agosto 7, 2022
23.2 C
Havana

Variante ómicron en Cuba: una pandemia subestimada

Fotos: Roy Leyra | CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

La covid ya no acapara titulares en Cuba, como en los días aciagos en que la llamada ola Delta provocara el colapso de los servicios hospitalarios y el curso de la pandemia se seguía con un rigor casi enfermizo. Por suerte, esos tiempos parecen haber pasado.

En ello mucho han tenido que ver los candidatos vacunales cubanos, algunos de los cuales ya tienen categoría de vacunas y han permitido que hoy el 90 por ciento de la población se encuentre protegida con el esquema completo de dichos inmunógenos, según datos del Ministerio de Salud Pública (Minsap). Sin embargo, ninguna de estas vacunas cuentan con abal de la OMS.

No obstante la elevada cobertura de vacunación anticovid y los protocolos de actuación para el manejo de la enfermedad, que se han visto muy relajados en los últimos meses; existe en la isla una especie de leyenda urbana de que las cifras de contagios sobrepasan con creces las declaradas en los partes oficiales y que ciertas neumonías fulminantes todavía cobran vidas. Una leyenda que ya venía tejiéndose desde los momentos más tensos de la pandemia, cuando Cuba no incluyó en sus estadísticas de muertes por covid a los pacientes que fallecían por complicaciones derivadas de la enfermedad que ya habían dado negativo.

Un argumento alimenta esta matriz de opinión de la vox pópuli: durante varias semanas —meses, incluso— ha existido baja cobertura de test para diagnosticar la covid, ya sean de antígeno o pruebas PCR. La prensa oficial lo ha revelado en varias provincias, entre ellas Sancti Spíritus, donde un reporte del periódico Escambray daba fe en abril pasado de la escasez de medios de diagnóstico en los policlínicos del territorio.

De acuerdo con dicho reporte, el protocolo establecido por el Minsap establece que el test rápido se realiza a aquellos pacientes con sintomatología sugestiva de covid y que sean menores de dos años, las embarazadas, las puérperas y los mayores de 60 años con enfermedades descompensadas.

Fuera de tales grupos, a quien tenga los mismos síntomas y sea sano y joven se le indica tratamiento, revaluación a las 48 horas y vigilancia en el hogar por el médico de la familia, de lo cual se infiere que no son pocos los casos que regresan a sus hogares siendo positivos sin siquiera tener la confirmación.

Las cifras oficiales publicadas en los partes del Minsap levantan suspicacia, pues resulta cuestionable que en toda Cuba solo se reporten menos de 100 casos diarios cuando se sabe que la variante que predomina es ómicron, altamente contagiosa, y que para entrar al país el viajero ya no necesita estar vacunado ni presentar el resultado de su PCR.

El propio director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró recientemente que el organismo internacional lleva meses alertando sobre la fuerte caídas de pruebas de diagnóstico en numerosos países, lo que “oculta la verdadera evolución del virus y la carga real de casos de covid en el mundo”.

Por su parte, el virólogo cubano radicado en Brasil Amílcar Pérez Riverol, en un post de Facebook del 22 de marzo reconocía que las cifras oficiales del brote de ómicron en la isla están claramente subestimadas por la escasez de test.

Resulta igualmente sintomático que desde el 10 de septiembre de 2021 haya dejado de actualizarse la herramienta virtual Covid19CubaData, una base de datos que brindaba una gran diversidad de datos relacionados con el diagnóstico y seguimiento a los casos de covid.

De acuerdo con dicha página, el 7 de julio de 2021 —por tomar un día al azar— se detectaron en Cuba 3 819 nuevos casos de covid, luego de que se aplicaran más de 39 000 pruebas de diagnóstico, y un año después solo se analizaron 2 300 muestras. Es cuestión de lógica elemental: a menos pruebas, menos diagnósticos.

Al parecer, ha terminado imponiéndose en Cuba, como en buena parte del orbe, la estrategia del expresidente norteamericano Donald Trump, quien fue ampliamente criticado por sus declaraciones en pleno pico de la pandemia: “¿Saben por qué tenemos tantos casos? Porque hacemos muchos tests”.

2 Comentarios

  1. Muy deacuerdo con el escrito, es real que existe a mi criterio una gran infranotificación de los casos positivos de Covid en Cuba. Omicrom una variante tan contagiosa donde las situaciones economicas, sanitarias en el país conspiran para que en realidad si la variante es tan contagiosa el número de casos fuera bastante elevado, imaginarse más de 80 o 100 personas montadas en uno de los tantos P que se utilizan para el transporte urbano, ahora casi todo el mundo sin usar las mascarillas, no entiendo cómo es posible que sean tan poco los casos diagnosticados como positivos, así las inmensas colas aglomeradas de personas fajadas, unas encimas de otras también sin mascarillas, lo que queda pensando positivamente es que las vacunas cubanas aunque no cuenten con un aval de la OMS sean muy buenas. El rescabrajamiento del control que existía antes con relación a la pandemia puede costarnos muy caro, yo por ejemplo no soy partidario del desuso de las mascarillas, aún cuando se dijo que las misma tenían que ser usadas obligatoriamente en los centros asistenciales de salud, esto no se cumple, es todo un desastre, yo por ejemplo asisto a mi policlínico para llevar a mi madre a la fisioterapia y allí nadie usa mascarillas pero tampoco no hay nadie que exija el cumplimiento de lo que está establecido, tampoco existe solución desinfectante en ninguna parte del servicio, no se desinfectan las camas o camillas donde los pacientes reciben tratamiento, lo adecuado es que entre paciente y paciente se desinfectasen esas camillas, he preguntado y me dicen que no hay desinfectantes. Realmente es irresponsabilidad o falta de disponibilidad de estas soluciones desinfectante?. Recordemos que por lo general las personas que asisten a estos tipos de servicios son ancianos generalmente, y ya por eso son muy vulnerables y pueden contagiarse recibiendo el tratamiento por la falta del cumplimiento de lo que si está establecido porque se elimino el uso obligatorio de las mascarillas aunque repito no en las consultas y centros asistenciales de salud, asi cómo tampoco se elimino en ningún lugar ni para nadie las medidas higiénicas, el uso de desinfectantes, lavarse con frecuencia las manos, conservar distanciamiento físico y nada de eso se cumple, es verdad que ya no sé vende el hipoclorito no se si es porque no hay o porque ya no interesa, ahora lo venden en algunas ópticas y bastante caro 60 pesos un litro de hipoclorito al 5 porciento, y no hablar en los MAE, 1 litro de solución hidroalcoholica 200 pesos, pensar entonces, ?compro comida o desinfectantes?. La situación es bastante preocupante ya con la aparición de nuevas cepas en los países europeos y en EUA, cómo también la viruela del mono y ahora con un número elevado de dengue que también mata como el Covid. Espero se tome conciencia nuevamente de la situación porque los cubanos no vamos a escapar de esas nuevas variante ni a la viruela del mono por condiciones obvias y lógicas.

  2. Cada día estamos más expuestos al contagio de todo tipo y variantes ya sea por la escases de desinfectantes y medidas de higiene preventivas .las largas y frecuentes colas para la adquisición de alimentos siguen siendo la principal causa de contagio a pesar de que los candidatos vacunales nos han dado una gran protección inmunológica, alli donde el cubano está día a día para llevar el alimento a su hogar se convierte en un campo de batalla entre el virus y la necesidad .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto