febrero 20, 2024
17.2 C
Havana

En restauración emblemático parque deportivo José Martí del Malecón habanero

Fotos: Roy Leyra | CN360

Texto: Hugo León

El Parque Deportivo José Martí, una de las instalaciones de su tipo más céntricas y emblemáticas de la capital, recibe por estos días acciones de restauración luego de décadas dejado a su suerte enfrentando salitre y el paso de los años sin retocar.

Varias publicaciones realizadas por transeúntes y vecinos de la zona en redes sociales reportan que alrededor del graderío principal, en la parte polivalente del estadio, se alzan andamios desde los cuales se avanza en las labores de retoque y pintura de las paredes.

Los internautas que hicieron públicas las fotos mostraron su sorpresa por la buena noticia y en general, su esperanza de que los trabajos se hagan con calidad y revuelvan el esplendor a la instalación.

“Hoy andando por El Vedado he tenido esta grata sorpresa: estamos rescatando algo que nunca debió llegar al deterioro que ha tenido. Yo no soy experto, pero me parece que se está haciendo un buen trabajo de restauración. ¡Enhorabuena Vedado y La Habana en general!”, indicó el internauta Gonzalo Morán en el grupo de Facebook “Fotos de La Habana”, en el cual se comparten a diario instantáneas y noticias de la urbe.

En respuesta a esa publicación, varios lectores coincidieron en que solo el tiempo dirá cuán bien se llevaron a cabo los trabajos, pero que algo es claro: ya era hora de llevarlos a cabo, luego de tantos años de abandono del lugar.

Mientras tanto, otros mostraron preocupación de que a simple vista parece un “colorete”, sin el debido tratamiento para el salitre o una reparación en profundidad para realmente reconstruir las estructuras del lugar, cuyas gradas y demás partes fueron declarados “en peligro de derrumbe” años atrás.

Cuba Noticias 360 se acercó a la instalación y constató las labores de reparación, en las que trabaja al menos una brigada, pero sin concreteras u otros equipos especializados, hasta donde se pudo observar.

Foto: Roy Leyra | CN360

Aunque existe cierta confusión sobre el momento de construcción del parque deportivo porque hay quienes creen que fue creado para los Panamericanos de 1991 en La Habana, en realidad el “estadio José Martí”, como también se le conoce, fue inaugurado en la década de 1940 y remodelado en los 60.

Reparaciones anteriores e intentos truncados

Lo que sucedió en 1991 fue que el complejo deportivo recibió una reparación con motivo de los mencionados Panamericanos, específicamente para las competencias de balonmano, y desde entonces hasta la fecha sus funciones fueron disminuyendo y el estadio se fue deteriorando progresivamente.

En el año 2000 un dictamen técnico de la dirección de Higiene y Epidemiología de Salud Pública de la capital, en colaboración con la dirección de Construcción, determinó el cierre de la instalación, básicamente por el peligro de derrumbe de varias de sus áreas de gradería del terreno de atletismo y el mal estado en general. 

Sin embargo, esto no detuvo a miles de personas que ejercitaban en el lugar, a jóvenes que siguieron yendo a jugar basket, cancha y pelota, ni a las familias de los alrededores que pasaban allí las tardes de los fines de semana junto a los  menores de casa.

Para 2001 se previó la recuperación del lugar por etapas. En un primer momento se trabajaría en las piscinas de 50 metros, 30 metros y el tanque de clavados, la reparación de la cubierta de las gradas y las oficinas administrativas. Luego se pondrían manos a la obra en el resto de la instalación, que necesitaba de un mayor financiamiento.

No obstante, las buenas intenciones del momento quedaron solamente en eso y 16 años después, en 2017, volvieron los albañiles al José Martí, esta vez para trabajar en las cercas perimetrales en un comienzo y luego devolverle la belleza y utilidad al lugar.

Los Servicios Especializados de la Construcción (Secons) tenían el encargo de demoler las gradas y la constructora Caribe estaría encargada de levantar todo el terreno para la total reposición de la pista de atletismo y su tanque de saltos, así como de trabajar en el nuevo graderío.

Se iba a crear una nueva cafetería, vestidores para atletas y baños y para el 2018 estaría todo listo, pero las labores avanzaron poco y para el 2019, año en que La Habana celebró por todo lo alto su aniversario 500, el parque deportivo solo recibió un modesto maquillaje.

A todas estas, las personas siguieron entrando al lugar a practicar algunos deportes, de hecho, equipos de fútbol y otras disciplinas entrenaron allí. También se convirtió en un lugar bastante fotografiado de la capital, principalmente por turistas, tal vez sorprendidos de la belleza y la destrucción que conviven en el sitio, como un retrato simbólico que resume lo que es actualmente La Habana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí