mayo 30, 2024
24.2 C
Havana

¡La Recarga más barata aCuba! 😍

Recarga los Planes MIXTOS para Cuba: Natural, Maquinita y ¡Divino! hasta 20 GB + 165 min + 160 SMS!

Recargar ahora

El puente de la Bahía de La Habana: una fake news que bien pudo ser real

Foto: Cuba Noticias 360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

A inicios de este 2024 muchos cubanos se sorprendieron con la noticia de la construcción de un puente colgante en la Bahía de La Habana, un proyecto que sería posible gracias a un proyecto con el País Vasco y que el medio estatal Cubavisión Internacional replicó de un periódico español.

La publicación, compartida en varios medios de prensa posteriormente, resultó ser falsa y fue desmentida en redes sociales por la arquitecta Patricia Rodríguez Aloma, directora del Plan Maestro de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Rodríguez explicó la situación del “dichoso puente colgante” argumentando que “Cubavisión internacional replicó una noticia del periódico vasco Deia, dando por sentado que construiríamos en La Habana un puente colgante similar al de Bilbao que, por cierto, es Patrimonio Mundial”.

Luego, insistió en que el texto “da lugar a la confusión…pero una noticia de ese calibre también debe ser verificada antes de lanzarla. Y sucedió lo que tenía que suceder…mil y un comentarios de todo tipo”.

“Lo primero, no se va a hacer ningún puente. Lo segundo, los proyectos de cooperación internacional son sometidos a auditorías y controles súper rigurosos, por las dos partes (en nuestra experiencia en la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana)”, afirmó.

Y en último lugar, aseguró que “nunca se llevaría adelante un proyecto de esa magnitud e impacto para la ciudad, sin las debidas consultas a instituciones y ciudadanía”.

Aclarado este asunto lo que algunos quizás no saben es que el proyecto, no así la fake news, no es de ahora. Ya en la primera década del siglo XX se hablaba de un puente que uniera el centro con el Este de La Habana, una idea nada descartable ya que en ese momento para llegar a Casablanca y Regla la vía marítima era la más corta. De no tomar esta solo quedaba rodear la bahía, cuyos caminos se hacían casi intransitables en época de lluvias.

Fue entonces que la idea cautivó la atención de los por entonces propietarios de terrenos del Este, quienes tendrían una vía directa de comunicación con las zonas más céntricas de la ciudad. Uno de los proyectos más sonados fue el del ingeniero mexicano Dionisio Velasco y Castilla y el arquitecto belga Arturo Dworzak.

Más allá de los intereses de los ricos del momento, la idea de un puente en la bahía habanera debía contar con recursos políticos y propagandísticos casi ilimitados, únicas vías para poder llevarlo a cabo ante el escepticismo y las negativas de los oponentes.

Según los historiadores, los antecedentes económicos y políticos de Velasco y Castilla sobraban para llevar a cabo el puente, pero ¿por qué nunca llegó a construirse a pesar de que se contaba con dichos recursos y se sabía del beneficio social que traería este enlace arquitectónico?

A la fuerte oposición a la que se enfrentó el proyecto había que sumar otros factores que fueron dando indicios de que su construcción sería imposible en el futuro. Por una parte estaba la altura que debía tener el mismo, suficiente para permitir el acceso de los navíos y que además posibilitara el paso de vehículos y peatones por tierra.

Conocido en la prensa de la época como Puente Habana, el mismo no debía ser menor de 41 metros, lo que dificultaba el acceso por la zona Este y para lo que se propusieron dos soluciones.

La primera sería una especie de rampa de 1200 metros de longitud y pendiente de cuatro grados y medio. La segunda, una torre helicoidal que permitiera el acceso por la zona mencionada y cuya solución se atribuye precisamente a Velasco y Castilla. No obstante, ninguna de las dos propuestas gustó a los políticos de la época.

El mayor obstáculo resultó ser la desaprobación del Estado Mayor de la Marina estadounidense, al oponerse a la construcción de un puente cuya destrucción pudiese bloquear el acceso o salida de sus buques en caso de guerra.

Algunas reflexiones en la prensa de la época resaltan también que con la asesoría de las constructoras estadounidenses que operaban en la ciudad el proyecto era posible. Por tanto, el obstáculo principal que encontró su construcción fue, sencillamente, de carácter militar.

Al tema económico y político nacional se sumó entonces un fuerte asunto militar que no encontró una vía de escape dejando a La Habana del momento sin su puente. No fue hasta décadas después que la ciudad contó con el túnel de la bahía, hasta ahora la vía de conexión más expedita entre ambas zonas capitalinas.

Hoy, a más de un siglo del soñado Puente Habana, el tema ronda nuevamente la mente de algunos. Aún quedan muchas preguntas sin resolver, pero la idea parece mantenerse en aquellos que, ya sea del Este al centro o de La Habana a Miami, pretenden una vía que comunique las dos orillas.

2 COMENTARIOS

  1. no sería mal proyecto,igual que un cabotaje del este al oeste para transportar pasajeros y así aliviar la crisis del transporte público habanero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí