mayo 30, 2024
24.2 C
Havana

¡La Recarga más barata aCuba! 😍

Recarga los Planes MIXTOS para Cuba: Natural, Maquinita y ¡Divino! hasta 20 GB + 165 min + 160 SMS!

Recargar ahora

El primer día de las madres por videollamada

Foto: Cuba Noticias 360

Texto: Hugo León

Cuando se emigra se tienen claras varias cosas, y una de ellas es sin dudas que llegarán muchos cambios y que los desafíos emocionales serán incluso más grandes que los logísticos y materiales. Y claro, dicho así suena fácil, el problema es cuando empiezan a llegar las fechas señaladas que antes se pasaban en Cuba con la familia.

Para muchos, las pruebas más difíciles de la emigración no están relacionadas con el idioma, con encontrar trabajo o con adaptarse a una nueva vida, sino cuando llegan las fechas especiales como el día de las madres, y se dan cuenta de que no estarán físicamente con mamá o abuela.

Esta situación es especialmente dolorosa para aquellos que emigran por primera vez, ya que están acostumbrados a celebrar estas ocasiones en familia. La experiencia de no poder estar con mamá en su día puede llegar a ser un poco abrumadora.

Varios días antes ya uno se va preparando, pero cuando llega el domingo, se quiera o no, la realidad de la distancia y la separación da un golpe repentino, y aunque se intenta mantener la conexión a través de videollamadas, no hay sustituto para poder abrazar a tu mamá y decirle cuánto la quieres en persona.

Hay quienes llegan a experimentar cierto sentimiento de culpa por pensar que se falla en una responsabilidad fundamental: estar presente y hacer sentir especial a mamá. Otros saben que la distancia duele pero hay que aceptarla si se quiere aceptar también un futuro mejor y que llegarán otros días para felicitar, abrazar y charlar personalmente.

De acuerdo con especialistas, la distancia puede magnificar la nostalgia y hacer que se recuerden más intensamente momentos compartidos en el pasado, incluyendo los creados en fiestas y en fechas señaladas. Esto, para un recién emigrado, es un reto todavía mayor.

Pero los estudiosos coinciden también en que además de la tristeza y la nostalgia, también se puede experimentar un profundo sentido de agradecimiento hacia los seres queridos, y se toma conciencia de la fortuna que es tener vivos a los seres queridos aunque sea en la distancia.

Afortunadamente las comunicaciones actualmente facilitan el “felicidades mamá” los Días de las Madres, enviados a través de llamadas, mensajes o en videollamadas. Estar “prendido del teléfono” el día entero puede ser dañino, pero fachas como esta nos recuerdan que los móviles también nos han ayudado a mantenernos más conectados y cercanos.

La esperanza, más allá de teléfonos celulares y videollamadas, es que la distancia sea temporal y que habrá oportunidades en el futuro para celebrar juntos. Esa esperanza es la de cientos de miles de cubanos que ayer domingo tuvieron que decir “felicidades mamá” a una pantalla, desde lejanas geografías a las que llegaron huyendo de la crisis.

Por otro lado, más que esperanza, un hecho: mamá entiende. Porque aunque le duela la ausencia del hijo o la hija, su dolor no es nunca mayor que su felicidad por el bienestar de su descendencia. Tal vez por eso aunque haya sido difícil la llamada, queda la tranquilidad de que están ahí el amor y el apoyo incondicional, sin importar la distancia física

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí