septiembre 24, 2023
29.2 C
Havana

Limara Meneses: la actuación y la maternidad como estilos de vida

Foto: Limara Meneses | Instagram

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Limara Meneses sigue siendo uno de los talentos más destacados de su generación en la actuación de la isla. Durante un tiempo, su rostro fue ampliamente reconocido en los medios cubanos y, aunque desde hace unos años reside fuera de Cuba, ha mantenido un fuerte contacto con su país desde el arte.

Nacida en Villa Clara, con 14 años se trasladó a La Habana, aunque nunca pensó tomar el camino de la actuación. Sin embargo, esta la escogió a ella de manera inesperada. Mientras estudiaba en la escuela de deportes ‘Giraldo Córdova Cardín’ en La Habana del Este fue seleccionada mediante un casting para el papel de Aida en la película “El Benny”. Esa misma que marcaría su vida para siempre.

A partir de ahí quedó hechizada con ese mundo y comenzó a formar parte del grupo de artistas aficionados ‘Olga Alonso’, dirigido por Humberto Rodríguez en la Casa de la Cultura del municipio Plaza.

Aún empeñada en continuar sus estudios en otra carrera universitaria, una vez más la vida le señaló el camino que estaba destinado para ella. Fue entonces que, alentada por sus amigos y con la experiencia de la película de Jorge Luis Sánchez, decidió presentarse en las pruebas de ingreso de la Universidad de las Artes ISA, de donde se graduó en 2010.

Una vez terminada la academia tuvo la posibilidad de trabajar con el galardonado cineasta español Fernando Trueba en la película “Chico y Rita”. Otra vez la música y la actuación se entremezclaban en su vida a través de los personajes que interpretaba.

A esas cintas podemos sumar su trabajo previo en “Camino al Edén”, donde interpretó a Natividad, bajo la dirección de Daniel Díaz Torres y el cortometraje “Oda a la Piña”, dirigido por Laimir Fano y que recibió un premio en el Festival de Cine de Nueva York.

A la pequeña pantalla llegó con “Aquí estamos”, gracias a la selección de uno de sus guionistas, Hugo Reyes, quien le ofreció hacer pruebas para tres personajes: Susana, Cecilia y Raquel, siendo elegida para este último.

En medio del éxito de la telenovela, de “Chico y Rita” y su nominación al Oscar como Mejor Película de Animación, y su reciente incorporación al grupo Teatro de La Luna, Limara decidió irse a España. Tenía entonces solo 22 años.

Cuatro meses después quedó embarazada de su primera niña, Alejandra, mezclándose la difícil decisión de emigrar con la de tener un hijo junto a su esposo Alejandro. Según ha contado en algunas entrevistas, durante esa primera y compleja etapa de cambios aprendió sobre marketing, mercadeo y cultura culinaria, pero lo más importante fue aprender a ser madre.

También tuvo que enfrentar sus miedos, frustraciones y la incertidumbre sobre su carrera. Las cosas habían cambiado y tenía que adaptarse a su nueva realidad, confesó al Toque.

Después llegó Mía, una mudanza a EE.UU. y más tarde Isabella. Pero Limara sabía que había que equilibrar el trabajo profesional con la maternidad y durante todos esos años no paró de hacerlo. Produjo, dirigió y actuó en la obra de teatro “Cuatro mujeres”, además realizó el cortometraje “Rollback” y trabajó en  algunas puestas del Aurora Theater en Atlanta.

Desde que llegó la pandemia de la COVID-19, la artista ha diversificado sus actividades y, junto a su esposo, produce y presenta un popular programa de entrevistas en YouTube titulado “Ser mamá es de madre!”.

A través de ese espacio entabla conversaciones muy sinceras y actuales con otras actrices cubanas, tanto dentro como fuera de la isla, quienes comparten sus experiencias como madres y profesionales en un entorno a menudo caracterizado por la competencia y el éxito.

En el proyecto han participado grandes de la actuación en Cuba como Susana Pérez, Luisa María Jiménez, Beatriz Valdés, Jacqueline Arenal, Tahimí Alvariño y Blanca Rosa Blanco, junto a otras más cercanas a su generación como Claudia Valdés, Aly Sánchez, Yuliet Cruz y Heydy González, entre otras.

Desde Atlanta, Limara continúa enfocada en la crianza de sus tres hijas, una tarea que junto a la emigración ha marcado una importante etapa en su vida. Aquella joven de “El Beny” ha comprobado en carne propia las vueltas que da la vida y las felicidades y retos que nos pone. Pero lo más importante, ha sabido lidiar con ellos y más aún, aprovecharlos para combinar las que quizás sean sus dos carreras más importantes: la actuación y la maternidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here