junio 14, 2024
27.2 C
Havana

¡La Recarga 12X más barata aCuba! 😍

Del 10 de junio al 16 de junio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal!

Recargar ahora

La Casa Azul, un podcast cubano desde Nueva York

FotoCollage: Carlos Luis Sotolongo Ruiz | Facebook

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Pudo haber renegado del periodismo, la profesión que estudió y ejerció en Cuba pese a los vientos adversos; pudo conformarse con llegar a Nueva York y ascender a golpe de talento escalón por escalón hasta convertirse en coordinador de Logística del MET, uno de los museos más importantes del orbe; pudo sentirse pleno con participar en la organización de sus icónicas galas. Pero no, Carlos Luis Sotolongo Puig necesitaba, tanto como respirar, de un espacio donde hacer lo que mejor se le da en el mundo: contar historias.

Para drenar su creatividad como entrevistador, este joven nacido en Trinidad y muy bien aplatanado desde hace varios años en Nueva York se abrió La Casa Azul, “un podcast inspirado en el lugar donde crecí; un lugar mágico donde escuchaba toda clase de historias: de lo humano y lo divino, de lo mundano y lo esotérico —ha confesado a modo de presentación—. Aquí compartimos experiencias y vivencias de gente de a pie, que también merecen ser contadas”.

En el episodio piloto, el propio Sotolongo Puig definió la cartografía de su podcast como una prolongación de su espacio hogareño, idealizado por la nostalgia: “Alguien dijo una vez que mi casa era como una estación de trenes, se iban cinco y llegaban siete. Un día se conversaba de música, otro de medicina, de teatro, de amoríos o de las últimas novedades del pueblo. Hoy llegaba un cura, mañana un artista y pasado mañana, una decena de vendedores ambulantes. Mi casa era el epicentro de mi felicidad”.

De sus habilidades como comunicador, aprendidas en su hogar de enormes puertas azules y perfeccionadas en los medios de prensa cubanos, da fe Carlos Luis en los primeros episodios de un podcast que pretende no solo descubrir motivos para el deslumbramiento en las anécdotas cotidianas, sino también revelar las historias no siempre bien contadas de los inmigrantes.

Cómo lidiar con el desarraigo pudiera ser precisamente el hilo conductor de las entrevistas publicadas hasta ahora: una joven cubana que actúa como sirena en espectáculos acuáticos en China; un guajiro del interior de la isla que presenta el parte meteorológico en uno de los mayores canales televisivos de Estados Unidos; el puertorriqueño que ha llevado su pasión por la coctelería hasta la mismísima Netflix; la comunicadora habanera que emigró, salió embarazada y sobrevivió a la pandemia, todo al mismo tiempo; un sacerdote que confiesa los retos de su vocación; la influencer que ha pasado las de Caín para sobrevivir en España y no le apena contarlo…

El diálogo diáfano y el ambiente distendido son igualmente rasgos de este podcast original de Spotify que viene fidelizando audiencias, sobre todo fuera de Cuba, pues para escuchar La Casa Azul desde la isla los usuarios deben instalar VPN o recurrir a mil ardides informáticos. De ahí que Sotolongo Puig también suba los episodios a plataformas alternativas como Castbox y recomiende para acceder al podcast los horarios de menos congestión en la red de Etecsa.

En ello están los seguidores de Carlos Luis, buscando cada martes las historias de profundas conexiones humanas que propone La Casa Azul, “un sitio donde la única regla es sentirse libre”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí