julio 4, 2022
27.4 C
Havana

El apagón de Facebook y los millones perdidos de Mark Zuckerberg

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Aunque poco se hable ya del apagón de Facebook, Instagram y WhatsApp que tuvo lugar el pasado cuatro de octubre con una duración de más de seis horas, este no solo afectó a cientos de millones de personas -incluidos los cubanos- sino que hizo un agujerito directo al bolsillo de Mark Zuckerberg, fundador del conglomerado de redes sociales.

La mudanza a Twitter y acto seguido a Telegram, fue casi inmediata: plataformas sociales que cada vez nos sorprenden más. Pero, ¿qué hubo detrás de todo ello? ¿Cuánto costó este apagón? ¿Cómo respondieron los responsables?

Santosh Janardhan, vicepresidente de infraestructura de Facebook, dijo que “los cambios de configuración en los rúters de la red troncal que coordinan el tráfico de red entre nuestros centros de datos causaron problemas que interrumpieron esta comunicación”.  Esta fue la visión oficial.

Varios empleados de Facebook, en este sentido, habían dicho que creían que la interrupción se debía a un error interno en la forma de enrutar el tráfico de Internet a sus sistemas.

“Los fallos de las herramientas de comunicación interna y otros recursos que dependen de esa misma red para funcionar agravaron el error”  dijeron.  Aun así, los expertos en seguridad han mencionado que tanto un error involuntario como un sabotaje por parte de una persona con información privilegiada, eran plausibles.

Incluso especialistas cibernéticos creen que el problema se reduce a algo llamado BGP, o Border Gateway Protocol, el sistema que utiliza Internet para elegir la ruta más rápida para mover los paquetes de información. 

Todavía no está claro cómo o por qué, pero los rúters de Facebook enviaron esencialmente un mensaje a Internet anunciando que los servidores de la compañía ya no existían. Ante ello expertos refieren que la infraestructura técnica de Facebook es inusualmente dependiente de sus propios sistemas, y eso resultó desastroso aquel 5 de octubre.   

Lo que pasó fue que después de que Facebook enviara la fatídica actualización de rutas, sus ingenieros se quedaron fuera del sistema que les permitiría comunicar que la actualización había sido, de hecho, un error. Y no podían darle solución inmediata al problema. 

Pero más allá del acceso a redes, lo ocasionado también provocó que algunos empleados de Facebook no pudieran entrar en sus edificios porque sus tarjetas de seguridad ya no funcionaban; ralentizando aún más la respuesta a la crisis.        

“Las interrupciones en las redes sociales no son infrecuentes: solo Instagram ha sufrido más de 80 en el último año en Estados Unidos”,  de acuerdo con ToolTester. Sin embargo, la interrupción de Facebook ha sido poco habitual por su duración y magnitud. 

Ya sabemos que millones de usuarios se vieron afectados por la desconexión total de los servicios. Por supuesto, esto trajo consecuencias de índole económica: las acciones de Facebook cayeron casi un cinco por ciento por la interrupción, incluso la fortuna del consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, se vio reducida en unos 5.900 millones de dólares. 

De acuerdo con cifras de Forbes, este descenso supone que la fortuna de Zuckerberg haya quedado en 117.000 millones de dólares, lo que lo relega al sexto puesto de las personas más ricas del mundo. 

Y en medio de este apagón, Telegram pasó de ser la 56ª aplicación gratuita más descargada en EE. UU. a la quinta, según la empresa de monitorización SensorTower, mientras que Signal tuiteó que se habían unido “millones” de nuevos usuarios.

En Cuba, sin embargo, muchos creyeron que se trataba de un nuevo corte intencional de los servicios de internet. Como en julio de 2021, cuando a raíz de las protestas, Etecsa restringió el acceso a la red de redes mediante datos móviles por más de 48 horas. Algo similar ocurrió en noviembre de 2020 y enero de 2021, durante los eventos del Ministerio de Cultura y de San Isidro, respectivamente, con cortes parciales y menos duraderos.

Las cifras hablan por sí solas. El apagón de Facebook provocó pérdidas por cerca de 71,5 millones de dólares en América Latina y el Caribe. Según las estimaciones de la organización NetBlocks, de los países latinoamericanos analizados, el mayor impacto se encuentra en Brasil, donde las pérdidas se estiman en unos 25 millones de dólares estadounidenses. Por su parte, en México, donde más de dos tercios de la población tiene una cuenta en Facebook, el golpe rozaría los 14 millones de dólares.

Mercados como Chile, Uruguay y Puerto Rico, el uso de redes sociales alcanza a más del 80% de la población. Es que millones de influencers, pequeñas y medianas empresas en la región también dependen de estas plataformas para desarrollar su negocio. Y de repente todo se viene abajo, todo se desconecta…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 9 =

Último minuto