abril 12, 2024
24.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

Del 5 de abril al 30 de abril ¡En Cuba recibirán 2500 CUP Saldo Principal con Internet Ilimitado de 12 am a 7 am!

Recargar ahora

La belleza cuesta: el exorbitante precio del maquillaje en Cuba

Foto: RL Hevia

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Por suerte para las cubanas, los patrones de belleza más extendidos en la isla suelen ponderar cualidades naturales de la mujer: una figura voluptuosa, el color de la piel, su actitud desprejuiciada… Por suerte, las cubanas no se han vuelto célebres en medio mundo por usar cantidades industriales de maquillaje y exhiben sus rasgos distintivos con un desenfado digamos que hasta un tanto salvaje.

El minimalismo del maquillaje en Cuba puede tener una explicación climática: la exposición al sol y a los calores reverberantes del trópico no aconsejan que las mujeres se recarguen con productos y más productos que, a punto de mediodía, se reblandecen y escurren por el cutis dejándole a la cubana, al menos a la de a pie, una apariencia de gorrión mojado que no la beneficia demasiado.

Quizás por ello el set de maquillaje estándar está compuesto por algún tipo de base o polvo para eliminar el brillo de la cara, un colorete leve para resaltar el rubor de las mejillas, sombra para los párpados, delineador, rímel de pestañas y lápiz labial en sus más diversas variantes. Y para de contar.

Ese reducido inventario de cosméticos tocó fondo durante la pandemia, cuando se impuso la mascarilla y, con ella, se volvieron ranciosos los creyones y se secaron las bases líquidas a fuerza de quedarse estancadas en las gavetas.

Una vez superado el peor momento de la covid, algunas quisieran que el nasobuco regresara, no por su capacidad para evitar contagios, sino porque el precio del maquillaje se ha disparado a niveles insospechados y muy bien vendría de vez en cuando ahorrarse unos miles de pesos detrás de ese incómodo pedazo de tela.

La inflación en materia de cosméticos es, por supuesto, más significativa para adolescentes y mujeres jóvenes, para quienes lucir atractivas es, pudiera decirse rápido y mal, una necesidad de primer orden. O para cubanas con un nivel adquisitivo elevado, que tienen otras urgencias satisfechas y pueden pagar 5 USD por un pequeño tubo de base líquida, 5 000 pesos por una paleta de sombras “de marca”, o 10 Euros por una crema facial Nivea.

Las mujeres “normales”, las que se montan en una bicicleta a falta de transporte público para forrajear la comida de la casa; las que amanecen en las kilométricas colas de la farmacia; las que se bajan de las guaguas estrujadas y en el trabajo deben volver a componerse… esas mujeres no consideran el maquillaje un motivo de preocupación.

Van resolviendo con lo que tienen: el creyón que compraron para su hija, pero recibieron de regreso porque a la muchacha no le gustó el color; el polvo Lancome que les dejó la prima de España que vino de visita el mes pasado; el rímel casi seco al que siempre puede sacarle un poco más o, en el mejor de los casos, el delineador que el esposo les regaló el 14 de febrero.

Porque la cubana “normal” también es presumida, pero sabe que el maquillaje costoso es opcional. Hay otros “lujos” —arroz a 300 pesos, un litro de aceite a 1 000— de los que todavía no puede prescindir, por desgracia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí