los culebrones de la temporada baja radicó en esperar a que los vigentes monarcas le extendieran la renovación a Yuli, mas el fichaje de Jose Abreu para encargarse de la inicial lo hizo improbable.

Ni corto ni perezoso, Gurriel hizo las maletas rumbo a la Pequeña Habana de la Florida, donde los Marlins tienen su estadio. Allí, el espirituano disertó en el Spring Training para no solo ganarse un puesto en la novena, sino también su histórico número 10, el mismo que ha usado en casi todo los equipos por donde ha transitado, con excepción de Industriales, donde lució el también ya mítico 01.

Para los aficionados cubanos, las emociones que nos hizo sentir el Clásico no quedaron en el pasado, pues ya comienzan los otros dos espectáculos deportivos más seguidos: el amargo vino que es la Serie Nacional, y otros seis meses del mejor béisbol del planeta, la MLB. En ambos campeonatos, Alfredo Despaigne y Yuli Gurriel buscarán mantener sus nombres en el foco mediático de la pelota nacional, justo como llevan haciendo por casi dos décadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí