febrero 5, 2023
30.2 C
Havana

¡Malú ya tiene su casa!

Cómo la sociedad civil cubana se organizó para proteger a una mujer trans

Fotos: RRSS

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Menos de un mes después de que se lanzara la convocatoria en redes sociales, la peculiar colecta que emprendió la sociedad civil para comprarle una casa a la primera mujer trans de Sancti Spíritus rindió frutos: con 400 000 pesos recaudados, ya Malú es la flamante propietaria de un inmueble que le debe a la buena voluntad de sus conciudadanos.

Eliesnel Valdivia, estilista y activista LGBTIQ+, había realizado un llamado en sus redes sociales y en cuestión de horas se sumó el poeta Esix Castañeda, administrador del grupo de Facebook “Te Aviso. Aquí Hay”, con amplia experiencia en la gestión de la solidaridad tras la pandemia de covid.

En las primeras 24 horas el grupo de Esix recaudó más de 50 000 pesos, cifra que, desde entonces, fue aumentando hasta llegar a los 400 000 pesos en las más disímiles variantes: transferencias bancarias a una tarjeta concebida a esos efectos, dinero en efectivo y donaciones en MLC enviadas desde el exterior.

Dinero en mano y con el propósito de darle un techo medianamente digno a Malú, los líderes de la colecta la acompañaron en un intenso periplo que incluyó la visita a varios inmuebles que se ajustaban al presupuesto recaudado y a los requerimientos propios de una persona que, si bien es considerada un personaje popular, no se puede perder de vista que ya ronda los 60 años.

Finalmente, tras varias décadas de deambular sin rumbo fijo por el centro histórico de la villa del Yayabo, dormir a la intemperie, alguna escalera o la casa de algún amigo, y luego de casi un mes de iniciada la recaudación monetaria, la primera persona que se atrevió a declarar su condición de mujer trans en un ámbito tan conservador como Sancti Spíritus ya posee su propio hogar.

Aunque en los documentos oficiales Malú no ha podido firmar con el nombre que la ha hecho célebre en Cuba y buena parte del mundo, sino con el que le fue puesto al nacer —Ricardo Antonio Moreira Andino—, ella cumplimentó junto a sus mentores el proceso legal necesario para adjudicarse la propiedad de una vivienda pequeña pero bien ubicada en el corazón de la ciudad.

Equipos electrodomésticos y enseres del hogar continúan siendo donados para Malú en una campaña emprendida únicamente por la sociedad civil, que no ha contado con el respaldo gubernamental y sí con ciertos detractores en la institucionalidad, quienes se preguntan qué méritos tiene la llamada diva de Sancti Spíritus para merecer semejante beneficio.

Las reacciones de la ciudadanía no se han hecho esperar y, ante cada comentario adverso, los propios usuarios de redes sociales aclaran que la condición de personaje popular y símbolo de la ciudad no se lo otorgó a Malú ningún directivo ni instancia de gobierno, sino única y exclusivamente el cariño del pueblo, que no concibe el paisaje urbano sin la silueta esbelta y sui géneris de su primera trans.

“Unidos lo vamos a lograr” fue el lema de la campaña Una casita para Malú, quien no deja de sorprenderse y agradecer la generosidad de tantas que personas que, unidas y en tiempo récord, lo lograron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here