julio 14, 2024
30.2 C
Havana

La Recarga 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 11 de julio al 21 de julio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am

Recargar ahora

El destino del famoso Bim Bom del Vedado habanero

Foto: Roy Leyra | CN360 y RRSS

Texto: Hugo León

La historia del Bim Bom del Vedado parece ejemplificar lo que ha sucedido con una buena parte de los lugares que los habaneros y cubanos en general conocieron en su juventud: períodos de gloria, luego sombras, seguidas de nuevos momentos de brío y ahora cerrados o muy diferentes a hace unos 10 años.

El primer recuerdo del Bim Bom que viene a mi mente data de cuando la generación de treintañeros de ahora, lo reconocía como una de las mejores heladerías de la ciudad y de Cuba. Era bastante caro así que la primera vez que lo visité fue en un cumpleaños y porque un familiar que vino del extranjero invitó a la familia a pasear y yo elegí el lugar.

Costoso era, pero las canastas de helado eran impresionantes ¡y todo era delicioso! Había tantos sabores y dulces para escoger que uno podía pasarse un par de horas ahí sin repetir el plato. Corrían los años 2002-2003 y mandaba el dólar en Cuba, y en el Bim Bom, por supuesto, se pagaba en esa moneda dura.

Después de esto hubo un lapso de tiempo en el cual el establecimiento estuvo cerrado. Reabrió y además de una heladería incorporó más espacios para beber y comer, por lo que su público cambió. Por estar cerca de una gasolinera, quienes podían permitirse un carro, papas fritas y algunas cervezas, se hicieron los clientes más comunes durante el día.

En la noche la historia era otra. Infanta y 23, a pocos pasos del Malecón, se convertía en una suerte de vitrina de servicios sexuales, con travestis y las llamadas jineteras a la caza de turistas durante la noche, o viceversa, siendo cazados por extranjeros de mayor edad para sexo furtivo y barato, a cambio de algunos CUC.

Tal era el caso que el Bim Bom y la acera del ahora Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera fueron conocidos como sitios para homosexuales durante mucho tiempo -y esto en momentos de menor comprensión o libertad sexual en Cuba-, así que los chistes eran de bastante mal gusto.

Tras varios años cerrado nuevamente, en julio de 2020 la Corporación Cimex S.A. reabrió por todo lo alto el local como heladería, con la asombrosa cantidad de 32 sabores y con materia prima importada de Italia. La maravilla duró bastante, aunque con altos y bajos y los precios en CUC. Pese a que esto último era una limitante, el lugar volvió a ser visitado principalmente por la familia cubana.

El destino del Bim Bom

Ahora, dos años después, el Bim Bom se encuentra cerrado. Así ha estado durante cerca de dos meses de acuerdo con varios trabajadores del lugar. La causa es la rotura de la única máquina de elaboración de helado de la que dispone la heladería y que, efectivamente, se exhibe donde antes se despachaban los helados.

Cuba Noticias 360 contactó con varias personas que viven cerca del lugar y ellas confirmaron que el Bim Bom estuvo funcionando durante meses con varios sabores y en pesos cubanos. Según ellos, el sitio lleva cerrado casi dos meses ya, antes de lo cual tenía bastante aceptación e incluso había cola para entrar.

De acuerdo con un trabajador del sitio, la materia prima y la tecnología que se utilizan en el lugar provienen de Italia, lo cual influye no solo en la calidad de los productos sino también en que sea más costoso y difícil su reparación, que ahora está en manos de Cimex.

Por lo pronto algunos trabajadores fueron reubicados en otros centros y otros se dedican a hacer guardia para cuidar la heladería y el resto de los equipos.

No hay forma de saber cuándo se resolverá el problema del equipo roto, le explicaron a este medio. De la misma forma que lleva dos meses roto, puede pasar dos semanas, dos meses o dos años más así.

Una alternativa que comentó el interlocutor para salvar el sitio es extender el objeto social de la heladería, para poder vender otros productos y elaboraciones propias, y así darle vida al Bim Bom mientras se resuelve el asunto de la máquina o se importa otra. No obstante, reconoce, eso lleva bastante papeleo e interés de la empresa responsable del sitio, sin contar con las transformaciones que serían necesarias en el lugar.

Mientras tanto, los capitalinos deberán conformarse con ir al Coppelia si quieren tomar helado o ir a alguna de las heladerías privadas de la ciudad, donde hay pronta solución a las máquinas rotas u otro tipo de inconvenientes.

Tampoco quedan muchos sitios estatales en La Habana donde se pague en pesos cubanos y que puedan competir con el pujante sector privado y actuar así como regulades de la oferta y de los precios, que se encuentran al alza. 

Por lo pronto, al igual que muchos otros centros que están en la memoria de los cubanos, el Bim Bom es historia y su futuro es incierto.

1 COMENTARIO

  1. Deben mejorar la investigación para escribir los artículos. Hay muchas impresiones y falta de información. Por ej. no se habla nada de la remodelación capital tras el huracán Irma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí