octubre 3, 2022
18.2 C
Havana

Rose Mary Almanza hace historia en Estocolmo y se permite soñar a días de Tokio

Foto: Diamond League/Twitter

Texto: Alejandro Varela

A menos de una semana para cumplir los 29 años, Rose Mary Almanza está lista para inscribir su nombre en el libro de hazañas del atletismo cubano. Potencialidades y ganas le sobran, pero la suerte no le ha acompañado a lo largo de su carrera en distancias de medio fondo. Sin embargo, la camagüeyana parece estar dispuesta a cambiar la historia en 2021 y así lo demostró este domingo en la parada de la Liga del Diamante en Estocolmo.

Luego de varias desilusiones en la última década, Almanza se ha sacado de la chistera la mejor temporada de su trayectoria en los 800 metros planos y en menos de dos semanas ha rebajado dos veces su cota personal de la distancia, la última de ellas con un crono de 1:56:28 minutos en la reunión sueca.

Pero más allá de la buena noticia para la semifondista que ahora mismo aparece como una de las fuertes candidatas a medallas por Cuba en los Juegos Olímpicos de Tokio, su tiempo de hoy destrozó un añejo récord de 23 años que estaba en poder de la mozambiqueña María de Lurdes Mutola.

El 5 de agosto de 1998 la corredora africana, una vieja conocida de la afición cubana por sus duelos con la legendaria Ana Fidelia Quirós en la década de 1990, fijó el primado del célebre mitin de Estocolmo en 1:56:71 minutos, un tiempo que ahora Almanza batió en más de 40 segundos para hablar a las claras de su espectacular estado de forma a solo par de semanas de la cita bajo los cinco aros.

La primera clarinada de Rose Mary este año fue cuando ganó el Mundial de Relevos en mayo como parte de la cuarteta cubana de los 4x400metros, un resultado que muchos desmeritaron al ausentarse las principales escuadras del orbe, Estados Unidos y Jamaica, del evento celebrado en Polonia. Poco después continuó su preparación en Guatemala y a mediados de junio el equipo cubano de atletismo se trasladó a Europa para proseguir su puesta en forma antes de viajar a la capital japonesa.

Fue entonces cuando Almanza comenzó a emitir con más fuerza las señales sobre sus pretensiones. El pasado 19 de junio en Ordizia, España, dejó boquiabiertos a todos con un 1:56:42 minutos en la doble vuelta al óvalo que se convirtió en el primado de la temporada. De hecho, lo hubiera sido hasta su crono de este domingo si no fuera por el 1:56:07 de la estadounidense Athing Mu, en los clasificatorios (trials) del país norteamericano, el 27 de junio último.

Del resto de sus potenciales rivales en Tokio, solo dos han logrado rebajar el minuto con 57 segundos este año. Una de ellas es la jamaicana Natoya Goule, quien entró segunda precisamente detrás de Almanza en Estocolmo con 1:56:44; y la otra es la etíope Werkwuka Getachew, con un 1:56:67 logrado el 8 de junio en el mitin de Hengelo, en Países Bajos.

Para tener una idea de la dimensión de la temporada que lleva Almanza vale mencionar que la última campeona mundial de la distancia, la ugandesa Halimah Nakaayi apenas ha registrado 1:58:71 este año, el pasado 1 de julio durante la parada del Diamante en Oslo. Por su parte, la subtitular en Doha 2019, la estadunidense Raevyn Rogers, tiene un 1:57:66 del mismo día que la jovencísima Mu, de solo 19 años, estampó el mejor crono de la actualidad.

Con la campeona olímpica de Rio 2016 y protagonista de la modalidad en los últimos años, la surafricana Caster Semenya, fuera del cuadro por las restricciones de World Athletics sobre el tema hormonal, el camino queda despejado para que una nueva reina emerja en los 800 metros bajo los cinco aros. A Rose Mary soñar no le cuesta nada a esta altura de su carrera, pero ¡cuidado! y no se despierte con una medalla en su cuello. Cualquier color será un éxito antológico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto