julio 18, 2024
25.2 C
Havana

La Recarga 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 11 de julio al 21 de julio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am

Recargar ahora

No hay fiesta sin baile, ni fin de año cubano sin dominó

Foto: RL Hevia

Texto: Hugo León

El 31 de diciembre se anima en Cuba de diversas formas y no sólo con la deliciosa cena al final del día, que si bien es importante, es como el colofón de otras actividades que se viven en familia y entre amigos a lo largo de la jornada, o al menos así solía ser año tras año.

Hay quienes juegan a las películas, a las cartas, otros prefieren el parchís o las damas, a “la botellita” o al “yo nunca”, pero el sitial de honor de los juegos tradicionales en Cuba en las celebraciones es sin dudas para el dominó.

Sí, porque el deporte nacional de Cuba será el béisbol, pero el dominó es tan famoso como este y lo disfrutan millones de cubanos dentro y fuera de la isla desde que son pequeños. Además, a diferencia de la pelota, para un buen juego de dominó sólo es necesaria la ocasión, una mesa y donde sentarse… y la fiesta ya se ha armado.

Mientras algunos vigilan la carne y otros destacan por sus dotes culinarias preparando tostones, frituras y otros platos, en la mesa del dominó se vive con fiereza la competencia de las 55 fichas y los puntos, al son de los dicharachos y discusiones que siempre rodean el juego.

El dominó en Cuba, una tradición que se vive

No existe una noción muy clara de cuándo ni cómo llegó el dominó a Cuba. Hay quienes afirman que lo introdujeron los chinos, pero de lo que no hay duda es de que a través de los años la pasión por este juego ha echado profundas raíces entre los cubanos.

“Cinco-mer no se puede vivir”, “el duque”, “la que inca”, “Nuevitas puerto de mar”… estas y más expresiones típicas y la algarabía ante una jugada difícil o un pegue le dan un toque todavía más auténtico al pasatiempo. Siempre habrá quien diga que el dominó lo inventó un mudo, pero en Cuba la cosa es distinta, sin bulla no hay dominó, y sin dominó no hay fiesta.

La modalidad tradicional de 28 fichas, conocida como cabeza americana, se juega en competencias internacionales y es la más común en la región oriental del país. Sin embargo, en el occidente y centro se juega con 55 fichas, del doble blanco hasta el doble nueve.

Lo importante, sin embargo, no es la cantidad de fichas sino el ánimo festivo y de alegría que rodea la mesa. Es que a pesar de las vicisitudes, el cubano es un ser fiestero, alegre y compartidor por naturaleza, y qué mejor forma de compartir que jugar con amigos y seres queridos en cualquier ocasión que aparezca.

Así mismo, este año, cuando se le dé agua al dominó en cada casa, se le estará diciendo adiós a un 2023 difícil y recibiendo un nuevo año que seguramente traiga nuevos retos, pero también nuevos motivos para celebrar.

Cinco platos estrella para la fiesta cubana este fin de año

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí